Las vitaminas indispensables para el bebé

Existen en total 13 tipos de vitaminas y la mayoría no las fabrica el organismo. De modo que el cuerpo debe extraer de los alimentos las vitaminas necesarias para su funcionamiento. Aunque una alimentación sana y equilibrada permite cubrir sin dificultades las necesidades vitamínicas diarias, los bebés amamantados deben recibir complementos en los primeros meses.

Vitamina D: ineludible si se da el pecho

La leche materna es, sin duda, el mejor alimento para los lactantes; sin embargo, no contiene suficiente vitamina D para cubrir las necesidades del bebé. En caso de dar el pecho, el pediatra prescribirá vitamina D en forma de gotas, las cuales deben administrarse todos los días. El gesto puede parecer superfluo, sin embargo, es crucial para que los huesos absorban el calcio y se fortifiquen.

Pero ¿de dónde viene la carencia? La vitamina D no la aportan los alimentos, sino que es sintetizada en la piel gracias a la luz del sol. A menos que se viva en una región muy soleada, las madres no suelen producir una cantidad suficiente de esta sustancia y los bebés, evidentemente, no se ven expuestos a la luz solar.

Las leches infantiles enriquecidas con vitamina D permiten evitar este tipo de carencia en los bebés que se alimentan de biberón.

Vitamina K para prevenir las hemorragias

La vitamina K, producida por las bacterias del intestino, juega un rol capital en la coagulación de la sangre. En los recién nacidos la producción es insuficiente, lo que puede causar hemorragias graves en casos aislados. Para no correr ningún riesgo, los bebés que nacen en el hospital reciben tras el parto y hasta el tercer día de vida una dosis de vitamina K. Algunos médicos recomiendan prolongar su administración en los bebés que se alimentan de leche materna pero no hay consenso científico internacional sobre este asunto.

“Mientras que le leche materna sea el único alimento, el bebé debe recibir una ampolla de 2 miligramos de vitamina K por vía oral cada semana. En cuanto la alimentación se diversifique o si se introduce leche artificial, el aporte de vitamina K deja de ser necesario”, indica el doctor Dominique Turck, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de Lille, en Francia, y experto en nutrición.

En algunas latitudes los niños pueden presentar un déficit de vitamina D porque la luz invernal es demasiado débil para permitir una producción suficiente. “Cada invierno, los niños de entre 18 meses y 5 años así como los niños de más de 10 deben recibir vitamina D”, aconseja Turck.

A excepción de las vitaminas D y K, “no hay motivo para dar complementos vitamínicos a un niño que recibe una alimentación sana y variada”, recuerda el pediatra. De hecho, estos complementos pueden ser nocivos porque el exceso de vitaminas A, D, E y K se acumula en el organismo y puede dañar el hígado. No es el caso de las vitaminas llamadas hidrosolubles (C, B1, B2, B3, B4, B5, B6, H, B9 y B12), que se eliminan de manera natural a través de las vías urinarias.

Si los padres lo consideran oportuno, pueden administrar vitaminas hidrosolubles, que a priori no tienen efectos indeseables”, señala Turck. Pero contrariamente a las ideas recibidas, los cócteles de vitaminas no refuerzan el sistema inmunitario. Es decir, una cura de vitamina C no evitará atraparse un resfriado y tampoco hará que el bebé se cure más rápidamente. De hecho, un estudio americano acaba de confirmar que los complementos vitamínicos no tienen razón de ser en los niños con dietas equilibradas.

En conclusión, sólo el consumo de frutas y verduras y una alimentación variada permiten recibir el aporte de vitaminas necesario para crecer adecuadamente.

M. Corniou

Otros contenidos del dosier: Alimentación del bebé hasta 6 meses

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test