Los alimentos nuevos en la dieta del bebé

A los 3 meses

Pueden empezar a incluirse cereales en la dieta. Las papillas de trigo y de maíz para niños desde 4 meses, de preparación instantánea, sin azúcar y sin gluten suponen un buen comienzo. Mezcladas con leche, a razón de dos cucharaditas en el último biberón del día, tranquilizarán al niño que se despierta por la noche.

A los 4 meses

Seguramente, una vez familiarizado con los cereales, al bebé le gustará la verdura.
Pueden añadirse, de forma muy progresiva, en el biberón de mitad del día, por ejemplo, una cucharadita de verduras hervidas y trituradas, o una cucharadita de puré de potito. Los productos especiales para niños (en caja o en tarrito) están sometidos a controles de las condiciones de cultivo y de la calidad de las materias primas; asimismo, se llevan a cabo otros controles en el transcurso de la producción. Todo esto garantiza la esterilidad del producto. También puede prepararse el biberón de mitad del día sustituyendo una parte del agua por un caldo de verduras (el agua de la cocción de las verduras, sin sal; conservación: veinticuatro horas en la nevera). Si el bebé acepta comer con cuchara, se le podrá ofrecer una cucharadita de verduras cocidas, en forma de puré. Puede tratarse, por ejemplo, de una verdura a la que se le añade un poco de patata para proporcionar mayor untuosidad al puré. Las distintas opciones
incluyen: judías verdes, calabacín, tomate (sin piel ni pepitas), espinacas, acelgas, remolacha, zanahoria, calabaza, lechugas cocidas variadas, endivias, alcachofa y setas.
También puede utilizarse fruta cocida o cruda, muy madura y sin piel. Sin embargo, al principio, no hay que incluir ningún tipo de baya (fresas, frambuesas, moras) que contenga granos demasiado duros. Se tritura una o más frutas en el último momento (en caso contrario, se favorece la pérdida de vitamina C de la fruta pelada o del zumo) con un poco de plátano o de manzana, para ligar el resto de frutas y conferir un sabor y un color determinados. No debe añadirse azúcar: así, el bebé se familiarizará con los sabores auténticos. En el momento de introducir la fruta, en vez de compotas, preparadas en casa o de potito, también se puede recurrir a zumos de frutas. En lugar del zumo de fruta, que se ofrecerá al acabar la comida, la otra única bebida que debe tomar el niño es agua. Si el bebé no quiere tomarla cuando parece que debería hacerlo, no significa que no le guste: sencillamente, no tiene sed. Deberá insistir más tarde. No conviene efectuar cambios demasiados bruscos, que provocan problemas digestivos (quizá debidos a una adaptación insuficiente de la flora intestinal), rechazos o dificultades para aceptar los gustos nuevos o las presentaciones distintas (mezclas no homogéneas, más o menos grumosas, ofrecidas con la cuchara).

A los 5 meses

Después de un mes de experiencias con los placeres derivados de los cereales, la fruta y la verdura, ha llegado el momento de empezar a introducir alimentos de origen animal: huevos, carne y pescado. Todas las carnes son buenas, siempre que se cocinen con poca cantidad de grasa (carne roja o blanca, asada o hervida, jamón, hígado, volatería). En cuanto al pescado, es preferible que no tenga un sabor demasiado fuerte.
En el caso de los huevos, dado que la clara cruda es una sustancia que puede provocar alergias, se recomienda cocerlos hasta que estén duros.

Evitar la sal y el azúcar

Para facilitar la introducción de los alimentos de origen vegetal y animal en la dieta del bebé, no conviene endulzar el agua ni el zumo de frutas de los primeros meses, ni tampoco los yogures o el queso fresco, ni las mermeladas o las frutas crudas, trituradas o ralladas; así el bebé descubrirá el sabor original de cada alimento. Tampoco se debe añadir sal: la inmadurez de sus funciones renales precisa unos alimentos que le suelen parecer sosos al adulto.

Otros contenidos del dosier: Alimentación del bebé hasta 6 meses

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test