El bebé prematuro

En el mundo, 15 millones de bebés nacen prematuros o antes de tiempo, lo que equivale a más de uno en 10 nacimientos. Entre ellos, 1.1 millón muere cada año, pero con tratamientos económicos, 75 % podría sobrevivir, según el informe ´´Nacido Demasiado Pronto: Informe de Acción Global sobre Nacimientos Prematuros´´ de mayo de 2012. (1)

Se considera prematuro al bebé que nace antes de las 37 semanas después del primer día del último período menstrual (8 meses o 259 días). La prematuridad extrema es de 33 semanas. Un recién nacido cuyo tamaño y peso son demasiado bajos en relación con la edad gestacional presenta un retardo en el crecimiento intrauterino o RCIU. También se le llama hipotrófico

Causas de la prematuridad

Las causas de la prematuridad son múltiples y a menudo intrincadas. Hay factores obstétricos (embarazo múltiple, placenta previa, desprendimiento de placenta, crecimiento intrauterino retardado, entre otras ) ,de la madre ( infecciones por estreptococos B, listeriosis , diabetes, toxemia ) , del feto ( anomalías cromosómicas ) y socioeconómicos ( madre multípara , madre menor de 18 años o mayor de 35 años, entre otros) . Desde 1985, el número de partos múltiples ha aumentado significativamente debido al crecimiento de la procreación médicamente asistida.

Características de los prematuros

Es un recién nacido prematuro las funciones principales no han tenido tiempo de madurar completamente.
El sistema respiratorio: la respiración es irregular y entrecortada, con pausas que requieren vigilancia intensiva.

La inmadurez pulmonar se refleja en la ausencia de una sustancia esencial en el pulmón: el surfactante. La instilación de surfactante artificial ha revolucionado el tratamiento de la enfermedad de las membranas hialinas, al igual que, en caso de riesgo de parto antes de las 33 semanas, la inyección de corticosteroides a la madre y su traslado a un centro de maternidad y reanimación neonatal.

El hígado: su inmadurez explica la alta incidencia de ictericia.

El sistema digestivo: el prematuro debe ser alimentado por sonda gástrica o duodenal, porque no tiene fuerza para succionar  ni el reflejo de succión o de deglución.

El sistema inmune inmaduro explica la frecuencia y gravedad de las infecciones en los bebés prematuros. Se deben aislar y manipular con gran cuidado aséptico.

La termorregulación: el prematuro es muy sensible al frío y al calor. Por lo tanto debe colocárselo desde que nace en una incubadora con una temperatura de aproximadamente 34 ° a 35 ° C que se ajusta varias veces al día. La atmósfera de la incubadora debe estar húmeda con una humedad del 80 %. Los niños se retiran de la incubadora cuando alcanzan 2 kilos. El prematuros puede ir a casa con sus padres cuando pesa 2,300 kilos si su comportamiento de alimentación lo permite.

Enfermedades del prematuro

Durante los primeros días de vida tres peligros principales amenazan al bebé prematuro: dificultad respiratoria (enfermedad de las membranas hialinas), hemorragia intracraneal e infecciones.

Después de la primera semana de vida es el período de crecimiento que por lo general ocurre sin problemas. Sin embargo el prematuro sigue siendo una víctima ideal de las infecciones, que los médicos tratan de evitar tomando medidas draconianas de asepsia: aislamiento de los prematuros en cubículos, uso de máscaras y gorras, uso de batas de protección para cada cubículo, lavado frecuente de las manos antes y después de manipular a cada bebé, asepsia extrema para los cuidados, extracción de sangre y alimentación.

¿Cuál es su futuro?

Gracias a un mejor control del embarazo y a las técnicas modernas, la mortalidad se ha reducido drásticamente.

El crecimiento de peso y de la altura sigue modalidades diferentes de las del recién nacido a término. Cuanto más bajo fue el peso al nancer, más rápido es su crecimiento durante el primer año de vida. La circunferencia de la cabeza refleja el crecimiento del cerebro y debe ser monitoreada cuidadosamente.

Al comparar las adquisiciones psicomotoras de un prematuro con las de un recién nacido a término, el pediatra considera  la "edad corregida " y no la edad real. Cuando un prematuro nace después de siete meses de embarazo, se puede decir que tiene dos meses de antelación. Si civilmente se lo considerará de 10 meses de ´´edad corregida´´. Por lo tanto su rendimiento se comparará con el de un bebé de ocho meses nacido a término y no con el de un bebé de 10 meses.

Las relaciones entre los padres, los cuidadores y los niños en áreas especializadas están organizadas para que los padres puedan entrar en la unidad neonatal y se mantengan informados de la evolución del bebé. Se invita a los padres (sin obligarlos) a participar en el cuidado del bebé, hablarle o acariciarlo. En cuanto a la alimentación se recomienda la lactancia materna. La estancia en el hospital se trata de que sea lo más corta posible. El papel del personal del hospital es explicar a los padres el papel de los instrumentos y tuberías a menudo aterradoras.

Dr. L. Rossant y Dr. J. Rossant-Lumbroso

Fuentes:

15 millones de bebés nacen demasiado pronto, Organización Mundial de la Salud

Otros contenidos del dosier: Bebés prematuros

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test