Síntomas y tratamiento del reflujo en el bebé

Aunque cualquier bebé puede padecer de reflujo, se acentúa en los bebés prematuros. Y es que el reflujo es resultado de que el aparato digestivo del bebé aún está inmaduro y el esfínter que separa el esófago del estómago no cierra bien, por lo que un porcentaje de la leche se regresa del estómago a la boca. Existen mitos acerca de que los ultrasonidos pueden causar esta condición, pero éstos han sido desmentidos en numerosas ocasiones.

Hay mucha confusión entre la regurgitación y el vómito, sobre todo en padres primerizos; en México cerca de 50% de los lactantes menores de 3 meses de edad presenta un episodio de regurgitación al día; a los 4 meses de edad la prevalencia es de 67%, y de 5% entre los 10 y 12 meses de edad, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud.

Reflujo y regurgitación

La regurgitación no es síntoma de reflujo, en cambio el vómito sí. ¿Cómo diferenciarlos? La regurgitación es en poca cantidad y sin molestias. El vómito suele tener una fuerte reacción en el cuerpo del bebé, que arquea y así el alimento sale por la boca con fuerza, de manera violenta y espasmódica, y es mucho más abundante. De hecho, las regurgitaciones son tan escasas que no impiden que el niño siga ganando peso. El vómito sí afecta este aspecto.

Síntomas del reflujo gastroesofágico

  • Vómitos frecuentes y en gran cantidad.
  • Llanto sin causa aparente.
  • El bebé se presenta molesto e irritable.
  • Se arquea aunque no vomite (reflujo silencioso).
  • Rechaza el alimento.
  • Pierde de peso.

Recomendaciones generales para tratar un reflujo moderado

  • Alimentar al bebé con una inclinación de 45º aproximadamente.
  • Mantenerlo en posición vertical un buen rato después de que haya comido.
  • Darle cantidades menores de leche, más veces al día.
  • Asegurarse de que saque el aire después de cada toma.
  • Espesar la leche en caso de que lo autorice el médico.

El reflujo y su tratamiento

Si el reflujo que padece el bebé es tan fuerte que le está provocando problemas de desarrollo, es muy importante llevarlo al pediatra para obtener un diagnóstico acertado y empezar un tratamiento.

  1. En caso de que el bebé esté siendo amamantado, es probable que el médico recomiende que la madre elimine algunos alimentos de su dieta. En caso de que tu bebé tome fórmula, es posible que el pediatra te recomiende que cambies a una libre de lactosa.
  2. Es importante no acostar al bebé boca abajo nunca, tenga o no reflujo. Aquí también se recomienda que su colchón tenga una leve inclinación que puedes lograr con un accesorio especial o bien colocando algunas almohadas debajo del colchón.
  3. Si después de tomar todas las medidas anteriores tu bebé sigue vomitando, es momento de buscar un especialista para que le haga un diagnóstico y tratamiento adecuado. Un gastroenterólogo pediatra será el profesional de la salud indicado para este asunto.

Tener un bebé con un problema severo de reflujo puede ser agotador pero la buena noticia es que con el paso del tiempo eventualmente se cura. Son muy pocos los casos que requieren cirugía y esos se detectan generalmente desde las primeras semanas de nacimiento. ¡Ánimo y paciencia! Con los cuidados necesarios, todo esto pasará muy pronto.

FUENTES:

Acta de pediatría - Reflujo

Secretaría de Salud

Otros contenidos del dosier: Cuidados del bebé hasta 6 meses

Comentarios

Artículos destacados

¿Tienes matriz infantil? Cómo identificarla
¿Tienes matriz infantil? Cómo identificarla

Tu pareja y tú ya han intentado quedar embarazos y no han tenido resultado, una causa podría ser tener matriz infantil....

Incapacidad por maternidad en IMSS
La oxitocina durante el parto
Embarazo: medidas para no resfriarte
Mamá soltera: los consejos que necesitas
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test