Pañales: cómo elegir los mejores para tu bebé

En la sección de bebés de los supermercados, los pañales no pasan nada desapercibidos. Luego están los nuevos modelos biodegradables o lavables que abundan en Internet. Y, claro, entre tantos modelos y marcas, es normal que a los papás les cueste aclararse. Por ello, Doctissimo te explica lo que debes saber, con consejos de profesionales, para ayudarte a decidir.

¿Pañales desechables o de tela lavables?

Entre los cero y los dos años y medio, un bebé necesita unos 5.000 pañales, aproximadamente. Antes de comparar marcas, debemos preguntarnos por el tipo de pañales que queremos. Existen tres grandes categorías:

  • Pañales desechables. Son los más populares, por ser los más prácticos. El único inconveniente es la huella ecológica que conllevan: en un país como Francia, suponen un millón de toneladas de residuos al año (1).
  • Pañales biodegradables o ecológicos desechables. Han aparecido en los últimos años. Representan un compromiso entre los desechables y los de tela lavables.
  • Pañales de tela. Cautivarán a los papás más preocupados por el medio ambiente… y por su bolsillo. Los pañales de tela de hoy en día nada tienen que ver con los de nuestras abuelas. Existen distintos modelos en función de las necesidades y convicciones de las familias (facilidad de uso, secado rápido, materiales naturales, etcétera).

Composición de los pañales desechables

Como consumidores atentos, y más si somos padres, debemos mirar detenidamente las etiquetas. Un pañal desechable normal está compuesto básicamente de celulosa (extraída de la madera) y distintos plásticos, como polipropileno, poliacrilato (el gel absorbente) y poliéster (2). Ahora bien, la lista completa de materiales no suele figurar en los paquetes, ya que no la normativa no obliga a ello.

Sorprende, además, que se hayan encontrado en pañales restos de plaguicidas (como glifosato) y otras sustancias potencialmente tóxicas (como compuestos orgánicos volátiles), así como aceites petroquímicos, aunque no presentan ningún riesgo grave para la salud si los pañales son de buena calidad.

¿Significa esto que debamos optar sin dudar por los pañales biodegradables desechables, fabricados con materiales naturales? No del todo, ya que se considera que la etiqueta ecológica Nordic Label es poco exigente. En el estudio, solo una marca de las cuatro analizadas estaba compuesta en más del 50 % por materiales renovables y exenta de plaguicidas y otras sustancias potencialmente tóxicas.

En definitiva, no está claro si conviene eliminar el plástico de los pañales desechables. En principio, el contacto permanente de la piel con un plástico como el polipropileno no conlleva ningún riesgo para la salud de los bebés, aparte de alguna irritación o molestia ocasional. El uso de un material u otro no garantiza la ausencia de posibles residuos tóxicos. Solo mediante análisis en profundidad se puede determinar si los pañales contienen o no sustancias no deseadas.

Talla de los pañales desechables

Ya sean normales o biodegradables, existen seis tallas de pañales desechables, en función no de la altura o la edad del bebé, sino de su peso. Estos criterios de referencia se indican normalmente en el paquete, si bien, según la marca, varían ligeramente.

  • Talla 1: entre 2 y 5 kilos (de 0 a 2-3 meses)
  • Talla 2: entre 3 y 6 kilos (de 0 a 3-4 meses)
  • Talla 3: entre 4 y 9 kilos (de 3 a 10 meses)
  • Talla 4: entre 7 y 18 kilos (de 6 meses a 3 años)
  • Talla 4+: entre 9 y 20 kilos (a partir de 10 meses)
  • Talla 5: entre 11 y 25 kilos (a partir de 18 meses)
  • Talla 6: a partir de 15 kilos

¿Qué ocurre si el bebé se encuentra entre varias tallas? Según nos recomienda Julie Garrigue, auxiliar de puericultura, «conviene elegir la talla superior. Los pañales sean elásticos, pero hay que procurar que no aprieten. Si quedan pequeños pueden dar lugar a escapes. No importa que el pañal pueda quedar un poco grande, ya que con el body se mantendrá bien sujeto».

La talla 4+ suele indicar una capacidad de absorción mayor que la de la talla 4 normal.

También existen distintas tallas para los bañadores pañal.

Aclararse con las marcas

Cuando ya tengas claros el tipo de pañal (normal o ecológico) y la talla, tendrás a tu disposición una multitud de marcas, de las más conocidas a las marcas blancas. También encontrarás un gran número de marcas en Internet. Con todo, según apunta Garrigue, es preferible adquirir los pañales en tiendas físicas asesorados por profesionales y, además, las marcas poco conocidas vendidas por Internet pueden no ofrecer garantías sobre su calidad. En cuanto a la relación calidad-precio, a pesar de los numerosos reclamos destacados en los paquetes («seco más tiempo», «antifugas», «suave como la seda»…), nuestra experta aconseja «probar varios pañales y comparar. No solo hay que fijarse en la calidad de absorción, sino también a las reacciones cutáneas del bebé a causa de una posible alergia a algún componente (enrojecimiento, granitos, hongos…). En este aspecto, las grandes marcas no son mejores que las demás». La piel del bebé es especialmente sensible por el contacto con la orina, que es ácida. Algunas marcas añaden a los pañales un indicador de humedad para saber si hay que cambiarlo o no. Los padres juzgarán si es necesario.

Consejo: una vez encontrado el pañal adecuado, se puede utilizar tanto para el día como para la noche.

El precio de los pañales desechables varía entre unos 11 y 56 céntimos por unidad, según la marca y la talla. Ahora bien, mayor precio no implica necesariamente mayor calidad… Otro dato en que debes fijarte si te preocupan la huella de carbono y el empleo local: el lugar de fabricación.

Las braguitas de aprendizaje

Si tu peque se va haciendo grande y va aprendiendo a hacer las cosas solito, las braguitas de aprendizaje o pañales braguita serán tu mejor aliado. Se trata de una prenda que coloca como la ropa interior, pero que absorben como un pañal. Así, tu hijo podrá subírselas y bajárselas cuando tenga que hacer sus necesidades en el orinal. Si bien no hay edad establecida para el uso de las braguitas de aprendizaje, puede empezar a utilizarlas entre los 18 y los 36 meses.

Fíjate bien en el paquete a la hora de comprarlas, no vayas a confundirlas con los pañales clásicos, ya que las tallas coinciden. «La braguita de aprendizaje no debe apretar en la parte superior de los muslos», señala Garrigue.

Pañales de tela: ventajas e inconvenientes

Los pañales de tela van ganando popularidad, tanto entre los padres como en algunas guarderías. Entre los argumentos a su favor se encuentran el respeto al medio ambiente, la salud del bebé y el ahorro económico.

  • Respeto al medio ambiente. Según un estudio realizado por la marca Hamac (3), el impacto medioambiental de los pañales de tela es menor que el de los pañales desechables: en su ciclo de vida, desde la extracción materias primas hasta el final de su uso, incluidos los sucesivos lavados, el consumo de agua es la mitad, el de electricidad un 80 % menor, las emisiones de CO2 y el consumo de recursos no renovables un 90 % menor. Eso sí, estos datos se cumplen si los pañales se lavan de la forma más respetuosa posible para el medio ambiente: en una lavadora a plena carga, de clasificación energética A, a 60 °C (y no a 90 °C), con detergente con sello ecológico y secando los pañales al aire libre.
  • Salud del bebé. Existen pañales de tela fabricados con materias primas ecológicas o con certificado Oeko-Tex, sin sustancias químicas, para no dañar la piel sensible de los más pequeños.
  • Ahorro económico. Las cifras hablan por sí solas. El gasto en pañales desechables se eleva a unos 1500 euros por niño entre los cero y los dos años y medio, mientras que un conjunto nuevo de pañales de tela cuesta solamente entre 500 y 900 euros. Además, si tienes más hijos, la inversión inicial se amortiza aún más.

Consejo: los pañales de tela se pueden comparar de segunda mano o revender. Aún más ahorro.

El principal argumento en contra de los pañales de tela es que pueden ser poco prácticos y tardan más en ponerse y quitarse. Así nos lo explica Élise, educadora infantil, que los probó en un niño de su guardería: «Utilizamos pañales lavables unos cinco meses. El resultado es poco concluyente. Con el pañal de tela, el niño era más propenso a tener eritema del pañal que con pañales desechables. Además, a los padres, aunque muy interesados en los pañales de tela, les parecían un poco engorrosos por la necesidad de lavarlos (y los olores) y comprar varios pañales para la guardería».

Con el tiempo, las marcas han ido evolucionando y ofrecen modelos más parecidos al pañal desechable añadiendo un accesorio fundamental: un forro desechable y biodegradable, disminuyendo el número de lavados necesarios y olores. Los padres más preocupados por el medio ambiente incluso lavan el forro (solo si está manchado de pipí) para reutilizarlo.

¿Qué pañal de tela elegir?

Depende de tus prioridades: rapidez al cambiar, cantidad de lavados necesarios, número de pañales, lugar de crianza del bebé (solo en casa o también en la guarde), aceptación de la niñera o la guardería, etcétera.

Existen los siguientes tipos.

Todo en uno

Son los más parecidos a los pañales desechables. En algunos modelos, el absorbente se encuentra cosido al cobertor impermeable. En otros, los todo en uno rellenables, hay que introducir en una especie de bolsillo un absorbente más o menos grueso en función de las necesidades del bebé.

En el caso de los pañales todo en uno, después de cambiar el bebé, se retira y desecha el forro. El resto del pañal, absorbente incluido, se mete en la lavadora.

  • Consejo: si el bebé ha hecho solo un poco de pipí, no hace falta lavar el cobertor. Basta con enjuagarlo.
  • Ventajas: es fácil de poner y de quitar, por lo que suelen aceptarlo las niñeras y en guarderías.
  • Inconvenientes: como hay que todo el pañal casi siempre, es necesario poner más lavadoras y disponer de más pañales. Además, tardan más en secarse.

De dos piezas

En estos pañales, el absorbente, de quita y pon, se coloca dentro del cobertor.

  • Ventajas: solo es necesario lavar el absorbente, ya que, si el resto sigue limpio se puede volver a poner inmediatamente. Si no está muy sucio, el cobertor se puede enjuagar con agua. De esta forma, hay que poner menos lavadoras y se puede añadir un absorbente más grueso en función de la situación para evitar fugas y reducir, así, las posibilidades de tener que lavar todo el pañal.
  • Inconvenientes: si el cobertor está sucio, hay que lavar todo el pañal.

De tres piezas

Se trata del tipo más modulable y más ecológico. Está compuesto de tres piezas separadas: absorbente, cobertor y tela exterior. Las piezas que estén limpias al cambiar al bebé, se pueden reutilizar, a diferencia de los modelos anteriores.

  • Consejo: si el bebé ha hecho pipí, basta con enjuagar el cobertor.
  • Ventajas: menor cantidad de pañales distintos y lavados, ya que cada pieza se utiliza por separado. Además, gracias a su sistema por capas, se secan antes. Asimismo, ofrecen la posibilidad de emplear absorbentes desechables (a unos 30 céntimos) cuando salimos de viaje y no podemos acumular los absorbentes sucios.
  • Inconvenientes: al constar de más piezas, son más difíciles de manipular.

Pañales de tela absorbente

Por último, encontramos un modelo de pañal básico, «a la antigua»: de tela absorbente cubierto de una envoltura de plástico.

  • Ventajas: es la elección más económica, pues solo hacen falta unas pocas envolturas de plástico y, dado su grosor, el pañal presenta una alta capacidad de absorción.
  • Inconvenientes: se trata de un pañal muy grueso. La parte absorbente es demasiado voluminosa para las nalgas del bebé y tarda mucho en secarse.

Dos criterios fundamentales en pañales de tela: talla y composición

En cuanto a la talla, tenemos dos opciones: comprar un lote de pañales de talla única (3-16 kilos) con un sistema de presión que se adapte al crecimiento del bebé o bien un lote de varias tallas con pañales más delgados, mejor ajustados a la morfología de tu peque. La decisión dependerá en parte de vuestro presupuesto. Según nos explica Clémence Ossent, responsable de comunicación de Hamac, «Hay que cambiar de talla cada 8 o 10 meses, más o menos. En caso de duda, es preferible escoger la talla superior».

Al igual que en el terreno de los pañales desechables, existen braguitas de aprendizaje de tela (con dos o tres tallas distintas: 9-12 kilos, 13-16 kilos y a partir de 16 kilos) y bañadores pañales de tela, con absorbentes de quita y pon.

En cuanto al tejido, encontramos algodón, bambú, cáñamo y microfibra, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. El algodón, el bambú y el cáñamo absorben más, pero tardan más tiempo en secarse. En cambio, la microfibra se seca antes y conserva su flexibilidad por muchas veces que se lave.

Porúltimo, queda elegir la marca según los criterios que nos interesen.

Consejo: si nunca has utilizado pañales de tela, puedes alquilar un conjunto para probar distintos modelos y marcas antes de decidirte a comprar. También puedes adquirir uno de segunda mano.

Reglas de oro en la elección de pañales

  • Analizar nuestras prioridades, ritmo de vida (bebé en casa, con la niñera o en la guardería) y presupuesto antes de elegir el tipo de pañal, ya sea de desechable o de tela.
  • Comparar detenidamente las marcas (relación calidad-precio) y pedir la opinión de otros padres.
  • Comprobar que los pañales cuentan con algún tipo de certificación.
  • En el caso de los pañales desechables, comprobar si están libres de cloro, petrolato o parafina.
  • Probar distintos modelos hasta con dar el más adecuado para nuestro estilo de vida y la piel del bebé.

M. Morizot

Fuentes:

1 - Campagne nationale de caractérisation des ordures ménagères, ADEME, 2009

2 - Dossier « Stop aux résidus toxiques pour les bébés », número 523, febrero de 2017, revista 60 millions de consommateurs.

3 - Analyse de Cycle de vie, certifiée ISO 14040 et 14044 et ayant fait l’objet d’une revue critique rigoureuse. Dirigido en 2012 por Hamac (Société Génération Plume) y revisado en 2013 por un comité de expertos independientes.

Otros contenidos del dosier: Cuidados del bebé hasta 6 meses

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test