Bebé: el descubrimiento del medio acuático

En una piscina a unos 30°C, el bebé explora nuevas sensaciones. Con mucho cuidado, el papá o la mamá, con la ayuda del monitor, comparte con su bebé los placeres acuáticos que le ayudarán en su desarrollo motor.

¿En qué consiste el aquababy?

Christophe Fosseur, fisioterapeuta en el Centro de Talasoterapia & Spa de Deauville, responde: "El interés del aquababy es fomentar el despertar del bebé gracias a los primeros contactos con el agua con el fin de que se familiarice con ella y no tenga miedo. Es indispensable comenzar siempre con la ayuda de un monitor de natación que aconseje a los padres sobre las mejores prácticas y ejercicios a realizar".

Pero, ¡cuidado, no os lancéis solos a esta iniciación! En la clase, el monitor os respaldará de modo que el niño establezca una buena relación con el agua y poder desarrollar así sus capacidades físicas y psíquicas. Aunque hasta los 4 o 5 meses el bebé no se mueva demasiado en su mantita de juegos, en el agua puede revelarse muy activo.

¿Más difícil para los padres o para el niño?

A menudo, la aprensión viene de los padres y no del niño, especialmente cuando llega el momento de “meter la cabeza bajo el agua”. El bebé, sin duda, se sorprenderá la primera vez, pero rápidamente desarrollará una verdadera soltura submarina.

"Lo que más miedo da a las mamás es sumergir la cabeza del bebé en el agua aun sabiendo que el niño tiene el reflejo de bloquear sus vías respiratorias sin problema", apunta Cristophe Fosseur. "La mamá tiene tendencia a sacar al niño a la superficie por miedo a que trague agua o a que le entre por la nariz. Sin embargo, con las técnicas adecuadas conseguimos tranquilizarlas y hacerles ver que no hay de qué preocuparse. Si no, se corre el riesgo de que transmita su miedo al niño, quien, de partida, no tiene ningún tipo de aprensión en particular".

Gracias a ese reflejo de apnea, el niño se acostumbra poco a poco a cortas inmersiones que le permitirán sentirse cada vez más cómodo bajo el agua. Las sesiones duran un máximo de 20 minutos durante los cuales se realizan solamente 1 o 2 inmersiones.

Sólo ventajas

El despertar acuático no sólo permite la estimulación del bebé, sino que también hace que los padres se den cuenta de las increíbles posibilidades de su hijo. No esperéis más, y ¡al agua patos!

Declaraciones tomadas por F. Lemaire, K. Lubasch

Más información sobre este tema en nuestro artículo: Bebé, ¿le conviene ir a la piscina?

Otros contenidos del dosier: Primeros meses del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test