Bebés: ¿hay que dejarlos llorar?

Hasta hace poco, la tendencia era dejar llorar a los bebés. Hoy en día, se ha invertido hasta el punto de que los padres corren ante la menor queja de sus hijos. Lo más importante es saber que el llanto es un medio de expresión para el bebé por lo que resulta tan absurdo agobiarlos como sería aberrante dejarlos llorar sin reaccionar.
Existen muchas razones por las que un bebé puede llorar. Hambre, cansancio, dolor, frustración, miedo…
¿Le damos de comer a alguien que nos dice que está exhausto? Pues eso es precisamente lo que hacemos cuando intentamos darle el pecho o un biberón a un niño que llora de cansancio.

Escucha el llanto

Antes de dar una respuesta, el sentido común nos impone escuchar la pregunta. Ante el llanto de tu bebé el proceso debe ser idéntico: lo primero es escuchar. Escuchando los diferentes gritos y llantos podrás llegar a distinguir las diversas tonalidades, músicas, ritmos, etc. que te comunican el estado del niño.
¿Llora porque le duele algo? ¿Por qué está enfadado? ¿Triste? ¿Tiene miedo? ¿Quiere mimos? Estas son las preguntas que te haces cuando escuchas a tu hijo llorar. También puedes preguntárselo a él: “¿tienes frío? Ven que te doy un poco de calor”, puedes decirle al recién nacido mientras lo coges en tus brazos.

Escucha el eco que produce el llanto en ti

Escuchar el llanto de tu hijo también significa escuchar el eco que produce en ti: Cristina no soportaba el llanto de Nino, su hijo. Cada vez que se ponía a llorar, ella revivía el dolor de haber llorado sin obtener consuelo cuando era pequeña. Acudiendo cada vez que Nino lloraba, intentaba de alguna manera reparar su propio sufrimiento pasado… María le daba el pecho a su hija Clara cada vez que esta lloraba, porque tenía miedo de ser una “mala madre”… Distinguir tus experiencias personales pasadas de las experiencias presentes de tu hijo te permitirá escuchar lo que realmente necesita, lo que te intenta comunicar...

¡Tú también eres humana!

Y, por último, a veces, simplemente no entiendes qué necesita. Y también es normal. Incluso es una buena señal: es la prueba de que eres humana y no lo sabes todo. Así que puedes reconocerlo con tranquilidad aunque seguramente tenga una buena razón para llorar ya que el bebé reacciona ante los acontecimientos que vive.
Le ayudarás mucho nombrando lo que le está pasando, mostrándole tu amor, reconociendo que atraviesa una dura prueba, etc. Darle un nombre humaniza la experiencia, le da un sentido y ayuda a poner en marcha los recursos necesarios para atravesarla. Y superar una prueba es crecer… ¡y es muy gratificante!
G. Hervier

Otros contenidos del dosier: Primeros meses del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test