El riesgo de asfixia en los niños

¿Por qué el riesgo es mayor en los niños?

Desde el punto de vista anatómico, es evidente que las dimensiones del esófago de los niños son más reducidas y, por lo tanto, este tiende a obstruirse con mayor facilidad. La masticación de los más pequeños no es siempre es perfecta ya que su dentadura no está completa y esto impide la correcta trituración de los alimentos. Sin embargo, también los niños de mayor edad están expuestos a este riesgo sobre todo por la velocidad a la que comen. La posición es, asimismo, un factor de riesgo: comer un caramelo tumbado en el sofá, por ejemplo, puede ser peligroso.

Alimentos y objetos a evitar

Es importante prestar mucha atención a los alimentos que les damos a los niños, y no dejarles nunca sin la supervisión de un adulto durante las comidas y meriendas. Los caramelos duros; los huesos de la fruta; las semillas de uva; las cerezas; los trozos de mandarina, de jamón o de salchicha suelen ser los alimentos que causan más casos de asfixia.

La mayoría de los casos se deben al atragantamiento con algún alimento, sin embargo, aunque en menor medida, también algunos objetos de uso cotidiano pueden resultar letales. Las monedas de pequeño tamaño, los globos desinflados o rotos, las partes de algunos juguetes, y los ojos o narices de los peluches son algunos de los objetos más peligrosos que deberían mantenerse alejados del alcance de los niños. Volviendo al ámbito de la alimentación, también las pajitas o los palos de madera de los helados pueden obstruir sus vías respiratorias pudiendo causarle asfixia. 

Cómo prevenir la asfixia por atragantamiento

A continuación te enumeramos una serie de medidas que podrían reducir casi por completo el riesgo de atragantamiento en los niños:

  • Nunca dejar a los niños sin supervisión delante de alimentos u objetos pequeños.
  • No darles nunca caramelos de gran tamaño, procurando partirlos siempre en trozos pequeños.
  • Cortar muy bien los alimentos si al niño aún no le han salido todos los dientes.
  • En general, evitar dales trozos de comida sólida de tamaño superior al de una moneda.
  • Enseñarles a comer en posición erguida, y bien sentados a la mesa.
  • Enseñarles a masticar despacio, y no dejarles que vean la televisión o se vayan a jugar justo después de comer (esto hace que coman con más prisa).
  • No dejar que coman tumbados en el sofá o en la cama. 
  • Comprar solo juguetes certificados con el sello de seguridad.
  • Hacer que los abuelos y demás familiares sigan rigurosamente todas estas pautas ya que a menudo los riesgos se pasan por alto. 

Cómo actuar en caso de asfixia

A pesar de nuestras precauciones puede que los niños acaben ingiriendo algún objetos o trozo de comida. Si vemos que el niño empieza a asfixiarse, lo primero es mantener la calma y no dejar que nos invada el pánico; la rapidez es fundamental a la hora de salvarle la vida.

Las técnicas de primeros auxilios varían dependiendo de la edad: unas se aplican a los niños menores de tres años mientras que las otras valen para las demás edades, ya también para personas adultas.

  • Para los niños más pequeños tendremos que sentarnos y colocar inmediatamente al niño boca abajo sobre nuestras piernas. Una vez hecho esto empezaremos a darle golpes suaves pero firmes sobre la espalda, dirigidos desde la parte central hacia arriba. De esta manera, el pequeño debería ser capaz de expulsar por sí solo el cuerpo extraño.
  • Para los niños más mayores, en cambio, primero habrá que intentar que expulse el cuerpo extraño dándoles 5 golpes fuertes en el centro de la espalda. El niño deberá estar de pie, en posición erguida y con el cuello y la cabeza hacia abajo. La creencia popular de poner a los niños boca abajo no está certificada médicamente.
  • Si después de los primeros golpes el niño se sigue asfixiando, habrá que pasar a la maniobra de Heimlich, que consiste en presionar el abdomen comprimiéndolo justo por encima de ombligo.
  • En cualquier caso, es necesario llamar inmediatamente a los servicios de urgencias para que, mientras practicamos los primeros auxilios, puedan enviar una ambulancia lo más rápido posible.  

En Internet hay varios vídeos que explican de manera clara cómo aplicar estas técnicas, y que todos los padres deberían ver para estar preparados ante una posible emergencia.

S. Monari

 

Otros contenidos del dosier: Cuidados del niño

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test