Canales de televisión para bebés, ¿cuáles son los riesgos?

Uno de los primeros en reaccionar contra los canales de televisión para bebés fue el psicoanalista francés Serge Tisseron. Afirmaba que estos programas traban el desarrollo de los bebés, que de ninguna manera los hace más despiertos (contrariamente a lo que alegan sus fundadores) y lanzó una petición en su contra. Junto con sus colegas paidopsiquiatras Pierre Delion y Bernard Golse, Tisseron denuncia la creación de una “fábrica de bebés teléfagos”.

“La televisión no hace a los niños más despiertos”

Como lo explica el paidopsiquiatra y especialista en ciencias cognitivas Béatrice Millêtre, un bebé es un ser en proceso de aprendizaje y es lo que aprende a través de la interacción lo que contribuye a su despertar. “La televisión no enseña nada de lo que sucede en el mundo” porque no es la realidad, de modo que tampoco le da al niño elementos que le permitan “relacionarse con otra cosa”. Así, la paidopsiquiatra afirma que la televisión “no hace a los niños más despiertos” y que las emisiones dirigidas a ellos “no sirven para nada”.

Jacques Henno, periodista especializado en la imagen y las nuevas tecnologías, opina en el mismo sentido al explicar que “hasta los 18 meses de vida el bebé no puede fijar su atención más de seis minutos. Es después, cuando adquiere capacidades intelectuales nuevas, que logra fijarla entre 10 y 30 minutos. Estas emisiones no sirven para nada, al menos no hasta los 18 meses”.

Los efectos negativos de los canales para bebés

Según Henno, estos canales, “inútiles”, no tendrían en los bebés un efecto negativo directo pero sí uno indirecto. ¿Por qué? Porque la televisión puede convertirse rápidamente en un “aliado de los padres cansados e irritados que quieren que les dejen en paz”. Millêtre va más lejos al decir que la televisión se torna, con estos canales, en sustituta de las canguros. Y como supone una solución fácil, en la que reina la pasividad y la no interacción, el aprendizaje se produce con mayor dificultad. Porque al no tener “la posibilidad de despegarse de la pantalla ni de apagarla, el tiempo que el bebé pasa viendo la televisión es un tiempo que no aprovecha para aprender cosas”.

No debemos dejarles solos delante de la televisión

Fuera del problema de los canales de televisión, no debemos dejar que los bebés la vean solos. “No sabemos lo que puede darle miedo a un niño”, explica Henno. Lo que es evidente para nosotros no necesariamente lo es para él, de modo que es indispensable estar presentes para acompañarle, reafirmarle y para explicarle que lo que ve no es la realidad.

¡Y no debemos olvidar que para los adultos tampoco es recomendable pasar muchas horas delante de la tele!

C. Junguenet

Otros contenidos del dosier: Cuidados del niño

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test