Cómo elegir los primeros zapatos de tu bebé

Antes de empezar a caminar, los zapatos tan sólo son un accesorio puramente estético. Sin embargo, es necesario fijarse y escoger patucos que no compriman los dedos de tu bebé. Se aconseja decantarse por materiales naturales, como la lana, el algodón o el cuero, puesto que dejan respirar la piel a la vez que calientan mucho en invierno.

Nada de zapatos sin calcetines

En el momento en que tu pequeño, o pequeña, se ponga de pie, el uso de zapatos se convierte en indispensable. Su papel principal es proteger los pies contra golpes y moratones provocados por agentes exteriores. Además, aseguran un buen mantenimiento de los pies, lo cual es fundamental cuando el bebé aún no está tonificado y su musculatura aún no se ha desarrollado por completo. No debes inquietarte si tarda algo más de lo esperado en ponerse en marcha; un niño empieza a dar sus primeros pasos entre los 9 y 18 meses de vida.

Cuando hace calor, los pies tienden a hincharse, tal y como tú mismo habrás comprobado. Con el roce es probable que aparezcan ampollas o heridas. Además, si no se usa calcetines, la transpiración no se absorbe y la maceración puede acarrear micosis, especialmente si los zapatos están fabricados con materiales sintéticos. Así pues, se aconseja utilizar calcetines de algodón que no se ajusten demasiado para dejar respirar los dedos de los pies ni que sean demasiado grandes, puesto que pueden comprimir el pie dentro del zapato.

¿Cómo elegir bien?

  • Criterios básicos

El zapato, ante todo, debe adaptarse perfectamente a la forma del pie, ya sea fino, robusto o largo. Si el bebé es muy activo, puedes escoger altos o bajos, no tiene importancia. En cambio, si todavía no ha desarrollado su musculatura, es mejor decantarse por un modelo que le ayude a mantener el equilibrio.

Se pueden encontrar buenos zapatos a muchos precios. Se aconseja escoger aquellos fabricados con materiales naturales (cuero, tela) y asegurarse de que no hay costuras molestas en el interior. El niño debe poder caminar y correr con agilidad, de forma que los zapatos no deben ser demasiado pesados. En lo referente a la suela, es preferible utilizar una antideslizante y flexible para asegurar el buen desarrollo de los pasos.

  • El número ideal

La mayoría de zapaterías cuentan con regletas de medida, muy fiables, que dejan a disposición de los padres. Si el niño está entre dos tallas, es preferible optar por la más grande y siempre, sin excepción, probárselas de pie, para así poder juzgar mejor el lugar que ocupa el pie dentro del zapato.

  • Zapatos con velcro

Son muy prácticos, puesto que permiten que todos los niños y niñas se calcen solos y se aconsejan a cualquier edad. El único inconveniente es que no son los más adecuados para niños con pies muy finos, ya que este tipo de modelo no siempre mantiene el pie lo suficiente sujeto y éste tiende a “flotar”. Es algo que debes comprobar en la zapatería.

  • Zapatillas de deporte

Al igual que ocurre con cualquier otro zapato, deben adaptarse perfectamente a la forma del pie. Una vez más, es cuestión de sentido común. Si están fabricadas con materiales sintéticos, es preferible ir alternándolas con zapatos de piel, ¡sin olvidarse de los calcetines!

V.Koerfer

Fuente : Entrevista con el Dr. Noel Themar, médico pediatra ortopeda.

Otros contenidos del dosier: Cuidados del niño

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test