El análisis de los dibujos

Los dibujos, por ejemplo, permiten a los especialistas calcular la inteligencia de los niños y realizar un primer abordaje de sus aptitudes. El dibujo es, en efecto, una manera de relación, “un retrato en un espejo”… A partir de él se pueden extraer conclusiones sobre la capacidad que tienen los más pequeños de percibir y de organizar el espacio.

En 1898, James Sully escribía: “Los bosquejos infantiles, tan toscos y raros como puedan parecer, revelan un proceso de desarrollo”.

El hombre con cara redonda

¿"Cuál es la primera representación que hace un niño, sea de la nacionalidad que sea, de la figura humana y que supone una traducción de la imagen que tiene de sí mismo?". Una figura humana con la cara redonda, como describió James Sully los dibujos de personas que comienzan a hacer los niños entorno a los 3 años de edad y que suelen incluir tres, cuatro o más elementos variables. Según Rouma, “la figura humana con cara redonda se representa mediante un círculo, que es la forma general a la cual se agregan una o dos líneas: las piernas, que complementan la noción general de la figura humana”.

Sin embargo, podemos señalar que a partir de los 3 años, el niño ya sabe dibujar el cuerpo, las extremidades, la cabeza y, más particularmente, los ojos, las orejas, la boca y el pelo. De modo que existe un desajuste entre la adquisición concreta y su representación gráfica.

Después, el niño comienza a ponerle al círculo ojos, boca y algunos órganos esenciales relaciones con el conocimiento y el placer. A continuación, aprende a separar los elementos del círculo, delimitando la cabeza, el tronco y las piernas, que adquieren la forma de dos rayitas verticales. Así, asegura Ricci, el hombre aprende a ver, a comer y a desplazarse. Según Rouma, el círculo es una cabeza porque al niño no le interesa el cuerpo. Notemos, además, que el hombre siempre está de frente.

Progresivamente, entre los 3 años y medio y los 5, el hombre va quedando completo. Los brazos son dos líneas horizontales de las que salen, sin ningún tipo de canal carpiano, una serie de dedos cuyo número suele ser erróneo (los dedos de los pies aún no aparecen). Y es que aunque ya existe la noción de cantidad, ésta es independiente del número de unidades. La noción de número aparece más tardíamente, tal y como demostró Jean Piaget. Las extremidades superiores parten del tronco o de la cabeza, al igual que lo hacen las inferiores. Esto demuestra la idea aún imperfecta que los niños tienen del esquema corporal. Según Debienne, "en el dibujo de un niño normal raramente figuran los órganos sexuales…".

Una puerta hacia el inconsciente

Kerschensteiner, Georges Rouma y G.H. Luquet estudiaron cómo el dibujo de un niño representa la evolución mental de éste. Para Widlöcher, el niño que dibuja realiza una actividad que va más allá del simple entretenimiento. El dibujo le abre al psicoanalista el acceso al inconsciente.

Caso práctico

"Examinemos, por ejemplo, el dibujo de una niña de 12 años que acaba de volver de una sesión de psicoterapia. Se trata de una niña que presenta problemas de carácter y que sufre el divorcio de sus padres ocurrido algunos años atrás. Al observar el dibujo, se detecta en un primer plano la presencia de un árbol con un tronco largo y una casa de tejado puntiagudo a sus pies; en segundo plano aparece una carretera asfaltada sobre la que circula un coche. El cielo, el sol y las plantas acompañan el paisaje. ¿Por qué ha querido la niña que el árbol apareciera en el centro de su dibujo? ¿Por qué es tan pequeña la casa? ¿Y qué significa el coche?
Escuchemos lo que dice la niña: “La casa mira al árbol. En la casa viven una niña pequeña y su madre, que salen a hacer compras en un taxi que las dejará en el pueblo porque la casa está apartada”. El taxi le recuerda al que ella suele coger todos los jueves para ir a ver a su madre. Se pone contenta cuando va a verla, dice. (Vemos aquí que la historia que cuenta la niña a propósito de su dibujo guarda relación con una parte de su situación real). Vuelve al dibujo: “La casa no está terminada, pero tiene un comedor, una habitación para la niña y otra para la madre; la ventana de ésta última es la que está del lado del árbol”.
"¿Y el árbol?”, le preguntamos. "¿Qué hace ahí?". No lo sabe. El árbol le recuerda a los árboles enormes que ve en el bosque de Chantilly donde va cada domingo a ver a su padre.

Diríamos sin duda que la joven paciente proyecta en el dibujo su problema familiar y podríamos declarar que el hecho de que el personaje del dibujo viva con su madre denota el deseo consciente que siente la niña de vivir con su madre. Pero no es tan simple, porque cuando le preguntamos si la niña del dibujo está contenta con su madre, ella responde negativamente, diciendo: “Yo me aburriría”.

De hecho, a la pregunta del médico, la niña se inventa una historia a propósito del dibujo: "La casa está vacía. La niña pequeña y la mamá se han ido de vacaciones y le han dejado la casa a unos amigos: un papá, una mamá y una niña que se encargan de cuidarla y todo el mundo está contento".

Podríamos ver el deseo que tiene la niña de vivir en una casa normal, pero notamos que en este caso es la casa la que simboliza el deseo ya que la primera niña se va con su madre y es otra la que viene con su familia. Hay que reparar en el hecho de que la joven paciente está, efectivamente, alojada en la casa de esta pareja unida, pero vemos que es difícil precisar dónde se proyecta nuestra paciente en su narración. Es a la vez la niña que vive con su madre y la casa que cuida la familia unida. También es, quizá, la pequeña que desearía estar con sus padres juntos, pero entonces la pareja a la que le han encargado el cuidado de la casa representa al mismo tiempo a la pareja que la habita y a la pareja ideal que ella desearía encontrar".

Dr. L. Rossant, Dr. J.Rossant-Lumbroso

Otros contenidos del dosier: Inteligencia infantil

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test