Consejos prácticos para la alimentación de 1 a 3 años

El período que va de uno a tres años es primordial en la vida del bebé. La alimentación tiene un lugar esencial en su desarrollo.

A partir de los 12-14 meses

A partir de los 11 o 12 meses, el niño comienza a comer solo, con sus dedos. ¡Es tan agradable tocar, amasar y tanto más divertido que con una cuchara! Pueden proponerse nuevos platos: entremeses de verduras crudas mezcladas, dos o tres cucharadas soperas de carne o pescado desmenuzado con verduras y un poco de puré de patatas, un postre de fruta para finalizar la comida.

El niño aprende a reconocer las verduras y las frutas que están cada vez menos mezcladas. Ya no hay necesidad de platos perfectamente procesados, ya que los pequeños pedazos se le han tornado familiares. Puede sostener con su mano láminas de frutas bien maduras que mordisquea con gusto.

De 14 meses a 2 años

A partir de los 14 meses, al niño le gusta sostener su biberón solo pero también estar en brazos. Por la mañana, a menudo prefiere reemplazar la papilla por pan con manteca y leche saborizada. Comienza a masticar, ya que sus primeros molares casi han salido. Continúa incursionando en nuevas texturas. Empieza a gustarle tener en su boca pequeños pedazos: frutas bien maduras, verduras cocidas y tiernas, pedazos de queso, pescado desmenuzado o carne extraída del asado familiar y cortada muy finamente. No es necesario que la totalidad de su comida esté cortada en pedazos, sólo un poco para que se habitúe lentamente a esta nueva forma de comer. Las innovaciones deben presentarse en un clima distendido. Las cantidades servidas en el plato deben ser modestas a fin de que el niño pueda pedir más en lugar de negarse a terminar.

Hasta los 3 años

A partir de los 18 meses o dos años, las recetas específicas para el niño pequeño no son verdaderamente necesarias. Hasta ahora, el niño ha probado muchos alimentos y le han gustado. De forma imperceptible, se ha iniciado en los hábitos de la familia. Sin embargo, el niño no mastica aún lo suficiente. Algunos alimentos, como las lentejas o los guisantes, aún deben procesarse. Hay algunas verduras crudas, ricas en fibras que no pueden ofrecérsele como entremés, ya que corre el riesgo de tragarlas enteras, por no masticar bien. Como no puede participar totalmente de las comidas familiares, los padres deben concebir comidas variadas y equilibradas de tal modo que el niño no sea excluido.

Dr. Lyonel Rossant, Dr. Jacqueline Rossant-Lumbroso

Otros contenidos del dosier: Alimentación infantil de 1 a 3 años

Comentarios

Artículos destacados

Las complicaciones en el parto
Las complicaciones en el parto

Tener un parto difícil, con un trabajo de parto prolongado y que requiera la intervención médica es uno de los mayores...

¿Por qué el primer parto se suele retrasar?
Afrontar una cesárea programada
Azul serenity para la habitación del bebé
Habitaciones infantiles en tonos pastel
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test