Así se investiga en alimentación infantil: en busca del alimento perfecto

Las marcas “de toda la vida” ya no solo se ocupan de elaborar buenos productos sino que, con el tiempo, se han convertido en auténticos soportes mediáticos donde los padres encuentran asesoramiento e información. Y no únicamente en los aspectos nutricionales de sus hijos sino también en su desarrollo y evolución.

Para cumplir con ese fin, desde hace años trabajan conjuntamente con los departamentos de investigación de muchas universidades. Unos aportan el conocimiento; otros, los medios. De esa forma todos ganan: estudiosos, empresas de alimentación y familias. Porque se consigue saber con detalle cuáles son las necesidades de los niños en sus primeros años (sobre todo de 0 a 3 años) y que su crecimiento sea el adecuado.

Pedro Abellán, director del Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby asegura que “es un camino de mejora continua, en que los alimentos, los productos que se ofrecen para la alimentación del bebé cada vez están más validados desde el punto de vista nutricional y son más apropiados para la alimentación en esa etapa de la vida. La nutrición infantil en toda Europa la llevan a cabo empresas muy, muy serias. Con los niños no se juega”.

“En Danone Baby Nutrition tenemos la misión de realizar programas de "Early life Nutrition" con proyectos que mejoren la alimentación en la infancia temprana y aseguren la salud en el futuro. Y tenemos la vocación de convertirnos en un aliado estratégico de padres y profesionales sanitarios –asegura María José Rosales Fletes, Medical Affairs Manager de Danone Baby Nutrition–, ofreciendo los mejores productos y servicios nutricionales desde el embarazo hasta los 3 años del niño. Por eso, contamos con 1.400 expertos e investigadores; hemos realizado más de 1.600 publicaciones científicas y 35 estudios clínicos sobre nutrición infantil hasta 2010 e invertimos 220 millones de euros en investigación. Hoy en día tenemos 5 centros de investigación especializados en nutrición infantil en el mundo (Reino Unido, Francia, Alemania, Singapur y Holanda), uno de ellos dedicado exclusivamente a estudiar la leche materna”.

Alimentar sin engordar

Otro de los avances conseguidos en los últimos años es que muchas empresas de alimentación infantil se encargan de dar formación continuada a los pediatras, el otro gran puntal en el equilibrio alimentario y el bienestar de los pequeños. “Que el niño tenga una buena alimentación es fundamental para su desarrollo. Y es importante cuando aún está dentro del útero. En su salud también influye de qué manera se alimentó la madre o cuántos kilos ganó durante el embarazo”, nos dice el doctor Jaume Dalmau, jefe de la Sección de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital Infantil La Fe, de Valencia. “Además –añade– hay otros factores, como por ejemplo cuál es el peso del pequeño en sus primeros años. No es recomendable que engorde mucho en poco tiempo y que ese aumento de peso no se acompañe de un incremento de altura, porque se ha visto que eso es un riesgo para la salud futura”.

Precisamente la obesidad infantil es uno de los asuntos que más preocupa a las sociedades actuales. No en vano, el centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU (CDC) ha alertado de que si la obesidad infantil sigue aumentado como hasta ahora se dará una peculiar y negativa circunstancia: en las próximas generaciones, y por primera vez en la historia, los hijos podrían vivir menos años que sus padres.

Ante ese panorama, es lógico que también las empresas que se dedican a elaborar productos alimentarios para esa etapa se esfuercen en lograr el equilibrio perfecto, la fórmula que alimente al niño sin engordarle.“El lactante que se alimenta con leche materna autorregula su peso –recuerda el doctor Dalmau–, pero eso es algo más complicado cuando toma lactancia artificial. Eso no quiere decir que todos los que tomen leches formuladas engorden más, pero sí que conviene estar al tanto para que ese aumento de peso desproporcionado no se produzca”.

Para el profesor Dalmau, cuando el niño pasa a comer papillas se produce otra extraña situación que obliga a volver la vista a las cocinas familiares: “los pediatras nos encontramos con que muchas familias añaden un exceso de sal y de proteínas y cuando les explicamos las proporciones correctas se sorprenden muchísimo. Eso significa que falta información y que los organismo públicos implicados deberían proporcionarla”. En el caso de que coman potitos, la cosa es diferente, explica: “esos productos cumplen estrictamente la normativa, que marca cuántas calorías debe aportar por cada 100 gramos de producto. Como he dicho, las que se elaboran en casa suelen llevar un exceso de proteínas, que es un factor de riesgo de obesidad, y también de sal pero es frecuente que no contengan el nivel adecuado de aceite. En los tarritos comerciales todo eso está equilibrado en base a lo que necesita el niño”.

María José Rosales Fletes corrobora esos datos: “durante esos primeros años se programa metabólicamente la salud del bebé para edades futuras. Por eso, es muy importante conocer las necesidades específicas del niño en cada etapa, evitar la sobrealimentación, prevenir el exceso de proteínas, aportando una dieta variada y equilibrada y sobre todo no alimentarlo como un mini-adulto porque sus necesidades energéticas y de nutrientes son totalmente diferentes”.

Otras líneas de investigación

Los estantes de supermercados y farmacias están llenos de alimentos para bebés. Opciones hay muchas, pero quizá lo que diferencia a unas marcas de otras es su interés en investigar para ofertar productos cada vez mejor elaborados y más acordes con las necesidades de los pequeños. 

Por lo general, en esa investigación destacan cuatro líneas de trabajo: el esfuerzo para que las leches de iniciación se asemejen cada vez más a la leche materna; la mejora de los alimentos para que no solo nutran sino que además sean capaces de prevenir trastornos futuros; la investigación continua para hallar sabores diferentes y ofrecer nuevas combinaciones de alimentos; y el velar cada vez más por la seguridad de los productos.

Remedando la leche materna

“La leche materna es el estándar de oro, el estándar a imitar por parte de los fabricantes de alimentación infantil – nos dice Pedro Abellán, de Hero Baby–. A través de los proyectos de investigación que llevamos hemos podido acercarnos a su maravillosa composición”.

Para este experto, éste es uno de los campos de innovación y de estudio más interesantes. De hecho, en los últimos años se han secuenciado las casi 700 bacterias buenas que están presentes en la leche materna y que dan salud al bebé que la recibe. “Las empresas de alimentación infantil tratamos de conocer el auténtico papel de las bacterias que están presentes, en pequeñísimas cantidades, en la leche materna. Y ése es uno de sus secretos: el equilibrio entre todas ellas. Son beneficiosas porque están en una cantidades determinadas. Si añadimos más o menos el equilibrio se rompe y se pierden sus beneficios”.

Es muy difícil reproducir la composición real de la leche materna, reconoce Pedro Abellán. “Nos hemos acercado muchísimo pero es complicado ‘fabricar’ compuestos que tienen una función importantísima en la mejora de la inmunidad del bebé o en su maduración. Y hay que fabricarlos porque no están presentes en ninguna otra leche de ninguna otra especie, solo en la humana”. “En lo que sí hemos conseguido grandes logros es en simular su valor nutricional: la proteína de las fórmulas lácteas es muy parecida a la leche materna, y también la cantidad de grasa y de carbohidratos”.

El futuro de la investigación en este terreno pasa, por lo tanto, por encontrar la forma de conseguir ese valor biológico de la leche que la madre aporta a su bebé, y que ayuda a que éste sea un individuo más sano y con un sistema inmunológico más fuerte.

Otros contenidos del dosier: Alimentación infantil de 1 a 3 años

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test