Niños entre 1 y 3 años: ¡cuatro comidas por día!

Cada día debería aportar la cantidad y la calidad necesaria e indispensable de alimentos, repartidos en cuatro “comidas” que aporten:

  • 25% del aporte calórico teórico por la mañana
  • 30% en el almuerzo
  • 15% en la merienda
  • 30% en la cena

El desayuno es primordial

El desayuno debe tomarse tranquilamente, en calma, y constituir una verdadera comida. Podrá, por ejemplo, incluir, según los días y el gusto de cada uno:

  • leche, natural o aromatizada, fresca, tibia o caliente, un yogur o queso blanco
  • pan, tostadas, cereales o muesli
  • bizcocho
  • jamón, queso o un huevo
  • un pudín de muesli
  • una fruta o una verdura (tomate u otra) o un bol de caldo o compota
  • eventualmente se puede acompañar esa comida con manteca, mermelada, jugo de frutas

A menudo se salta el desayuno, sobre todo por falta de tiempo: uno se levanta tarde, debe alistar a los niños (para la niñera, la guardería, etc.) y entonces se conforma con un biberón de leche, lo cual no es nada.

La falta de apetito por la mañana es una preocupación frecuente de las madres de familia. Algunos consejos útiles para combatir la falta de tiempo y organización: preparar la mesa de forma apetecible la noche anterior, comprar al niño cubiertos de desayuno coloridos y originales, darle jugo de frutas en ayunas para abrir el apetito, variar la elección de los alimentos, jugar con los olores tentadores, prever un pequeño lapso de tiempo suplementario (levantarse 10 minutos más temprano). Para el niño un poco más grande, que va a la escuela, preparar la cartera del día siguiente.

 Durante la mañana, una pequeña colación es siempre agradable: yogur, jamón, huevos, queso, fruta, pero hay que evitar las materias grasas y azúcares “rápidas” (azúcar, caramelos, barras de chocolate, chocolate, pastelería).

El domingo, puede proponerse un “brunch” con una bebida caliente, leche, productos lácteos, jugos de frutas o verduras, pan, manteca, cereales, platos a base de huevos (crepes, etc.), carnes frías (jamón, pollo), verduras, quesos, frutas (ensaladas, compotas), miel, mermeladas, confituras.

Un desayuno equilibrado es esencial para una mañana eficaz.

Almuerzo: intenta variar

La almuerzo debe incluir verduras, “prótidos” (carne o pescado o huevos), en lo posible sin demasiadas materias grasas cocidas, un feculento o verdura cocida, queso eventualmente y una fruta o postre con huevos o leche.

Las entrantes y entremeses permiten introducir en la comida alimentos que eventualmente al niño no le gustan, especialmente las famosas verduras: zanahorias ralladas con yogur, compota de manzanas y apio, ensalada de endivias y aguacate, ensalada de col crudo y uvas, ensalada de brotes de soja con champiñones, tomates en acordeón, sándwich de jamón y queso, etc. Hay muchas obras de cocina para la infancia que ofrecen ideas de recetas, una más tentadora que la otra.

No olvides la merienda

La merienda es tradicional para los niños. Varía según los días y las costumbres pero debería incluir un alimento lácteo, una fruta y eventualmente pan y chocolate.

Cena: ¡sin excesos!

La cena, finalmente, debe completar las comidas de la jornada. Debe ser cuidada, pero no demasiado copiosa para no perturbar el sueño.

  • En teoría, compuesta de forma similar al almuerzo, debe adaptarse en la práctica a cada día y a cada estación:
  • caldo de verduras o sopas diversas y variadas en invierno, ensalada mixta en verano
  • carne asada o cocida, o pescado (si no se lo utilizó en el almuerzo)
  • verduras cocidas o feculentos, intentando variar de un día al otro
  • un queso, si los prótidos no estaban bien representados durante la jornada
  • una fruta o una compota o un pastel o un postre
  • pan en cantidades razonables

El agua es muy importante, ya que ayuda al trabajo de depuración de los riñones. El niño debe beber a voluntad.

Dr. L. Rossant, Dr. J. Rossant-Lumbroso

Otros contenidos del dosier: Alimentación infantil de 1 a 3 años

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test