Niños: ¡No quiere comer!

Un cambio cada vez

Cuando se introduce una novedad en las costumbres o en la alimentación del niño (las espinacas, la carne, comer con cuchara, etc.) se le está pidiendo un nuevo aprendizaje y, por lo tanto, los esfuerzos necesarios para asimilarlo.
Por ello, se debe introducir cada cambio de forma progresiva, sin obligar al niño, sin acuciarlo, dándole tiempo no sólo para que descubra y le guste sino también para que su organismo se acostumbre a lo que se le propone.
Al niño le gustará tanto comer y probar los nuevos sabores alimenticios como comer junto a sus padres.
Manejar la cuchara requiere gestos coordinados de difícil ejecución. ¡Es inútil intentar enseñar al niño a beber del vaso y a comer con cuchara durante la misma comida!
No hay que desanimarse al primer rechazo, pero tampoco hay que obstinarse: si el niño no lo acepta la primera vez, se debe volver a intentar pasados unos días.
Ofrézcale un alimento nuevo en la comida que toma más a gusto y que hace en compañía de usted; hay que elegir un día que se encuentre en forma y esperar a que haya saboreado el alimento antes de darle a probar otro.
Si el niño aumenta regularmente de peso, a pesar de comer de forma irregular, no hay que ser demasiado exigente y se le debe ayudar con paciencia a superar las etapas. Recuerde que hacia los 18 meses aprende a no ensuciar los pañales, ¡lo que supone un gran alivio!

¡No quiere comer!

El niño desprecia el demasiado frecuente puré de jamón, juega con la comida que hay en el plato, escupe lo que tiene en la boca... Ármese de paciencia y observe su actitud en la siguiente comida.
Si el apetito es caprichoso pero el niño no está enfermo, no se pongan nerviosos y esperen a que las cosas vuelvan a la normalidad por sí solas. Un niño que goza de buena salud acaba por comer lo que necesita. Si se le obliga, se corre el riesgo de provocar «escenas» lamentables que sólo servirán para empeorar las cosas. Lo mejor es procurar tentar al niño con un poco de imaginación.
Que pruebe una zanahoria cruda, cuando antes sólo la había tomado en puré o en sopa, un pescado a la parrilla sobre hojitas de ensalada, una tortilla cortada a trocitos divertidos, frutas del tiempo cocidas o crudas mezcladas con requesón, etc. Se debe intentar renovar la presentación y dejarlo elegir lo que quiere comer. El niño no debe comer nunca entre horas.

Las comidas en familia

Las comidas son un momento de intercambio excepcional y la norma es la misma que cuando el niño era más pequeño: deben ser variadas y tomarse a horas regulares en un ambiente relajado; todo irá mucho mejor si la persona que da de comer al niño, ya sea el padre o la madre, está disponible, atenta y tranquila durante este intercambio de media hora. Resulta inútil prolongar la comida más tiempo si el niño se cierra en banda y no quiere tomar nada. En este caso, la solución puede ser espaciar al máximo el intervalo entre las comidas (si es necesario, reducirlas a tres) y, sobre todo, evitar que el niño tome nada entre horas.

Hasta los 2 años, es preferible que el niño coma solo, antes que el resto de la familia, y que se le dedique toda la atención. Cuando pueda comer sin ayuda y (¡casi!) de forma limpia con la cuchara, se le instalará en la mesa con la familia, sentado en una trona y se dejará que coma sin molestarlo. Al niño le gusta mucho el ritual de la comida en familia, con su servilleta, su vaso, su cuchara y su peluche, o su juguete preferido a su lado.
Pero, cuando ha terminado, es inútil obligarlo a quedarse en la mesa con todo el mundo durante una comida que, para él, resulta interminable.

Piensa en sus dientes

  • Enséñale a cepillarse los dientes a partir de los 2 años o los 2 años y medio.
  • Elige un cepillo de dientes pequeño y muy flexible.
  • Al principio, no utilices dentífrico.
  • Muéstrale los movimiento que tiene que hacer, de abajo hacia arriba, delante y detrás, durante un buen rato.
  • No esperes la perfección: el cepillado será todavía torpe e ineficaz durante mucho tiempo ¡pero habrá adoptado la costumbre!
  • Déjale que mastique en cuanto sepa cómo hacerlo (cortezas de pan, trocitos

Otros contenidos del dosier: Alimentación infantil de 1 a 3 años

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test