¿Debo evitar que mis hijos me vean desnudo/a?

Hoy en día, los psicólogos y psiquiatras infantiles coinciden al decir que es preferible evitar mostrarse desnudos delante de nuestros hijos y que es necesario conservar un cierto pudor. ¿Cómo explicar este cambio de puntos de vista?

La ideología del 1968 ha comportado el nacimiento de una filosofía de educación libre, una liberación del cuerpo y de las costumbres.

¡Cuando la desnudez en casa se asocia a libertad!

Actualmente, pensamos que es necesario vivir el cuerpo de una forma natural. Sin embargo, un cuerpo sano no tiene nada que ocultar y no debe cargarse de tabúes inútiles y retrógrados. Algunos padres piensan que si sus hijos les ven desnudos, eso les ayudará a librarse del cepo de la represión sexual, y que podrán vivir una sexualidad plena cuando sean adultos. Piensan que, cuando se muestran desnudos delante de sus hijos, se trata en cierto modo de una desnudez libre de cargas sexuales, puesto que ellos no tienen ninguna intención sexual, y que eso no tiene nada que ver con el exhibicionismo.

Comprender la incomodidad de los niños

Sin embargo, la ausencia de pudor dentro del círculo familiar no es algo totalmente anodino. En este sentido, numerosos testimonios nos muestran que los niños a menudo se sienten incómodos ante la desnudez de sus padres pero no se atreven a decirlo. Los padres deben detectar esta incomodidad, comprenderla y adaptar sus comportamientos a las reacciones del niño. Así pues, evitando un pudor excesivo, a menudo lo más preferible es no mostrarse desnudo delante de los hijos, especialmente en las zonas comunes de la casa, como el salón o la cocina. Los psicoanalistas ofrecen una explicación teórica a esta recomendación.

Mostrarse desnudo delante de los hijos: el punto de vista del psicoanálisis

Los padres deben ser conscientes de que, cuando se muestran desnudos, incluso sin intención sexual alguna, los niños no lo perciben siempre de la misma manera. Ellos experimentan deseos incestuosos con el progenitor del sexo opuesto. Pero estos deseos son imaginarios. Y deben participar en su construcción psíquica. Es lo que el psicoanálisis denomina la fase del complejo de Edipo.

Ahora bien, si el niño se confronta demasiado directamente con la sexualidad de sus padres o con la realidad de sus órganos genitales, no podrá desear a sus padres de manera inconsciente y sin riesgo: sus pensamientos inconscientes se confrontan demasiado directamente con la realidad. Por esa razón, el niño preferirá ocultar sus deseos, para que no puedan realizarse. Y esto puede conllevar problemas de sexualidad cuando sea adulto. De este modo, la desnudez de los padres puede crear una tensión psíquica en el niño y la única manera de calmar esta tensión será renunciar a su deseo, reprimiéndolo. Una vez adulto, tendrá tendencia a reproducir este mismo modo de funcionamiento con sus parejas y a reprimir sus deseos.

Por ello, la psicología desaconseja mostrarse desnudo delante de los hijos. Pero por supuesto, en cuestiones de educación, los padres son los únicos que pueden decidir qué es bueno para sus hijos... No dudes en confrontar diferentes puntos de vista y en preguntar a otros padres qué actitud han adoptado.

S. Rochefort

Otros contenidos del dosier: La sexualidad en la infancia

Comentarios

Artículos destacados

Cómo superar la depresión posparto
Cómo superar la depresión posparto

Una de cada seis mujeres padece depresión posparto. Un trastorno que aunque cada vez se visibiliza, se trata y se previene...

Cómo elegir guardería
El efecto analgésico de amamantar
Parto: ¿qué siente el bebé?
Cómo dormir durante el embarazo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test