La siesta, ¿hasta qué edad?

La necesidad de echarse la siesta disminuye de forma progresiva, hasta desaparecer, antes de los 6 años

Para un bebé o un niño pequeño, la siesta es una necesidad casi fisiológica. Es un complemento fundamental para el sueño nocturno. La siesta se puede traducir en un sueño lento y profundo (SLP). “Este sueño es importante para la memorización de los aprendizajes y también para el equilibrio emocional del niño”, informa la Dra. Challamel. En principio, la siesta es una necesidad fisiológica hasta los 4 años. “En general, la siesta es un momento que desparece entre los 3 y 5 años. Pero varios estudios han demostrado que, si a un niño de entre 3 y 5 años, se le da la oportunidad de dormir después del mediodía, la mitad dormiría”, precisa la especialista. ¡Lo que significa que necesitan ese tiempo de sueño! Así pues, parece ser que la eliminación de la siesta en la guardería o en los primeros años de colegio, es una mala idea… “Los niños escolarizados en una guardería deberían poder echarse la siesta si así lo requieren”, comenta la especialista, “ya que ese sueño les permitirá, a largo plazo, memorizar todas las cosas que han aprendido por la mañana”.

La siesta, en función de la edad pero sobre todo de las necesidades del niño

Pero la Dra. Challamel matiza un poco. “Las diferencias entre un niño y otro pueden ser abismales: algunos niños de 2 años ya no necesitan echarse la siesta, lo cual es poco habitual, mientras que otros necesitan ese sueño después de comer hasta los 5 años”. La pediatra aconseja observar el comportamiento del niño para averiguar si realmente necesita ese sueño diurno. “Si no ha querido dormir y al final del día no le notas agitado, caprichoso y enfadado, es que probablemente no necesite ninguna siesta”, explica. En cambio, si por la noche le ves nervioso o un poco gruñón lo más seguro es que todavía necesite dormir después del mediodía. “Eliminar la siesta cuando todavía es necesaria solo servirá para retrasar la hora de dormir por la noche. Además, el sueño nocturno será de mala calidad”, previene la Dra. Challamel.

Pero, ¿qué hacer cuando tu hijo ya va a la guardería, o a primer ciclo de educación infantil, y necesita echar la siesta? “Si es factible, podemos planificar una siesta antes de salir de casa. Para ello, el niño debe almorzar lo más rápido posible para poder echar una cabezadita”, aconseja la pediatra. “En caso de que sea imposible, deberás acostarle un poco más pronto por la noche y, durante el fin de semana, es preferible conservar la siesta, lo que le permitirá acostarse un poco más tarde y no ponerse muy nervioso después de comer”, añade.  

¿Qué siesta para qué edad?

El número de siestas y su repartición a lo largo del día cambiará en función de la edad. En general, un bebé de seis meses duerme unas tres siestas al día, una por la mañana, otra al mediodía y una última después del mediodía. Entre los 9 y los 12 meses, esa última siesta desaparece. Lo más probable es que, entre los 15 y los 18 meses, el bebé deje de echarse la siesta de por la mañana y solo duerma al mediodía (2h-2h30). La duración del sueño diurno, que suele ser de entre 1h30 y 2h*, permanece estable entre los 3 y 6 años.

Pero cuidado; a partir de los 2 años, existe una relación entre el tiempo de sueño nocturno y el tiempo de sueño diurno: si un niño se echa siestas demasiado largas, el tiempo de sueño nocturno será mucho más corto. “Eso es porque la siesta, que siempre debe hacerse después de comer, no debe sobrepasar el tiempo deseado (1h30-2h) y nunca debe despertarse después de las 15:30 de la tarde”, aconseja la Dra. Challamel. Aun así, estos consejos pueden adaptarse a las necesidades de tu hijo. “Si tu hijo duerme más de 2 horas al mediodía, pero no le cuesta dormirse por la noche, déjale que duerma”, explica la pediatra. Y, a veces, es mejor que el niño se duerma un poco más tarde por la noche pero que esté tranquilo durante toda la tarde.

* WEISSBLUTH M, Naps in children : 6 month-7 years. Sleep 1995,18 :82-87

Anne-Sophie Glover-Bondeau

Fuentes

 

Otros contenidos del dosier: Sueño del niño

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test