Embarazada, ¿cómo elijo mi traje de baño?

¿Una o dos piezas? ¿Qué talla? ¿Dónde encontrar un modelo adaptado? ¿Cómo llevarlo para estar a gusto en la playa? Tenemos la respuesta para todas las preguntas de futuras mamás de vacaciones.

¿Bañador o bikini durante el embarazo?

El traje de baño de una pieza ciñe la silueta y oculta el vientre de las miradas y manos indiscretas, se considera cómodo para nadar y protege de las insolaciones. También permite disimular la pequeña pelusilla que a veces aparece en el vientre de las embarazadas… En cambio, puede hacerte parecer como que has ganado algunos kilos (sobre todo al comienzo del embarazo) y te priva del agradable contacto con el agua y los rayos del sol. En cuanto al traje de baño de dos piezas, resalta tu silueta ultrafemenina y te permite disfrutar plenamente de la arena y el agua de mar. En cambio, debes untarte de crema solar (sobre todo en la famosa “línea oscura”) y vigilar tus movimientos ya que corres el riesgo de revelarte un poco demasiado…

El modelo adecuado para los vientres redondos

Respecto a la parte de arriba, no hay dudas, necesitas un buen sostén pues tu pecho probablemente ganará en tamaño. Evita pues los bikinis que se atan en el cuello y los modelos palabra de honor. Aquellas que deseen optar por el topless deben saber que durante el embarazo, la piel de esta zona se torna aún más frágil y por lo tanto es presa fácil de las insolaciones.

En cuanto a la parte de abajo, todo depende de tu morfología: confía en tus costumbres. La única regla: no elijas un modelo demasiado escotado pues “cortaría tu silueta”. Si has ganado tamaño a la altura de las nalgas, el “shorty” puede convenirte perfectamente.

¿Dónde encontrar un traje de baño para embarazadas?

Tienes dos opciones: o inviertes en la compra de un traje de baño especial de maternidad en una tienda especializada o de una gran tienda que ofrezca una línea futura mamá. En este caso, elige tu talla habitual ya que las marcas para mujeres embarazadas toman en cuenta las redondeces. La otra opción es optar por una o dos tallas por encima de la acostumbrada (en función de cuán avanzado esté tu embarazo). Esto puede bastar si sólo utilizas tu traje de baño 15 días al año… En cualquier caso, si dudas entre dos tallas, elige la más grande pues no corres el riesgo de adelgazar con el tiempo y lo que debes privilegiar es el confort.

Embarazada y a gusto en la playa

Si no estás bien cómoda para pasear por la orilla en traje de baño de embarazada, invierte en un accesorio.

Puedes anudarte un pareo en la cadera o llevar una blusa o camisa amplia (ajustada en la cadera). Las más tímidas pueden invertir en un vestido de algodón claro que puedes quitarte en el momento de meterte en el agua…

Lo más importante para estar a gusto y orgullosa de tu cuerpo: ¡piensa en tu bebé!

Katrin Acou-Bouaziz

Otros contenidos del dosier: Belleza y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test