La cura prenatal

Para ello se puede recurrir a la talasoterapia, que a través de recursos marinos ayuda en la preparación del parto. También existen la hidroterapia, la algoterapia (a base de algas) y los masajes, que deben incluir el busto.

Las sesiones de natación en grupo y la gimnasia acuática son igualmente útiles. El agua facilita la actividad física y los movimientos se suavizan con ayuda de pelotas y flotadores. Esta preparación tiene efectos positivos sobre el sistema circulatorio y ayuda a combatir los problemas de estreñimiento.

La sofrología, ciencia que estudia los cambios de consciencia en el ser humano, es otro método beneficioso para la mujer embarazada y supone una técnica de relajación excelente. La futura mamá se concentra en las sensaciones corporales que experimenta y aprende a respirar y a relajar los músculos. La sofrología le pedirá que visualice un parto ideal para, una vez llegado el momento, transformar el dolor en un sensación positiva. La música puede incluirse en las sesiones, por ejemplo melodías armoniosas que induzcan a distenderse y a sentirse bien física y mentalmente.

Bajo la supervisión de un nutricionista también pueden establecerse menús de acuerdo a las particularidades de cada una.

Un último dato: la sauna está totalmente prohibida. Las mujeres embarazadas no deben exponerse a fuentes de calor intenso.

G. Pons

Otros contenidos del dosier: Belleza y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test