Trillizos y cuatrillizos: prepárate para el desafío

Criar gemelos ya resulta una experiencia única. Pero tener y criar a tres, cuatro o cinco niños de la misma edad es un desafío que parece insuperable para los padres de hijos “únicos”. Y sin embargo, con mucha organización y un poco de ayuda, los padres de partos “múltiples” consiguen aprovechar al máximo su familia numerosa.

Tendencia en disminución

Dar a luz de forma natural a tres niños al mismo tiempo constituye un fenómeno raro.  España es el país líder de la Unión Europea en número de nacimientos múltiples (mellizos, trillizos o más). Se debe al aumento de la edad a la que se intenta ser madre y al consiguiente uso de tratamientos de reproducción asistida. En España, por cada 1.000 embarazos, 27 son partos gemelares y 4,9 partos triples, según el informe Euro-Peristat 2013, que compara los partos en 29 países europeos  

En cuanto a los embarazos de más de tres bebés, la tendencia no va en aumento sino en disminución. Sólo entre los años 1998 y 2002 se produjeron un total de 36 partos de cuatrillizos, mientras que entre el 2003 y el 2010 se produjeron sólo 14 partos; la media actual se sitúa en 3 partos al año.  Por lo que respecta a los quintillizos, parece ser que no se ha producido ningún caso en España desde el año 1993.

Por último, el único caso documentado de sextillizos en España se produjo en 1996. Pero hoy en día, los médicos son más prudentes y hacen todo lo que pueden para evitar estos embarazos de alto riesgo. En caso de fecundación in vitro, actualmente resulta raro que se implanten más de dos o tres embriones. Y si hay tres o más embriones en el útero, los médicos en general aconsejan las “reducciones embrionarias”, que sólo permiten conservar uno o dos.

Embarazos con una gran vigilancia

Más incluso que en el caso de los embarazos gemelares, las mujeres que están embarazadas de trillizos (o más) deben seguir una vigilancia médica rigurosa. Aunque pueden hacer soñar a algunos, los embarazos múltiples son ante todo embarazos de riesgo, tanto para la madre como para los bebés.

El mayor peligro radica en los nacimientos prematuros. Si el 50% de los embarazos gemelares se producen antes de lo esperado, en el caso de los trillizos o más niños, prácticamente el 100% de los embarazos comportan partos prematuros. De este modo, la tasa de partos prematuros (nacimiento antes de 7 meses y semiembarazo) es 15 veces superior al observado en los embarazos simples. Resultado: los recién nacidos a menudo deben quedar hospitalizados durante varias semanas y los riesgos de mortalidad perinatal son más importantes que en el caso de los partos simples.

Las mujeres que esperan trillizos o más generalmente deben interrumpir rápidamente su actividad profesional y no suele ser raro que deban hacer reposo en cama, en el hospital o en casa, para retardar el parto. El deseo de los médicos es que la mujer llegue hasta las 35 semanas de amenorrea (33 semanas de embarazo), para que los bebés no corran riesgos.

Tener ayuda: ¡resulta indispensable!

Pero aunque el anuncio de un embarazo múltiple a menudo se produce después de diversos años de esterilidad, siempre representa un choque. Las pocas madres que, por el contrario, están eufóricas por el anuncio tienden a no ser conscientes de lo que les espera. Pero todos los médicos les dicen que resulta indispensable recibir ayuda psicológica en caso de embarazo múltiple. De hecho, si en todos los embarazos se produce el temor de no estar a la altura, ¡esta angustia se duplica en el caso de padres de trillizos o cuatrillizos!

Por tanto, es primordial recibir apoyo antes y después del parto. De este modo, las asociaciones “Gemelos y más” constituyen un apoyo muy preciado: ofrecen consejos prácticos y, cuando sea necesario, una ayuda psicológica. Reunirse con padres de nacimientos múltiples a menudo resulta constructivo: es el momento para tranquilizarse y adquirir confianza. Antes que nosotros ha habido más casos, ¡así que se puede!

La vuelta a casa: una organización rigurosa

Criar a diversos niños de la misma edad que tienen las mismas necesidades al mismo tiempo requiere una organización impoluta. Con una veintena de biberones para dar al día y 600 paquetes que cambiar al mes, los padres de trillizos están casi obligados a aceptar ayuda. Familia, amigos, pero también matronas o asistentes maternales se turnan durante los primeros meses para ayudar a los padres. Y gracias a dios, porque desenvolverse sola con tres niños o más puede ser una locura. Estos momentos de respiro permiten a los padres conservar su pareja… ¡y descansar!

La felicidad de una familia numerosa

A pesar de las dificultades logísticas de los primeros años, los padres de múltiples son unánimes: ¡tener diversos hijos de la misma edad comporta una verdadera felicidad! Verles crecer juntos, jugar y evolucionar los unos con los otros es fascinante. Es único “pero” es que a veces es difícil pasar tiempo con cada hijo por separado, incluso aunque sea importante para “individualizarlos”. Pero las relaciones entre los hermanos y hermanas son sólidas y la célula familiar a menudo es más fuerte. Es verdad que los partos múltiples comportan más trabajo, pero se compensa cien veces más.

M. Corniou

Otros contenidos del dosier: Embarazos especiales y de riesgo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test