¿Qué deporte elegir durante el embarazo?

Andar

Andar es una de las actividades físicas más aconsejadas, junto con la natación, y puede practicarse durante todo el embarazo, incluso por las menos deportistas. Moverse, oxigenarse y respirar contribuyen a estar en forma y de buen humor. Tampoco se trata de forzarte: si has pasado una hora limpiando la casa o haciendo la compra, no te obligues a salir a andar. Y, lo más importante, no dudes en pararte al menor síntoma de fatiga o de contracciones, ya que muchas mujeres no tardan en experimentar dolor en la parte inferior de la espalda o del vientre cuando andan.

Natación

La natación es el mejor deporte para las embarazadas, ya que es relajante, mejora la capacidad cardiaca y no provoca dolores articulares. El hecho de colocarse horizontalmente y de no estar sometida a la gravedad son factores importantes. Si te gusta el agua, apreciarás la sensación de ligereza que te proporcionará. Procura ir a una piscina donde el agua no esté demasiado fría, pues el frío podría provocarte contracciones. Infórmate en las piscinas municipales, que suelen ofrecer cursos para las mujeres embarazadas y adaptan la temperatura del agua. Si no practicas ni la braza (o nado de pecho) ni el crol, es mejor que nades de espalda, ya que el estilo braza con la cabeza fuera del agua obliga a arquear demasiado el tronco. Utiliza accesorios para la natación, como los flotadores de espuma o las tablas, y realiza movimientos bastante lentos con la espalda bien recta, que te ayudarán a estirar la espalda y a mover las piernas. Trabaja la respiración para hacerla más lenta y aumentar tu capacidad de resistencia. Finalmente, déjate llevar por el agua y relájate.

Gimnasia suave

Éste es otro tipo de ejercicio aconsejado para las embarazadas y puede combinarse con la preparación para el parto. Si te gusta ir al gimnasio, escoge sesiones de unos veinte minutos dos o tres veces por semana en vez de clases de una hora y elimina las series de abdominales. En casa, no te olvides de calentar durante unos minutos antes de empezar los ejercicios. En cualquier caso, evita los estiramientos violentos, ya que los ligamentos tienden a debilitarse durante el embarazo.

Otras actividades

Si practicas la danza, puedes seguir haciéndolo con moderación, evitando los saltos y el trabajo abdominal. El yoga es un excelente ejercicio, ya que te permitirá concentrarte en tus sensaciones y mantener la flexibilidad y el tono muscular hasta el momento del parto. Naturalmente, las posturas deberán adaptarse a tu estado. Ante todo, se trata de realizar un trabajo de respiración acompañado de movimientos de estiramiento y flexibilidad, y destinados a aliviar los dolores lumbares y de los ligamentos. Ir en bicicleta no está contraindicado, pero es preferible que sea en el campo, en terreno plano y a tu ritmo. Ten en cuenta que en las últimas semanas el volumen de tu vientre puede molestarte.

"¡No me gusta el deporte!"

Es cierto que practicar deporte no es algo obligatorio. Son muchas las mujeres que no realizan ninguna actividad física y que, sin embargo, viven plenamente el embarazo y tienen un parto sin problemas. Sin embargo, por lo general, practicar un poco de ejercicio permite hacer más llevaderos los cambios físicos del embarazo. Caminar un poco todos los días (una media hora) es un ejercicio al alcance de cualquier mujer y puede ser útil para entrenar la respiración, tonificar los músculos de las piernas y mejorar el retorno venoso. Cálzate un buen par de zapatos y camina a un ritmo que te haga sentir cómoda, intentando mantener la espalda recta, sin encorvarte, encoger los hombros o arquear el tronco. También puedes optar por la bicicleta estática. De este modo, sin forzarte, podrás trabajar la respiración y las piernas mientras escuchas la radio o tu música preferida.

Otros contenidos del dosier: En forma durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test