Toxoplasmosis: benigna no quiere decir sin riesgos

La toxoplasmosis es una enfermedad muy frecuente. Este tipo de infección afecta a entre 1 y 10 de cada 10.000 recién nacidos en Europa. El principal responsable de la transmisión del parásito se esconde tal vez en tu casa, se trata de tu «minino». Pero detectar al culpable no resultó nada fácil. En 1909, Charles Nicolle, director del Instituto Pasteur de Túnez, dio el nombre de toxoplasma a un protozoo que encontró en un roedor del desierto,  y hasta 1940 no se determinó su poder patógeno en el ser humano. Aun así, tuvieron que pasar 30 años para que se comprendiera el papel de los gatos en la transmisión al ser humano.

La transmisión al ser humano

Los parásitos se multiplican en el intestino de los gatos y, a continuación, se propagan por todo su organismo. A través de la materia fecal, los gatos esparcen los parásitos y se produce la infección. La cantidad de gatos infectados es muy elevada. Los parásitos, que son muy resistentes, pueden seguir siendo infecciosos durante varios meses, especialmente si se encuentran en un entorno húmedo, templado o cálido. Los animales que ingieren alimentos que han estado en contacto con gatos también se contagian. En Francia, por ejemplo, cerca de la mitad del ganado ovino y un tercio de la población porcina son portadores del parásito. En el caso de los bueyes y las vacas el porcentaje de infección suele ser inferior.

En cuanto al ser humano, la enfermedad puede contraerse de varias formas. Por ocuparse del gato, por comer carne que no está suficientemente cocinada o verduras o frutas contaminadas, e incluso por beber leche no pasteurizada.

¿Infección benigna?

Los síntomas (ganglios del cuello hinchados, fiebre baja, dolores musculares y articulares) se parecen a los de una gripe sin importancia. No obstante, las consecuencias pueden ser nefastas para las embarazadas y las personas con un sistema inmunitario deficiente, como los portadores del VIH.

En caso de embarazo, los protozoos atraviesan la placenta e infectan el feto, dando lugar a serios riesgos de malformación cardiaca, neurológica y ocular, y, en ciertos casos, a muerte intrauterina. El período más peligroso para el feto es el comprendido entre la semana 10 y 24 del embarazo. Se estima, no obstante, que en la mitad de las infecciones de la madre, el feto no contrae la infección. Y entre los que se infectan, el 80 % nacerá normal. En caso de infección, serán objeto de seguimiento hasta que cumpla un año. Cada año, alrededor de 2.500 niños nacen con una toxoplasmosis congénita.

¿Qué precauciones se pueden tomar?

Cualquier mujer embarazada está obligada a realizar un examen serológico al principio del embarazo con objeto de saber si tiene anticuerpos. La presencia de anticuerpos revela una antigua infección y elimina casi por completo el riesgo de transmisión al bebé. En cambio, si la futura madre no está protegida, conviene tomar ciertas precauciones.

En primer lugar, evitar el contacto con los gatos. Incluso cuando están jugando, pueden arañar. Asimismo, la limpieza de la arena del gato no debe realizarse sin guantes. El mismo consejo puede aplicarse para tocar carne cruda, pelar verduras u ocuparse del jardín.

Por último, hay que evitar consumir huevos crudos y leche no pasteurizada y consumir la carne bien hecha. Por poner un ejemplo, en Inglaterra, donde la carne suele cocerse, solo entre un 20 y un 40 % de los adultos son portadores de la toxoplasmosis.

Si la enfermedad se contrae durante el embarazo, la futura madre debe tomar un tratamiento a base de antibióticos (por ejemplo, espiramicina) hasta el parto.

M. Ozanam

Otros contenidos del dosier: Enfermar durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test