Dolor de espalda y embarazo: técnicas paliativas

Las lumbalgias se presentan a menudo como parte de las pequeñas molestias y dolores del embarazo, pero no por eso son menos invalidantes y difíciles de aliviar. La futura mamá necesita entonces encontrar respuestas diferentes que los medicamentos. Algunos centros maternales trabajan con profesionales de salud especializados en tratamiento precoz.

Las causas del dolor de espalda durante el embarazo

“La impregnación hormonal del embarazo sería uno de los orígenes del dolor de espalda, explica S. Nicolian, partera y especialista en acupuntura en el embarazo del Centro Integrado de Medicina China del grupo hospitalario Pitié-Salpêtrière de París. Al relajar los ligamentos, los músculos y los tendones a la altura de la pelvis para facilitar su movilidad durante el parto, los estrógenos y la relaxina debilitan la cintura lumbo-pélvica.”

Al mismo tiempo, “el peso creciente del útero modificará el centro de gravedad de la pelvis. Al desplazarse hacia adelante, obliga a la mujer a arquearse aún más”, analiza la partera. Es lo que se llama, en jerga médica, hiperlordosis.

Estos dos factores, hormonal y mecánico, provocan “dolores lumbares y a la altura del sacro, en la parte inferior de la espalda, pero también a nivel del pubis y de la ingle”. Lejos de ser raros, afectan a 45% de las mujeres embarazadas. Y “en las mujeres que padecían de dolor de espalda antes del embarazo, esto puede agravarse”, observa la partera.

Consultar al médico sobre las lumbalgias en el embarazo

Aunque el cuadro parece bastante negro, afortunadamente se puede recurrir a diversas técnicas para aliviar el dolor; es preferible consultar en un centro maternal, ya que estas técnicas requieren una formación particular para tratar mujeres embarazadas.

Éste es especialmente el caso de la acupuntura, que consiste en estimular los puntos energéticos por medio de finas agujas ubicadas en lugares estratégicos. “Intervenimos en diferentes puntos que volverán más flexibles a las articulaciones vertebrales, sobre todo en la zona lumbo-sacreal, y que atenuarán las contracturas musculares que acompañan a menudo a estos dolores, precisa la Dr. A. Bigler, médica acupuntora en dos centros maternales de CHU de Estrasburgo, donde doce parteras también han sido formadas en esta técnica. Las sesiones tienen lugar una vez por semana, durante tres semanas. Si las lumbalgias reaparecen, por supuesto que las pacientes pueden volver.” Pero cuidado, “hay ciertos puntos de acupuntura que deben evitarse, ya que podrían desencadenar el trabajo”, advierte la especialista.

Estos cuidados se realizan en complemento con dos kinesioterapeutas del centro maternal. “Trabajamos mucho sobre las posturas, explica uno de ellos, T. Simon: cómo acostarse sobre el vientre o de costado, pero también cómo permanecer de pie, sobre todo en el trabajo”. Y el kinesioterapeuta agrega: “Las mujeres tienden a querer controlar todo, incluyendo el vientre que va creciendo, mientras que en realidad deben aceptar los cambios y dejar por ejemplo que los riñones hagan su propio proceso, a fin de evitar el dolor de espalda y las contracturas del músculo piriforme que pueden comprimir el nervio ciático.”

Pero sobre todo, observa, “los conflictos intrapsíquicos fabrican el dolor”. Recomienda entonces los masajes, “una forma de mediación corporal para ayudar a la futura madre a aceptar los cambios de su cuerpo”.

La osteopatía también tiene su lugar en el tratamiento del dolor de espalda durante el embarazo. En la Maternidad Franco-Británica de Levallois-Perret, la osteópata S. Blanchard recibe pacientes diariamente. Interviene a la altura de la pelvis, las vertebras lumbares, movilizando las articulaciones y los músculos más comprometidos durante el embarazo, pero también a la altura del pubis para favorecer la relajación de los ligamentos. “Las manipulaciones que se realizan en mujeres embarazadas son muy específicas y requieren una formación dedicada, para evitar todo riesgo de aborto involuntario”, insiste el osteópata.

Técnicas alternativas que aún deben evaluarse

Estas técnicas, ¿son eficaces para luchar contra el dolor? Según un primer estudio clínico realizado el año pasado por S. Nicolian sobre un grupo de 40 pacientes, “luego de 4 sesiones de acupuntura, la intensidad del dolor se redujo a la mitad: antes del tratamiento, la escala del dolor era de 60/100 en promedio, y después del tratamiento, disminuyó a 30/100. Se considera que un paciente sufre muy poco o ningún dolor cuando el umbral es inferior a 40/100”. Yendo más lejos, la Maternidad del grupo hospitalario Pitié-Salpêtrière de París realizará en septiembre de 2012 una evaluación médico-económica del tratamiento con acupuntura de los dolores lumbo-pélvicos en el embarazo.

¿Qué medicamentos para aliviar el dolor?

Y si ninguna de estas técnicas alivia, ¿podemos contar con un tratamiento medicamentoso?

Es sabido que la toma de medicamentos está muy restringida durante el embarazo. Los antiinflamatorios no esteroides también están absolutamente contraindicados para la mujer embarazada.

Para los dolores moderados, el paracetamol puede utilizarse como analgésico. Si los dolores son fuertes, o incluso muy fuertes, se puede recurrir a la codeína y a la morfina, pero esos medicamentos tienen efectos secundarios: “Deben evitarse al final del embarazo a causa del riesgo de destete del recién nacido y de insuficiencia respiratoria”, explica S. Nicolian. El magnesio ocupa también un lugar importante en la cura de las transformaciones ligamentosas.

“No hay que olvidar los simples consejos de higiene que son útiles para evitar el aumento de los dolores”, agrega la partera. La utilización de posturas adecuadas, el descanso, el uso de un cinturón de apoyo lumbo-pélvico adecuado, un aumento moderado de peso durante el embarazo, son consejos que da regularmente. Finalmente, “los ejercicios acuáticos en piscina, dedicados a las mujeres embarazadas, así como todas las actividades que pueden generar un descanso para las futuras madres a menudo un poco estresadas, son bienvenidos mientras se espera la llegada del bebé”, concluye.

S. Gravier

Fuentes:

- Entrevista a A. Bigler, Médica Acupuntora de la Maternidad CHU de Estrasburgo, 7 de junio de 2012.
- Entrevista a S. Nicolian, partera del grupo hospitalario Pitié-Salpêtrière de París y especialista en acupuntura en el embarazo del Centro Integrado de Medicina China del mismo hospital, 8 de junio de 2012.
- Entrevista a T. Simon, kinesioterapeuta en la Maternidad CHU de Estrasburgo, 11 de junio de 2012.
- Entrevista a S. Blanchard, osteópata en la Maternidad Franco-Británica de Levallois-Perret, 14 de junio de 2012.

TE RECOMENDAMOS:

Durante el embarazo: retención de líquidos y dolor de espalda

Evitar los dolores de espalda durante el embarazo: nuestros 10 trucos

La espalda después del embarazo

Otros contenidos del dosier: Molestias del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test