Piernas más ligeras durante el embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo sufre muchos y grandes cambios. La aparición de problemas circulatorios se debe principalmente al aumento de peso y a las secreciones hormonales.

¿Por qué te pesan las piernas durante el embarazo?

La producción de las hormonas sexuales estrógenos y progesterona aumenta de forma importante. Los estrógenos participan en la aparición de edemas, o hinchazón, y la progesterona en la dilatación de los vasos sanguíneos. El aumento del plasma sanguíneo (hipervolemia) también contribuye a la vasodilatación. Además, el útero comprime la vena responsable de que la sangre retorne de los miembros inferiores al corazón (vena cava inferior), lo que comporta anomalías en el retorno venoso.

¿Cómo prevenir y aliviar las molestias?

Unos pocos hábitos pueden ayudarte a prevenir y aliviar:

  • Elevar los pies de la cama;
  • No usar zapatos con mucho tacón o muy planos;
  • Terminar la ducha con un chorro de agua fría en las piernas;
  • Caminar por el mar o un río en cuanto sea posible —efecto estimulante garantizado—. ¡Aprovecha que estás de vacaciones!;
  • Evitar estar de pie mucho tiempo;
  • Caminar, nadar o practicar una gimnasia suave;
  • No exponerse al sol, no solo es malo para las piernas, también para la piel. ¡Cuidado con la hiperpigmentación de la piel...!;
  • Eliminar los alimentos picantes, que dilatan los vasos sanguíneos;
  • Optar por ropa ancha y cómoda, no cruzar demasiado las piernas;
  • Masajear las piernas desde los pies subiendo hacia los muslos con un gel mentolado, por ejemplo, para obtener una sensación de frescor.

Beneficios de la talasoterapia

En la actualidad, hay muchos tratamientos de talasoterapia destinados a las futuras mamás. Además de los tradicionales, los drenajes linfáticos, las envolturas de algas o la presoterapia mejoran la circulación de la sangre. El drenaje linfático se trata de un masaje suave que estimula la circulación linfática, mientras que la presoterapia, efectuada en el contexto de la talasoterapia, consiste en colocar una especie de botas que ejercen una presión sobre las piernas y los glúteos que se va alternando en forma ascendente para estimular la circulación. Estos tratamientos prenatales se efectúan principalmente entre el tercer y el sexto o séptimo mes de embarazo.

Elegir un tratamiento

A las mujeres embarazadas se les pueden prescribir las medias de contención, pero en pleno verano, es mejor recurrir a soluciones más cómodas. Es conveniente saber que los venotónicosse suelen usar hoy en día para luchar contra la pesadez de piernas. Alivian el dolor y reducen el fenómeno inflamatorio. Entre esos tratamientos, algunos son más adecuados que otros para la mujer embarazada. Pueden administrarse en cualquier momento del embarazo, sin ningún riesgo para el bebé. Consúltalo con tu médico, él sabrá lo que más te conviene. ¡Unas piernas ligeras para disfrutar de tu embarazo al cien por cien!

A. de Franssu

Otros contenidos del dosier: Molestias del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test