Cómo combatir el calor durante el embarazo

Durante la gestación, es normal que aumente la temperatura corporal, ya que se incrementa el consumo energético de nuestro organismo para realizar la digestión, la respiración y la regulación de la temperatura. Por ello, cuando sube el termómetro, el calor se hace más difícil de soportar para una embarazada.

Hidrátate durante todo el día

Lo principal es hidratarse regularmente. Es decir, los 1,5-2 litros recomendados al día no deben beberse de una sola vez, sino repartidos en tomas frecuentes. Si bien no por estar embarazada se corre mayor riesgo de sufrir una deshidratación, las consecuencias de la misma sí pueden ser más graves. Se recomienda optar por bebidas con bajo contenido en azúcar, como agua mineral rica en magnesio, zumos verduras o frutas frescas (como limón) o tisana de menta y melisa, las cuales, además, facilitarán la digestión.

Los efectos de una buena hidratación se notan en la piel, pero si la mimas un poco, mejor. En verano, para evitar la sequedad, aplícate al menos una vez al día crema o aceite vegetal con pequeños movimientos circulares. Así, además, estimularás la circulación sanguínea y prevendrás la aparición de estrías.

Aliviar la pesadez de piernas

Durante la gestación, el aumento de peso y los cambios hormonales pueden provocar pesadez de piernas, sensación que el calor viene a empeorar, ya que dilata los vasos sanguíneos, dificultando la circulación. Para aliviar la pesadez de piernas, te aconsejamos:

  • Colocar los pies en alto siempre que puedas (en el trabajo, al dormir) y llevar calzado plano
  • Introducir los pies en agua tibia al final del día
  • Recurrir al futuro papá para que te realice un masaje (los movimientos siempre de abajo arriba)
  • Andar un poco, si te sientes con ganas
  • Mojarte las manos y las muñecas bajo un chorro de agua fría si también se te hinchan
  • Para aminorar la sensación de calor, evita las comidas copiosas durante el día y consume preferentemente frutas y verduras, ricas en agua y minerales.
  • Reenergízate en el desayuno con azúcares lentos y proteínas.
  • Evita alimentos y bebidas con demasiado azúcar, ya que pueden hacerte aumentar de peso.

Come alimentos frescos y ligeros

  • Para aminorar la sensación de calor, evita las comidas copiosas durante el día y consume preferentemente frutas y verduras, ricas en agua y minerales.
  • Cárgate de energía en el desayuno con azúcares lentos y proteínas.
  • Evita alimentos y bebidas con demasiado azúcar, ya que pueden hacerte aumentar de peso.

Cuidado al exponerte al sol

La exposición al sol no presenta ningún riesgo para el bebé. En cambio, la futura mamá debe tomar ciertas precauciones si quiere tomar el sol, pues su piel se encuentra más frágil debido a los cambios hormonales propios de la gestación, que provocan un incremento de la síntesis de melanina. Por ello, si te expones al sol, puedes sufrir una hiperpigmentación y la aparición de manchas en el rostro (la famosa máscara del embarazo o cloasma). Así pues, evita en lo posible exponerte al sol y aplícate en la piel protector solar para evitar las manchas.

Procura descansar

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) en 2014 (Auger et al.), el estrés causado por el calor (una temperatura igual o superior a 32 °C en un periodo de entre cuatro y siete días consecutivos) aumenta en un 27 % el riesgo de parto prematuro respecto de un periodo de igual duración a 20 °C. Por tanto, conviene aprender a relajarse para sobrellevar el calor y aliviar la ansiedad ligada al embarazo. Puedes concederte todos los días un ratito o dos para echar la siesta en una habitación especialmente tranquila y ventilada. También puedes descansar al aire libre, siempre que sea en la sombra.

Viste ropa ligera

En la recta final del embarazo, cualquier prenda de ropa puede resultarte molesta si aprieta el calor. Por esta razón, se aconseja dejar a un lado la ropa ajustada y los materiales sintéticos, ya que aumentan la sudoración, optando en su lugar por blusas y vestidos amplios de materiales naturales como algodón y lino.

A. Iglesias

Fuente:

Auger, N. et al. (2014). Extreme Heat and Risk of Early Delivery Among Preterm and Term Pregnancies. Epidemiology. 25 (3): 244-350 [resumen disponible en línea]

Otros contenidos del dosier: Precauciones durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test