Sol, rayos UVA y embarazo

1. ¿Por qué hay que protegerse del sol más aun estando embarazada?

«El principal riesgo de la exposición a los rayos ultravioleta durante el embarazo es la aparición de cloasma, también conocido como máscara del embarazo», explica el doctor Béani. Se trata de una afección cutánea que ocasiona la aparición de manchas oscuras en la frente, los pómulos, la nariz, la barbilla y alrededor de la boca en el segundo trimestre de embarazo, a causa de una mayor sensibilidad a la melanina provocada por los cambios hormonales. «Las células que fabrican la melanina son hipersensibles a los rayos ultravioleta», señala el dermatólogo. Por tanto, la exposición al sol aumenta las posibilidades de aparición de la máscara del embarazo y la agrava si ya ha aparecido.

«Los demás riesgos relacionados con la exposición al sol durante el embarazo están causados por los rayos infrarrojos, es decir, el calor», añade el doctor Béani. La pesadez de piernas y las varices son frecuentes en las embarazadas y se agravan con el calor, como también el riesgo de golpe de calor y de insolación. «Las embarazadas se deshidratan con mayor facilidad y son más propensas a los mareos si se exponen al sol», explica el doctor Bounan, que todos los veranos recibe en urgencias a mujeres que se han desmayado tras haber pasado demasiado tiempo al sol. ¡Prudencia ante todo!

2. ¿Los filtros UV son peligrosos para el feto?

Es posible que algunos filtros químicos presentes en cremas solares alteren la función endocrina. Un estudio realizado en ratas indica una relación entre la exposición a algunos filtros UV (como el 4-metilbencilideno alcanfor, el 3-bencilideno alcanfor y la benzofenona-3) y diversas anomalías (malformaciones en las crías, pubertad tardía en los machos y peso anormal de los genitales(1)). «A las ratas se les administraron estas sustancias por vía oral y en dosis muy elevadas. El uso normal de los protectores solares no conlleva dosis tan altas y no parece que pase mucha cantidad a la sangre», asegura el doctor Béani. «No obstante, en Europa se han tomado medidas y es muy difícil encontrar ya estos tres filtros en las cremas solares», añade. Otros filtros, por su parte, despiertan algunas dudas.

Para el doctor Béani, no hay por qué preferir las cremas con filtros minerales a las que contienen filtros químicos. «El dióxido de titanio, que se utiliza como filtro mineral, parece favorecer alteraciones endocrinas en ratones», señala. Por precaución, el doctor Bounan aconseja el uso de cremas solares infantiles. «Protegen más y son menos tóxicas, pues no contienen parabeno.»

3. ¿Puedo ponerme crema en el vientre?

Sí. «Si la mujer lleva bikini, debe echarse crema en el vientre para protegerse de los golpes de calor y los posibles riesgos de melanoma», aconseja el doctor Béani. En cambio, el doctor Bounan recomienda, por precaución, cubrirse con una camiseta antes que ponerse crema por todo el cuerpo.

4. ¿Cómo me protejo del sol y el calor?

Si te expones al sol, aunque solo sea saliendo a la calle, lo mejor es llevar un sombrero tipo pamela y utilizar crema solar de factor alto (30 o 40, incluso 50 o 50+). El doctor Bounan explica que «solo la pamela protege contra la máscara del embarazo, ya que, según un estudio reciente, la crema solar no la impide», seguramente porque pierde efecto protector pasadas dos horas de su aplicación. Por último, conviene evitar el sol entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde, cuando pega más fuerte. También es aconsejable llevar una botella de agua e hidratarse con frecuencia. Para refrescarte en casa, puedes ayudarte con un humidificador.

5. ¿Puedo tomar rayos UVA?

¡Ni pensarlo! Los dermatólogos desaconsejan siempre los rayos UVA, en todos los casos. «Embarazada o no, el riesgo es el mismo: el cáncer», señala el doctor Béani. «En las mujeres embarazadas, existe, además, un riesgo de hiperpigmentación», añade. Además, a las embarazadas les sienta peor el calor y se deshidratan más. Así pues, si quieres evitar la máscara del embarazo y proteger tu salud, no recurras al moreno artificial.

6. ¿Y utilizar autobronceador?

«A mis pacientes les aconsejo evitar el autobronceador durante el embarazo, puesto que se aplica en gran cantidad sobre el cuerpo y algunas sustancias tóxicas pueden pasar a la sangre sin que sepamos si son inocuas para el feto», explica el doctor Bounan. «No existen estudios sobre cosméticos en embarazadas. Además, algunas cremas contienen vitamina A, que es tóxica para el feto», señala. Por tanto, como regla general, es mejor no utilizar productos cosméticos (excepto crema solar, obviamente), y menos aún si no son imprescindibles.

7. ¿Puedo tomar cápsulas bronceadoras?

Mejor evitarlas. «No se ha demostrado su eficacia como protectores solares y no se sabe con certeza si son seguras a largo plazo», explica el doctor Béani. Un estudio realizado en Francia (2) parece demostrar un aumento del riesgo de melanoma en las mujeres que toman antioxidantes contenidos en este tipo de complementos alimentarios. «La relación beneficio-riesgo es muy adversa, porque las cápsulas pueden suponer un peligro mientras que no se ha demostrado que produzcan ningún efecto positivo», agrega el doctor Bounan. Por lo tanto, por precaución, se desaconsejan las cápsulas bronceadoras a las mujeres embarazadas.

8. ¿Son eficaces los bañadores con protección solar?

Hay muchas marcas de ropa premamá que venden bañadores con protección solar para embarazadas. ¿Merece la pena gastarse el dinero que valen? Si bien el tejido de protección solar en sí es bastante eficaz, ambos doctores muestran sus dudas en lo que respecta a los bañadores de este tipo: «Cubren una superficie de piel demasiado pequeña, por lo que protegen muy poco», considera el doctor Béani. «Mejor llevar camisetas con protección solar», recomienda el doctor Bounan. Estas deben cumplir con la norma europea EN 13758-2.

9. ¿Puedo tener falta de vitamina D si no tomo el sol?

A muchas futuras mamás les preocupa tener falta de vitamina D por no tomar el sol. La preocupación no está justificada: «Basta con exponerse al sol entre cinco y treinta minutos para secretar vitamina D», explica el doctor Bounan. «Estar más tiempo no produce una mayor cantidad de vitamina D», añade. Además, en el tercer trimestre de embarazo el médico suele recetar una ampolla de vitamina D para hacer frente a una posible falta de esta sustancia y cubrir las necesidades del feto. Así que nada de tostarse tres horas al sol para producir un montón de vitamina D.

A. S. Glover-Bondeau

Fuentes:

  • SCHLUMPF, M et al. Endocrine activity and developmental toxicity of cosmetic UV filters: an update. “Toxicology”. 2004, Dec 1; 205 (1-2): 113-122.
  • Suppléments de vitamines et minéraux antioxydants, estudio sobre una muestra de 13 017 personas de ambos sexos de entre 35 y 60 años durante 8 años en Francia.
  • Entrevista con el doctor Jean-Claude Béani, 27 de abril de 2015
  • Entrevista con el doctor Stéphane Bounan, 29 de abril de 2015
  • BÉANI, J.-C. Solar protection products: efficacy and risks. Br J Dermatol 2009; 161 Suppl. 3: 78-84. 15

Otros contenidos del dosier: Precauciones durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test