Una psico-decoración armoniosa para una habitación infantil

La habitación de un niño es muy distinta de la de un adulto. Es un lugar de refugio que alberga juegos, secretos, temores y una futura personalidad. Un lugar ineludible que conviene armonizar y organizar para que los pequeños de la casa se sientan cómodos y puedan desarrollar su potencial. Un espacio de vida que, además, debe permitir calmar y aliviar sus debilidades.

El principio de la psico-decoración

¿Cómo lo hago? Pues poniendo en práctica la psico-decoración. Consiste en una decoración y armonización de los espacios donde reina el bienestar, un movimiento liderado por la experta en Feng Shui, Alexandra Viragh.
“La psico-decoración es un enfoque elaborado a partir de disciplinas orientales como el Feng Shui i la Vastu Shastra, sin tener en cuenta el aspecto esotérico de la última. La psico-decoración se basa en las referencias comunes de los occidentales. Por ejemplo, interpretamos los colores en función de nuestra naturaleza.

Elementos esenciales de la psico-decoración

La psico-decoración, al igual que el Feng Shui, tiene en cuenta varios elementos que se adaptan en función de la personalidad de cada uno. “Con la psico-decoración no se sigue un dogma. La idea es adaptarse y hacer pruebas”. Sin embargo, para empezar bien, sí es cierto que deben tomarse ciertos elementos como base para imaginar una habitación infantil armoniosa donde estar cómodo, dormir, divertirse y evadirse.

Aunque el lugar de la cama y del escritorio es primordial, también se deben tener en cuenta:

La luz

Alexandra Viragh explica que la luz “es sinónimo de respiración. Una habitación mail iluminada se relaciona con pulmones obstruidos”. En una habitación infantil, la parte más bonita debe estar iluminada de forma natural. Jamás debemos dejar una habitación sumida en la penumbra, ya que nos arriesgamos a crear “una falta de energía”.

En habitaciones poco luminosas, se puede colocar, por ejemplo, un espejo en la pared lateral de la ventana para así redistribuir un poco la luz y agrandar el espacio (siempre y cuando el espejo no refleje la cama). También se pueden utilizar lámparas complementarias orientadas hacia el techo.

Los colores

Según Alexandra Viragh, los colores dejan huella en la psique infantil. La paleta de colores y sus matices influencian nuestras emociones. “El azul, el verde, el beige, el marrón, el lila, el gris o el negro forman parte de los colores maternales, conocidos como “fríos”. Contribuyen a la tranquilidad, a la escucha, al desarrollo de las emociones. En cambio, los colores paternales, denominados “cálidos”, como el rojo, el naranja, el amarillo, el blanco, el rosa, el fucsia, el dorado o el plateado, animan la voluntad, la acción, el intelecto y la afirmación de uno mismo”.

La contaminación electromagnética

“Los escucha-bebés inalámbricos o las conexiones Wi-Fi son elementos a evitar. Como precaución, daremos preferencia a versiones alámbricas y, cuando esto sea imposible, apagaremos los aparatos electrónicos durante la noche”.

Cómo escoger el color según la personalidad del niño

Nervioso, inestable: verde pastel, lila, turquesa claro

Charlatán, despistado: azul, lavanda, índigo

Sueño ligero: funda nórdica color salmón o verde

Tímido: pinceladas rojas y amarillas

Desmotivado, aburrido: naranja, pinceladas multicolor

Acondicionar la zona de juegos del niño

Los niños pasan mucho tiempo en su habitación de juegos, inventándose universos y personajes. “Lo importante es crear un espacio de juego en un ambiente protegido, con un suelo despejado, ya que los niños tienden a pasar la mayor parte del tiempo en el suelo”.
En lo referente al color, evitaremos el gris en la zona de juego, al igual que en toda la habitación, ya que “este color tiene un efecto nefasto en los niños. Recuerda al cielo gris, a la incertidumbre, a la niebla. Es un color que, además, tiende a adormecer al niño”.

Puesto que la zona de juegos debe ser estimulante, adaptaremos los colores, por ejemplo, alrededor de una alfombra en función del carácter del niño. “En esta zona, al igual que en el resto de la habitación, adaptaremos los colores en función de la edad y la personalidad del niño. ¿Es nervioso, o hiperactivo? Entonces evitaremos los colores demasiado fuertes, puesto que estimulan los sentidos. De lo contrario, se tornará más disperso y le costará conciliar el sueño… ¿Es introvertido? Pues el amarillo, el verde manzana o el pistacho le ayudaran a abrirse a los demás”, nos explica la experta en psico-decoración.

La zona de trabajo para el adolescente

Para los adolescentes, la  habitación también es un lugar de trabajo, donde hacen los deberes sentados frente a su escritorio, de ahí la importancia de colocarlo donde le corresponde. “El espacio que ocupa el escritorio puede tener cierto impacto en la vida familiar”, explica Alexandra Viragh. “Si está mal colocado, el adolescente preferirá hacer los deberes en el comedor, en la cocina o en cualquier otro lugar donde se sienta cómodo, y de ahí el impacto familiar”.

Ante todo es importante que la habitación tenga luz ya que, tal y como precisa nuestra experta, “la desmotivación es el efecto más habitual que produce la falta de luz”. Para fomentar el estudio en un adolescente, su habitación debe ser luminosa. Es importante no colocar el escritorio frente a la pared, ya que eso podría provocarle aburrimiento.
“Uno no estudia cómodamente delante de una pared, puesto que comporta falta de inspiración y, además, podría crear un sentimiento de castigo, como cuando en el colegio le castigaban contra la pared”. Si hacemos lo contrario, es decir colocar el escritorio delante de una ventana, nos arriesgamos a que se despiste constantemente. ¿El lugar perfecto? “El escritorio debe estar frente a la habitación, con la pared a la espalda y mirando hacia la puerta. Es más práctico, y además se puede “desplazar” ligeramente mientras trabaja”.

No debemos olvidar que el adolescente, cuando está de espaldas a la puerta, tiene un sentimiento de inseguridad: le resulta imposible ver quién entra en la habitación y, por lo tanto, no puede estar cien por cien concentrado en la tarea, puesto que también estará pendiente de la puerta.

¿Dónde colocar la cama en una habitación infantil?

Al igual que ocurre con el espacio de trabajo, el sentimiento de seguridad es importante. Ante todo, la cama debe mirar directamente a la puerta. “El niño tiene que poder ver la puerta”. Además, para reforzar este sentimiento de seguridad, alejaremos, en medida de los posible, la cama de la puerta y, sobre todo, debe dormir con la cabeza hacia la pared para que se sienta más protegido.
Y es que según Alexandra Viragh, “para sumergirse en un sueño reparador, el niño debe sentirse seguro. Por eso, si duerme en una cama que no está protegida por la pared o que no da directamente a la puerta, el niño o el adolescente se sentirá inseguro. Para estar tranquilo, necesita controlar su entorno y, para ello, debe ver quién entra en su habitación”.

Habitación infantil armoniosa: elementos prohibidos

  • Todos los símbolos de violencia, destrucción, fuego, muerte;
  • El negro, ya que invoca inseguridad, noche, ausencia de la madre;
  • Dormir con un aparato electrónico iluminado;
  • Cargadores al lado de la cama;
  • Camas metálicas, ya que el metal capta las ondas;
  • Escritorios metálicos, ya que crean distancia.

Tal y como nos recuerda Alexandra Viragh, “la psico-decoración debe entenderse como un “plus” en la vida del niño, y no como una presión adicional para los padres. Es un enfoque muy completo y bastante sencillo a la hora de aplicar. Es un estilo de vida, ¡nada más!”.

J. Xavier

 

Fuente:

Espacios de armonía para niños, el universo de la psico-decoración de Alexandra Viragh y Mirella Voulzy

Otros contenidos del dosier: Preparar la llegada del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test