La biopsia de trofoblasto o de vellosidad corial (BVC)

¿Qué es el trofoblasto?

La capa celular de tejido ectodérmico situada en la superficie externa del embrión, cuya función es fijar el embrión a la pared uterina y nutrir al mismo durante el embarazo. Permite el acceso directo a la herencia genética del feto.

Para qué se hace la biopsia

Esta prueba puede diagnosticar antes del nacimiento enfermedades metabólicas o genéticas tales que el síndrome de Down, la hemofilia, la distrofia muscular o la fibrosis quística, por medio de la determinación del cariotipo fetal (el número de cromosomas del feto).

Tiene la ventaja de que puede realizarse antes que la amniocentesis (en una fase anterior del embarazo) y que los resultados del análisis del cariotipo se obtienen rápidamente (normalmente dentro de las 48 horas). La precocidad del examen es importante en caso de tener que interrumpirse el embarazo.

En qué casos

Este examen se lleva a cabo para detectar enfermedades hereditarias graves.
La biopsia permite determinar el sexo del niño, el que es importante saber en caso de una posible transmisión de la enfermedad ligada al sexo, como la distrofia muscular de Duchenne, por ejemplo. Al ser posible diagnosticar el sexo del bebé con una simple muestra de sangre de la madre entre la octava y la décima semanas de amenorrea, la biopsia del trofoblasto se hace solo si el feto es masculino.

Cuándo se realiza

A partir de las semanas 10 y 11.

En qué consiste

En primer lugar, el equipo médico verifica el grupo sanguíneo de la madre. Si ella es Rh negativo, se le aplicará una inyección de globulina anti-D para evitar los problemas de incompatibilidad Rh.

Es recomendable beber medio litro de agua antes de la prueba con el fin de hacer más visible la vejiga.

Este examen, realizado en centros especializados, se puede hacer de dos formas: por vía vaginal o abdominal. En ambos casos es necesario el control con ultrasonido para localizar la placenta y ver la pared del útero.

  • Por vía vaginal: el equipo médico introduce una pinza a través del cuello del útero hasta el trofoblasto.
  • Por vía abdominal: el obstetra toma a través del abdomen y con ayuda de una aguja especial las células trofoblásticas. Su gesto rápido e indoloro solo lleva unos minutos. A veces se puede hacer bajo anestesia local.

Después de la aspiración, el obstetra comprueba la actividad cardiaca fetal por ultrasonido. La muestra se envía para su examen al laboratorio de citogenética que comprueba la calidad de la muestra antes de proceder a su análisis.

Después del examen

La mujer reposa todo el día e informa al médico en caso de tener fiebre.

Cuáles son los riesgos asociados a esta biopsia

Este examen tiene poco riesgo para las mujeres embarazadas. Sin embargo, existe un riesgo de aborto involuntario superior (entre 3% y 5%) al de la amniocentesis (entre 0,5% y 1%).

S. Vaillant

Otros contenidos del dosier: Seguimiento médico mes a mes

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test