La segunda revisión del embarazo

La consulta médica del cuarto mes

El médico te hará una serie de preguntas:

  • ¿Sientes que el bebé se mueve?
  • ¿Sangras?
  • ¿Tienes pérdidas?
  • ¿Tiene contracciones o dolor?
  • ¿Tiene problemas para orinar?
  • ¿Tiene fiebre?

La revisión se completa con el control del peso. Más de una mujer se sorprenderá de haber subido más kilos de los recomendados. Cuidado con comer a toda hora o comer por dos.

El médico también te tomará la presión arterial, la que debe permanecer normal (en el embarazo es a menudo un poco más baja) durante la gestación.
La altura del útero, que se mide con un centímetro flexible, asegura el buen crecimiento del bebé.
El examen vaginal comprueba el estado del cuello uterino y que no esté demasiado abierto.

La actividad cardiaca del bebé se registra por medio de un pequeño equipo de ultrasonido o ecografía que te permitirá oír un vez más las  palpitaciones rápidas, tan singulares, del bebé.
Los resultados de este examen se registran en tu expediente médico o en la cartilla de maternidad.
Se realiza la serología para la toxoplasmosis y la rubéola.
Una prueba de orina comprueba la ausencia de azúcar y albúmina.
Si tienes anemia (muy común durante el embarazo) tu médico te recetará un tratamiento con hierro para recargar las baterías.

La prueba triple

Tu médico probablemente te ofrecerá hacer un análisis de sangre para evaluar el riesgo de tener un hijo con trisomía 21, comúnmente  conocida como síndrome de Down. Este análisis se llama prueba triple.
La trisomía 21 es la anormalidad cromosómica más común pero también la más difícil de diagnosticar. (En Francia, es la causa principal de retraso mental).
Para mejorar el diagnóstico se toman en consideración tres elementos:

  • La edad materna.
  • El grosor de la nuca, con ultrasonido (hacia el tercer mes).
  • La prueba triple.

La prueba se hace en el cuarto mes y permite clasificarte en el grupo de riesgo o no. Si estás en un grupo de riesgo se te ofrecerá una amniocentesis, la única prueba de diagnóstico preciso. Si no estás en el grupo de riesgo no quiere decir que tu hijo sea normal sino que el riesgo es bajo (pero no cero). La prueba triple puede diagnosticar el 70 % de los fetos trisómicos y detectar otras enfermedades neurológicas, como la espina bífida. La amniocentesis está cubierta por la seguridad social.
Es importante que te informes sobre la prueba triple, ya que no es obligatoria. No dudes en hablar con tu ginecólogo.

El día a día

Evita tomar medicamento sin consejo médico y si tienes que consultar con médicos que no te conocen, infórmales de tu embarazo.

Se puede comer de todo en cantidades razonables. Ten cuidado con la carne poco cocida y las ensaladas de hojas verdes sin lavar, particularmente si no estás inmunizada contra la toxoplasmosis. 

Evita el consumo de bebidas alcohólicas, y si fumas, considera reducir su consumo a cinco cigarrillos por día.

Regularmente practica un deporte suave (natación, senderismo). Te ayudará a mantenerte en forma y tonificar el cuerpo.

Atención al cansancio y el coche, el cual está prohibido durante el embarazo, tanto si se trata de distancias largas como de distancias cortas sucesivas. Al bebé no le gustan las vibraciones y prefiere el tren o, mejor aún, el avión.

A menos que te lo indique tu ginecólogo, puedes continuar teniendo relaciones sexuales como antes de quedar embarazada.

En caso de dolor de ligamentos consulta con tu médico para asegurarte de que el origen del dolor no está en otra parte. Los analgésicos simples y el descanso pueden ayudar, pero evita la automedicación y toma sólo lo que te recete el médico.

Si tienes ardor o dolor al orinar, consulta con tu médico. Un simple análisis de orina eliminará o confirmará el diagnóstico de infección urinaria. Bebe líquidos en abundancia y ve al baño apenas te vengan las ganas de orinar.

En caso de estreñimiento, recuerda que debes beber regularmente y comer suficiente fibra. Los supositorios de glicerina pueden ayudar de vez en cuando, pero que no se conviertan en rutina. Beber más agua y hacer un poco de ejercicio resolverán esta molestia.

Dr. J. Agenor

Otros contenidos del dosier: Seguimiento médico mes a mes

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test