Bolsa de las aguas (o fuente)

La bolsa de las aguas se rompe espontáneamente durante la dilatación, o a veces antes de que se produzcan las contracciones o justo al principio de éstas. Esta ruptura constituye la señal para ir enseguida a la maternidad.
En general, la bolsa de las aguas se rompe por sí misma cuando la dilatación del cuello del útero alcanza de 2 a 5 cm. Esta ruptura es indolora y se manifiesta por un flujo de líquido por la vagina; el flujo puede ser lento o bien el líquido puede salir de golpe. No obstante, a veces la bolsa de las aguas no se ha roto del todo cuando la dilatación ya ha alcanzado los 5 cm y la cabeza del feto ha entrado en las vías maternas. En este caso, el ginecólogo o la comadrona utilizan un perforador de membrana durante una contracción.
Cuando la ruptura de la bolsa se produce antes del octavo mes de embarazo, la mujer es hospitalizada y controlada, debido a las posibles complicaciones (infección y riesgo de parto prematuro). A veces es necesario recurrir a un parto provocado.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test