Enfermedades infecciosas durante el embarazo

Las infecciones urinarias (cistitis), renales (pielonefritis) y vaginales (sobre todo micosis) son favorecidas por los trastornos hormonales del embarazo. Algunas de ellas son benignas, pero otras introducen cierto
riesgo de parto prematuro o de infección del recién nacido durante un
parto por vía natural. Así pues, es importante tratarlas siempre.
Otras infecciones, como la rubéola, la listeriosis, el citomegalovirus y la toxoplasmosis deben evitarse mediante diversas medidas preventivas. En efecto, pueden tener consecuencias graves en el hijo (según los casos, riesgo de malformaciones, de infección grave,de muerte in utero,de aborto espontáneo o de prematuridad).
Por último, la hepatitis B, una infección vírica, implica una detección obligatoria. Si la madre está afectada por la enfermedad, se puede vacunar al bebé al nacer.
En cambio, aún no existe ninguna técnica que permita evitar en un 100% la contaminación del bebé si la madre está afectada por el virus del sida.

Herpes genital

Leucorrea

VIH

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test