Cómo cuidar tu relación de pareja en el postparto

Darse un tiempo

Las primeras semanas tras el nacimiento del bebé pueden ser caóticas, hay muchos cambios y algunos no permanecerán en el tiempo. Se trata de una situación a la que hay que acostumbrarse creando nuevas rutinas, y en la que los cambios de humor se suavizarán: todo pasará aunque ahora no os lo parezca. Por eso, lo primero y más necesario es tener paciencia el uno con el otro y no agobiarse demasiado, ahora es el momento de mirar a esa nueva personita que acaba de nacer y cuidar de ella.

Un momento para la pareja

Tomar un ratito para la pareja parece totalmente imposible y la mayor parte de los días lo es. No hay que preocuparse demasiado porque es normal, pero si de repente se alinean los planetas, el bebé duerme y no hay mucho cansancio, una buena opción es apagar la tele, sentarte junto a tu pareja y mimarse el uno al otro. Una buena conversación y aprovechar los minutos de en los que se pueda tener intimidad, son claves para la supervivencia de la pareja.

Las tareas del hogar

Tener la casa limpia no es la prioridad ahora mismo y eso es algo que a los nuevos padres les cuesta mucho entender; el bebé duerme un momento y nos levantamos a fregar. ¡Error! Lo ideal si os lo podéis permitir es buscar a alguien que pueda ayudar en casa con las tareas, pero en todo caso, aquí debe ser el hombre el que cargue con mayor trabajo en la casa. La mamá está agotada, recuperándose del parto y debe estar con el bebé. La mejor manera de cuidarla es dejar que descanse.

La comida

No hay mucho tiempo para hacer la compra y tampoco para cocinar. La compra por teléfono o Internet es un gran invento, y si no, delegar es la solución. Comer bien es esencial para estar bien y poder cuidar del bebé, así que una vez más la cocina es una de las cosas que puede hacer el padre para cuidar de su pareja.

La autoestima

No hay tiempo para nada, el justo para ducharse y nada para arreglarse. La mujer puede sentir que no se reconoce en su cuerpo aun recuperándose del embarazo, hay kilos de más y la tripa simplemente no es la misma, está fláccida y el ombligo es otro, el pecho sufre muchos cambios y en breve puede comenzar a caerse el pelo. Aún no podrá hacer deporte y tampoco tiene tiempo. Por eso una forma de cuidarla es alimentar su autoestima, quitar importancia al aspecto físico, ayudarla a tener tiempo y espacio para arreglarse si lo desea y sobre todo, para tener tiempo para ella aunque sea para dar un paseo sola.

El sueño

Hay bebés que duermen bien desde el primer día y otros muchos que no, en todo caso las primeras semanas deben alimentarse cada 3 horas como mucho y también de noche así que lo de dormir del tirón no puede ser. Si se da leche de fórmula lo ideal es que los padres se turnen o incluso que el padre dé las nocturnas para que la madre pueda descansar. Si da el pecho, entonces la forma ideal de cuidar a su pareja es tratar de que tenga el tiempo necesario para descansar de día. También hacer hueco al pequeño en la cama, sacrificando la intimidad, a veces favorece el descanso.

Las visitas

Las primeras semanas prácticamente hay que hacer una agenda con las visitas de amigos y familiares al bebé. Es demasiado y, aunque siempre se hace con buena intención, puede saturar un poco. Hay que tratar de poner horarios a las visitas para que cuadren con las rutinas del bebé, no hay que sobre saturarse ni olvidarse de lo esencial que es también tener tiempo para vosotros como pareja. Una idea atrevida es dejar al bebé para que pasee con los abuelos un rato mientras los papis descansan juntos o simplemente se toman un café.

Los gastos económicos

Un bebé representa muchos gastos y a veces podemos volvernos un poco locos con las compras. Esa ropita tan pequeña es preciosa y todos los artilugios parecen necesarios. Si conlleva discusiones en la pareja, hay que tener una conversación tranquila acerca de lo que es necesario y lo que es un capricho. Que sea un capricho no significa que no se deba comprar nunca, pero siempre priorizado lo necesario y adecuándose al presupuesto familiar.

El sexo

Las relaciones sexuales con penetración están contraindicadas al menos hasta que caigan los puntos (si existen), hasta que se dejen de expulsar loquios en el parto vaginal, o hasta que indique lo contrario el médico en el caso de cesárea. Generalmente se habla de cuarentena, pero el alta puede darse antes. Lo que ocurre es que no apetece tener sexo de ninguna de las formas, por el cansancio sobre todo. Tener paciencia en este momento es esencial. Aunque no se pueda tener sexo sí que debemos abrazarnos y besarnos como nunca, el resto ya llegará.

Otros contenidos del dosier: Postparto

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test