El examen médico del recién nacido

La sala de partos o área de nacimiento es el terreno específico del obstetra y la comadrona. El pediatra tiene un lugar importante, por supuesto, pero sólo interviene cuando se trata de un nacimiento de riesgo: prematuridad significativa, malformación diagnosticada por ultrasonido, o sufrimiento fetal, tal como desaceleración del ritmo cardiaco, detectado durante el trabajo de parto por monitorización de la frecuencia cardiaca fetal.

Los primeros cuidados

Acabas de dar a luz. La comadrona te acerca el bebé envuelto en una sábana y a continuación le corta el cordón y lo coloca en una mesa con calefacción.
Los primeros pasos de la comadrona, obstetra o pediatra serán asegurarse de que el corazón y los pulmones funcionen correctamente. En caso de anomalías, se realizarán las intervenciones necesarias. Para valorar el estado general del bebé se le realizará el test de Apgar en el primer minuto de vida, a los cinco y a los diez.

El test de Apgar

La doctora Virginia Apgar desarrolló este test en 1953, en Estados Unidos. La prueba incluye el estudio de la frecuencia cardiaca y la respiración además de la reactividad, el tono y el color de la piel. Cada uno de estos elementos se califica de 0 a 2. La ausencia de latidos cardiacos se nota con un 0 mientras que la taquicardia normal superior a 100/mn se puntúa con 2. La suma total normal es de 10; cuanto más bajo, peor será el estado del recién nacido.

Los cuidados rutinarios tras el test de Agpar

Uno de los primeros cuidados es la aspiración de las mucosidades, algo que siempre impresiona a los padres que ayudan en el procedimiento. Esto se hace introduciendo una pequeña sonda en la boca y la nariz del bebé para succionar la mucosidad que obstruye las vías respiratorias. Luego se introduce una pequeña sonda en el estómago para verificar la ausencia de malformaciones en el esófago. A continuación se comprueba que el ano se encuentre en su lugar y esté abierto.

Los cuidados específicos

Ojos: Se le aplica un colirio antibiótico para prevenir infecciones

Cordón umbilical: El nudo del cordón se hace con una pinza de plástico, esterilizada y de uso único. Después de fijarla, se corta el cordón. Se desinfecta el ombligo y se le aplica una compresa que se fija con una cinta adhesiva. Algunos médicos prefieren dejar el ombligo al aire.

Vitamina K1: Se ponen de dos a cinco gotas de vitamina K1 en la boca del bebé para prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido.

Dr. L. Rossant y Dra. J. Rossant-Lumbroso

Otros contenidos del dosier: Postparto

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test