Versión cefálica externa (VCE), la técnica para girar a los bebés que se presentan de nalgas

Algunos bebés pueden producir sudores fríos a sus madres incluso antes de llegar al mundo… Sería el caso de los que, en la tercera ecografía, no se presentan con la cabeza hacia abajo, como suele suceder en la mayoría de los casos, sino del revés.

El bebé se gira en el 7º mes de embarazo… ¡en principio!

En general suele ser alrededor del 7º mes de embarazo cuando el bebé se gira en el vientre de su madre: entonces busca la postura más cómoda, antes de que tenga menos sitio en el útero.
Sin embargo, algunos se quedan algo más tiempo del previsto en su posición inicial, con la cabeza hacia arriba, y esperan al último momento para realizar la voltereta tan esperada por sus madres.
De este modo, al final de la semana 33, hay un 10-15% de los bebés que se presentan de nalgas. Pero a la semana 35, o incluso en la 37, ya no hay más que un 3% de ellos que mantengan esa posición. No se dispone de ninguna explicación científica para este hecho. Sólo contamos con algunas hipótesis que intentan justificar este misterio de la naturaleza: falta de líquido amniótico que impediría cualquier rotación, una anomalía anatómica del útero, la presencia de un gran fibroma o incluso un cordón umbilical que no sea suficientemente largo...

La VCE o versión cefálica externa

Para evitar un parto de nalgas o una cesárea, existe una tecnica utilizada cada vez más por los servicios de Ginecología y recomendada por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de la versión cefálica externa (VCE). Esta maniobra consiste en manipular la tripa de la madre de manera segura con el fin de girar a los bebés que vienen de nalgas y lograr así un parto vaginal.

Esta técnica se realiza a las 36 o 37 semanas de amenorrea. Nunca antes, en la medida en la que existan posibilidades de que el bebé se gire por sí solo. Pero tampoco más tarde, ya que la falta de espacio en el útero materno impide la realización de la maniobra.

Antes de comenzar la maniobra, se comprobará la posición del feto vía una ecografía. Si este sigue colocado de nalgas, se inicia el proceso de versión cefálica, siempre monitorizando al bebé para evitar cualquier complicación. Para relajar el útero e impedir cualquier contracción que pudiese dar lugar a un parto prematuro, se administra Salbutamol® a la paciente. En algunos centros, realizan la versión aplicando anestesia raquídea.

Seguidamente, el médico pondrá sus manos sobre el vientre de la madre para poder girar al bebé y lo empujará por las nalgas. Si esta maniobra resulta demasiado complicada o si la madre no soporta la manipulación, se puede suspender la maniobra en cualquier momento. De hecho, aunque no es dolorosa y es más bien rápida, la maniobra resulta bastante desagradable. Una de cada dos veces, el giro se consigue sin problemas. Pero no existe ninguna garantía. Todo depende de la cantidad de líquido amniótico, del lugar de la placenta, etc.
El médico evalúa estos parámetros con una ecografía, que le permite ver la posición precisa del bebé y la placenta, así como calcular la cantidad de líquido amniótico. A continuación comprueba los latidos cardíacos del bebé.

Si el primer intento no resulta exitoso, puede intentarse una segunda vez al cabo de una semana.

Cuando no se puede girar al bebé que se presenta de nalgas...

Sin embargo, a veces sucede que la técnica no funciona y el bebé se mantiene plantado en su posición. En ese caso existen dos soluciones:

  • La cesárea, únicamente practicada tras hablarlo con el obstetra. 
  • Y el parto por vía natural. En efecto, será más complicado, pero siempre factible. 

Previamente, los médicos deberán realizar una radiografía específica de la pelvis para saber si la cabeza del bebé tendrá el espacio necesario para pasar. Esta radiografía se completará con una ecografía para comprobar la posición de la cabeza. En caso de un bebé grande, se abandonará la idea de un parto por vía natural y se pasará a una cesárea.
Aparte de esta técnica, algunos hospitales proponen la acupuntura. Pero ningún estudio científico ha podido certificar su eficacia y las posibilidades de éxito parecen limitadas. Lo mismo sucede en el caso de la osteopatía, algunos hospitales la proponen como una ayuda. Por tanto, no dudéis en discutirlo con los especialistas antes de tomar una decisión.

Las contraindicaciones de la versión cefálica externa

No todas las mujeres con bebés en presentación podálica pueden solicitar que se les gire el bebé. De hecho, existen diversas situaciones que no permiten plantear la versión cefálica externa, ya que existen riesgos para el feto o la madre:

  • Una anomalía detectada en el corazón del bebé (cardiopatía congénita)
  • El cordón umbilical está enrollado alrededor del cuello del bebé
  • La placenta está situada demasiado abajo en el útero
  • Un antecedente de cesárea

 

V. Chaouat

Fuente: Entrevista con el Dr. Emmanuel Peigné, ginecólogo-obstetra en la Policlínica del Beaujolais d’Arnas (69).

Otros contenidos del dosier: Preparación al parto

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test