Azul serenity, el color ideal para la habitacion infantil

¿Por qué no renovar el aspecto de la habitación de los niños? Dale un toque fresco, relajante y mediterráneo introduciendo en paredes o complementos Azul Serenity. Te contamos las bondades de este tono, que fue tendencia en 2016 junto con el rosa cuarzo, de la mano de una psicóloga, una arquitecta y una interiorista.

 El inicio del verano es un buen momento para realizar pequeños cambios decorativos en el hogar. Pintar, por ejemplo, resulta muy práctico en esta época porque se puede hacer con las ventanas abiertas, seca rápidamente y aporta frescura y limpieza al hogar después de los meses de frío. Algunos niños agradecen mucho los cambios, más aún cuando van a pasar más tiempo en casa debido a las vacaciones escolares, y el Azul Serenity es un color ideal por sus propiedades relajantes. Lidia Prieto Gonzaléz, psicóloga responsable del gabinete psicopedagójico de las Escuelas Infantiles SITE, en Valencia, explica que esta tonalidad de azul sirve para “bajar las revoluciones” en los niños y estimular el sueño.

Espacio creado por Kenay Home

“Algo fundamental sobre todo en los más pequeños”, asegura, ya que durante el sueño el niño se restaura física y psicológicamente, favoreciendo la hormona del crecimiento. Además, algunos expertos atribuyen a este color propiedades antiestrés, anticólicos e, incluso, aseguran que es positivo para combatir los miedos nocturnos infantiles.

Espacio creado por RoomRoomBebé

 Es por esto que se trata de un tono que habitualmente encontramos asociado a habitaciones de bebé. “Es un color perfecto para espacios infantiles”, asegura María Hernández, arquitecta y cofundadora de Room Room Bebé. “Lo recomendaría, sea niño o niña, para un mural en la pared en combinación con diferentes tonalidades”. Y es que el azul no tiene por qué ser utilizado únicamente en estancias para niños. “Combinado con el resto de colores, materiales y elementos de la habitación, puede generar también un ambiente muy femenino”, añade María.

Para Lidia Prieto, “todo depende del uso que vaya a tener el espacio donde se introduzca”. Si se trata de una zona de juegos o de estimulación, son adecuados otros colores más vivos; sin embargo, en áreas de descanso “el Azul Serenity transmite calma, paz y serenidad, y debería aplicarse a todas las paredes por igual para que produzca ese efecto relajante”.
En estos casos, si el azul va a dominar en todas las paredes es recomendable que el mobiliario sea de otros colores, no muy vivos ni brillantes, “mejor en tonos pastel o madera, por ejemplo, para que el niño, al desarrollar su sentido de profundidad y contraste visual los diferencie mejor, evitando posibles accidentes o golpes”, apunta Lidia.

Espacio creado por Alábega

Cuando un bebé comienza a andar y a tener cierta autonomía, es aconsejable decorar la habitación con cuadros o láminas con marcos en colores neutros, que muestren fotos de la familia o escenas de la naturaleza. Si, además, los colocas al nivel de la estatura del niño, de manera que pueda mirarlos y manipularlos, resultará muy beneficioso para su desarrollo cognitivo a partir de los 12 ó 15 meses de edad.

Espacio creado por Diseño y Arquitectura Interior

La interiorista de Room Room Bebé, Patricia Lobato, es partidaria de combinar dos colores en las paredes, “siempre y cuando uno de los dos sea neutro y suave, como por ejemplo un blanco o un gris”.
Más allá de emplearlo en las paredes, estéticamente el Azul Serenity puede combinarse con colores tan diversos como elrosa cuarzo, mostaza, grises, dorados o incluso verdes.

Y es que también puedes renovar un dormitorio infantil sin necesidad de coger la brocha y el rodillo, “simplemente con toques de azul en la ropa de cama, cortinas, alfombras o mobiliario, se puede lograr el efecto buscado”, añade Patricia. Pero cuidado: la arquitecta María Hernández advierte de que en lo que se refiere a los muebles “es mejor dejar de lado las tendencias del momento”, ya que son elementos más caros que no se cambian tan a menudo como la pared o los complementos, y corremos el riesgo de cansarnos de su color.

Espacio creado por Kenay Home

Para Lidia Prieto, lo de mezclar tonalidades depende de la edad del niño. “Hasta los 3 años no hay que sobrecargar el dormitorio con elementos demasiado estimulantes. Yo acompañaría el Azul Serenity con tonos pastel, blancos y crudos; y dejaría los colores más vivos para otras zonas de la casa, como un rincón de juegos en el salón, por ejemplo”. 

A partir de los 3 años, conforme el niño crezca, la mezcla de colores puede variar y hacerse más extrema. “Sobre los tres años es cuando un niño empieza a definir sus preferencias y puede ya manifestar qué colores le gustan más”, dice María Hernández de Room Room Bebé. Seguir sus gustos es un criterio excelente en el que basarse para elegir los colores de su habitación.

Espacio creado por Urbana15

Más adelante, cuando vayan creciendo, su habitación será el lugar de la casa donde más tiempo estén, por ello debe fomentar su autonomía y desarrollo como persona. En este caso, contar con el Azul Serenity como base puede ser un comodín ideal, ya que cuanto más neutro sea el espacio, más fácil será que el niño lo vaya adaptando a sus gustos a medida que pasen los años.

Espacio creado por Kenay Home
HOUZZ

Otros contenidos del dosier: La habitación del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Impacto psicológico de una IVE
Impacto psicológico de una IVE

Independientemente de las convicciones de cada cual sobre el tema, las consecuencias psicológicas de una interrupción...

Derechos de la mujer en el parto
Padres en segundo plano
Parto: ¿hay que empujar?
¿Es bueno el pediatra de mi hijo?
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test