Cómo darle un estilo nórdico a la habitación de tu hijo

1. Los colores: Blanco, gris y negro con tonos pasteles

El contraste del blanco y el negro, siempre suavizado con el gris, es clave para combatir la falta de luz en los países nórdicos. Para un dormitorio infantil, elige el mobiliario en blanco, textiles en grises y accesorios decorativos en negro.

Espacio creado por Skandinavisch Kinderzimmer

En detalle. Las láminas en blanco y negro con formas y mensajes inspiradores transformarán su cuarto en un espacio positivo y agradable. Se trata de reforzar ese concepto danés de hygge: alcanzar la felicidad dentro de casa.

Los tonos suaves y delicados, muy apetecibles para decorar un cuarto infantil, son colores que proporcionan luz y amplitud. Úsalos en papeles pintados con formas geométricas, en accesorios decorativos y en textiles.

Espacio creado por Sullkullan

En detalle. Atrévete a pintar tú mismo una pieza de mobiliario en un tono pastel, como la cómoda de la foto.

2. Un material: La madera 

Si te decantas por colores pastel, introduce el contraste de la madera. Si te preocupa que el cuarto infantil quede demasiado empalagoso, añade detalles en negro o en gris oscuro en el resto de la decoración.
En detalle. Los banderines son también un elemento clave de este estilo: proporcionan un punto alegre y divertido. Colócalos sobre la pared, sobre el cabecero o en los barrotes de una cuna.

3. El ambiente: Apuesta por un tipi 

Además de ser el refugio ideal para pequeños exploradores, con el tipi te será más sencillo mantener el orden bajo control, guardando los juguetes dentro cuando los pequeños no están jugando. Y, por cierto, tráete de cada cacería en el parque un buen trofeo: las cabezas de peluche (como el elefante colgado en la pared de la foto), también son un clásico de las habitaciones infantiles nórdicas.
En detalle. Adorna cualquier elemento del dormitorio con una guirnalda de luz. En la foto se coloca sobre el tipi, pero hay innumerables opciones: en la cuna, estanterías, cortinas o, por qué no, en un rincón sobre el suelo.

4. El accesorio imprescindible: Un juguete de estética retro

Un cochecito de estilo vintage dará el toque escandinavo a cualquier habitación infantil. Son piezas que, además, no pasan de moda y que crecerán con los pequeños, encajando en la decoración del cuarto, incluso, cuando sean mayores.

Espacio creado por Alvhem Mäkleri & Interiör

En detalle. Elige un mobiliario sencillo, de líneas rectas y depuradas, combinado con curvas suaves.

5. Un estampado: Las formas geométricas

Combinadas entre sí dan lugar a ambientes divertidos, dinámicos y con un punto de humor. ¿Rombos, círculos y tonos pasteles? Sí, por favor.

Espacio creado por Marion Alberge Décoration

En detalle. Acompañando a un papel pintado geométrico, que siempre aporta un estilo más pop, incorpora piezas de mimbre, como una mecedora y pequeñas cajas para mantener el orden y poner un punto clásico y cálido.

HOUZZ

* Este artículo ha sido publicado originalmente en Houzz.

Enregistrer

Enregistrer

Otros contenidos del dosier: La habitación del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test