Causas, síntomas y tratamiento del embarazo psicológico

Qué es el embarazo psicológico

Tal y como su nombre indica, el embarazo psicológico o pseudociesis, es la percepción y/o vivencia de un embarazo que en realidad no existe. La persona en cambio, sí cree estarlo y desarrolla toda una sintomatología acorde al cuadro. Es una condición que presenta una baja incidencia, tan sólo un 0,005% de las mujeres lo desarrollan, con edades comprendidas entre los 20 y 40 años, período que suele coincidir con su etapa fértil.

La pseudociesis, como tal, está registrada dentro de los trastornos de tipo somatomorfos, es decir, aquellos que hacen referencia al cuerpo, se expresa a través del organismo aspectos psíquicos que no están bien gestionados. Somatizamos el malestar.

Causas del embarazo psicológico

Entre las principales causas de aparición de dicho trastorno encontramos:

  • Intenso deseo u obsesión desmedida por ser madre. Tras una serie de intentos fallidos, la persona empieza a obsesionarse con este hecho, girando su vida, únicamente entorno a esta temática.
  • Infertilidad. Algunos cuadros de infertilidad mal gestionados dan lugar a este proceso.
  • Falsas creencias con respecto a su rol. Son personas que otorgan una gran relevancia a la maternidad, considerando ésta su papel como mujer más relevante, unido a otras falsas creencias como considerar que su pareja puede dejarlas si no se queda embarazada, aspecto que las lleva a desarrollar el trastorno.
  • Baja autoestima y autoconcepto. Presentan una baja autoestima, son inseguras y no se respetan.
  • Aislamiento social y/o soledad. Son personas con tendencia a la introversión y/o el aislamiento que presentan serias dificultades en sus habilidades sociales.
  • Depresión: algunos cuadros depresivos utilizan el embarazo como mecanismo defensivo para sentirse mejor.

Actualmente, la prevalencia ha disminuido gracias a los cambios de roles de género que han permitido ver la figura de la mujer, más allá de su condición de madre, consiguiendo que ésta elija libremente si desea serlo o no.

Sintomatología de la pseudociesis o embarazo psicológico

La sintomatología que presentan, por tanto, es muy similar a la de un embarazo real, aspecto que dificulta el trabajo con estas personas ya que al presentar estos cambios no creen que no sea real. Entre los síntomas encontramos:

  • Aumento del volumen abdominal: una distensión abdominal que da lugar a la percepción de barriga de embarazada, debido a un aumento de la progesterona.
  • Náuseas matinales: muy características del primer trimestre, con su correspondiente malestar asociado y mareos durante la mañana, sobretodo.
  • Ausencia de menstruación (amenorrea): este es debido a una alteración hormonal, donde hay una disminución de la LH, y de la FSH, lo que provoca anovulación o falta de ovulación, el ciclo menstrual, por tanto, se detiene.
  • Aumento de los senos: mayor turgencia, dolor a la palpación o incluso producción de leche, debido a un aumento de la prolactina.
  • Sensación subjetiva de movimientos fetales: percepción de movimientos del bebé.
  • Ganancia de peso: equiparable a la producida por un embarazo.

Tratamiento del embarazo psicológico

No hay un plan de tratamiento establecido, aunque si es absolutamente necesario recibir apoyo, tanto médico como psicológico, para una correcta gestión de este. El trabajo, por tanto, se adapta o personaliza al paciente, pero a nivel general podemos decir:

Trabajo médico:

Consiste en la administración de pruebas objetivas y medibles con el fin de que la paciente tome consciencia real de su verdadero estado. Pruebas como analíticas sanguíneas y /o ecografías que permitan que lo compruebe por sí misma.

Trabajo psicológico:

  1. Asumir y aceptar el estado: que la persona sea consciente de su situación real.
  2. Gestión de duelo: no hemos de olvidar que encajar todo esto supone la elaboración de un proceso de duelo, ante la pérdida de ese supuesto embarazo, con sus correspondientes fases asociadas al mismo.
  3. Ventilación emocional: técnicas dirigidas a favorecer la expresión del malestar causado por la situación, evitando sentimientos de culpa por parte de la paciente.
  4. Posible derivación a otros profesionales: una vez la misma se encuentre estabilizada emocionalmente, por ejemplo, valorar si establecer un plan de fertilidad, con los tratamientos médicos adaptados al caso de la paciente.

En ambos casos se trata de un proceso de acompañamiento, donde el porcentaje de mejoría es muy elevado, con la correcta atención.

Otros contenidos del dosier: Concepción

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test