Si quieres ser padre, ¡di adiós a los slips!

Fertilidad y concepción

Los hombres tienen un sistema reproductor muy delicado. Al contrario que las mujeres, sus genitales no están situados en el interior del cuerpo y merecen especial atención. Los espermatozoides se producen, en parte, gracias a la próstata, que se encarga de secretar el líquido seminal favoreciendo la movilidad de estos, y al mismo tiempo es la encargada de empujarlos hacia el exterior mediante contracciones. Más del 80% de los espermatozoides se producen en los testículos, que tienen que mantenerse a una temperatura constante para garantizar su vitalidad y movilidad. De hecho, una parte importante del gasto energético de los hombres está destinado a mantener la temperatura de las que se conocen como gónadas masculinas. Al igual que en las mujeres, la higiene y una transpiración adecuada son elementos fundamentales para garantizar la salud del aparato reproductor.

El estilo de vida puede influir en la fertilidad

En nuestra sociedad actual, los cambios en las costumbres y en los estilos de vida les más de un problema a las parejas que quieren crear una familia. El estrés, considerado el enemigo del siglo XXI, puede interferir considerablemente en nuestra tranquila cotidianidad. La producción de hormonas tales como el cortisolo, la noradrenalina y la aldosterona (producidas por las glándulas suprarrenales) influye en el funcionamiento de los órganos internos y en la salud cerebral de la persona. Todo ello se traduce inevitablemente en problemas de erección, esterilidad y dificultades en la concepción. También el tabaco tiene parte de culpa: el humo de los cigarrillos mata literalmente a los espermatozoides e influye negativamente en la erección, obtruyendo las venas y arterias encargadas de transportar la sangre, y reduciendo la oxigenación de los tejidos. A pesar de la extendida creencia de que beber ayuda a desinhibirse, sobre todo en situaciones clave, el abuso de alcohol favorece la aparición de problemas vasculares y circulatorios, afectando especialmente a la salud del corazón y del aparato genital. Si a esto le sumamos una alimentación hiperproteica (muy común en las dietas del momento), rica en grasas y azúcares, no es de extrañar que el número de parejas que no consiguen tener un hijo sea cada vez mayor.

Los slips dificultan la concepción

Si no perteneces a esa mayoría de personas que llevan un estilo de vida poco saludable, y sigues sin conseguir concebir un bebé, fíjate en si llevas la ropa interior adecuada. Así, parece ser que los slips son los responsables de la infertilidad masculina temporal porque, aunque para algunos sean más cómodos, presionan los genitales, al contrario que los bóxer (más o menos ajustados) y los calzoncillos sueltos. La ropa interior demasiado ajustada impide la regulación normal de la temperatura, vital para los espermatozoides, y es la principal causante de las dificultades a la hora de concebir, especialmente en los meses más calurosos. En verano, el cuerpo humano intenta refrescarse mediante la sudoración, que sirve para bajar la temperatura del organismo. Piensa en la sensación de frescor reción salido de la ducha o de la piscina, pues el mecanismo es el mismo: el agua (en este caso el sudor) que se evapora reduce de unos cuantos grados el calor de la piel. Imagina lo que puede suceder si llevamos una prenda demasiado ceñida: nada de evaporación y temperatura por las nubes.

Según unos expertos investigadores de las universidades inglesas de Sheffield y Manchester, temperatura y presión son los factores responsables de la capacidad reproductiva masculina, junto a la salud general del sujeto que intenta ser padre. Se la define como esterilidad temporal porque basta llevar ropa interior más cómoda durante un par de y las probabilidades de tener un hijo aumentan. Una investigación publicada en la revista Human reproduction confirma estos estudios, sin dejar atrás unos hábitos alimentarios, físicos y del comportamiento sanos y adecuados.

En conclusión, lo mejor es tener en cuenta todos los factores si se quiere traer al mundo un bebé, empezando por la ropa interior y pasando por una actividad física regular y un estilo de vida tranquilo y saludable, que tenga en cuenta el bienestar del padre, de la madre y del niño.

L. Fioravanti

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test