Cáncer: la criopreservación de gametos

Hoy en día, existen diferentes técnicas de preservación de la fertilidad, algunas en fase experimental. La elección de una u otra técnica se basa en diversos criterios, en particular la edad y el hecho de si el paciente ha alcanzado o no la pubertad.

Cáncer y preservación de la fertilidad

En virtud de la Ley sobre técnicas de reproducción humana asistida, los preembriones, el semen, los ovocitos y el tejido ovárico crioconservados pueden destinarse a: 

a) Su utilización por la propia mujer o su cónyuge;

b) La donación con fines reproductivos; y 

c) La donación con fines de investigación.

La quimioterapia y la radioterapia son tratamientos gonadotóxicos, esto es, que pueden reducir o anular la capacidad reproductiva. En los casos de pacientes oncológicos, se propone una crioconservación (o criopreservación) de los gametos o los tejidos germinales, que se congelan con objeto de utilizarlos posteriormente.
“La criopreservación de los gametos y las células se encuentra en pleno desarrollo, puesto que la mayoría de los niños, adolescentes y jóvenes sobreviven a los cánceres y, por ende, pueden proyectar tener hijos en el futuro”, informa la Dra. Karine Morcel, ginecóloga y obstetra encargada de la unidad de reproducción asistida del Hospital universitario de Rennes (Francia).

Asimismo, varios apartados de la ley hacen referencia al consentimiento informado. Por ejemplo, el párrafo 1 del artículo 3 dispone que las técnicas de reproducción asistida se realizarán previa aceptación libre y consciente del paciente, que deberá haber sido anterior y debidamente informado.
El párrafo 3 del mismo artículo establece que la información y el asesoramiento sobre dichas técnicas se extenderán a los aspectos biológicos, jurídicos y éticos, y deberán precisar igualmente la información relativa a las condiciones económicas del tratamiento. Los responsables de aplicar esas técnicas en los centros y servicios autorizados tendrán la obligación de informar a los pacientes en las condiciones necesarias para facilitar su comprensión.

La preservación de los gametos o los tejidos se efectuará antes de administrar el tratamiento gonadotóxico.

La criopreservación de los gametos

A efectos de preservar la fertilidad de los jóvenes que han alcanzado la pubertad y padecen cáncer, se procede a la criopreservación seminal. La muestra se recoge, se trata con agentes crioprotectores y posteriormente se somete a un procedimiento de enfriamiento.
El semen podrá volver a utilizarse al recurrir a alguna de las técnicas de reproducción asistida: inseminación artificial intrauterina con semen conyugal (IAC); fecundación in vitro (FIV); o inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). El semen congelado no se degrada con el paso del tiempo y su capacidad para fecundar permanece inalterada en comparación con el semen fresco (la tasa de fecundación del esperma fresco es idéntica a la del esperma congelado en el caso de la FIV).

Por su parte, las mujeres pueden efectuar una criopreservación de los ovocitos. En dichos casos se procede a realizar una estimulación ovárica con miras a practicar una punción de los ovocitos maduros. Desde julio de 2011, la crioconservación de los ovocitos se lleva a cabo mediante la técnica de la vitrificación. “Con la vitrificación se obtienen mejores resultados que con la congelación lenta, que presenta una tasa de supervivencia de ovocitos muy baja”, explica la Dra. Morcel.
Es necesario recoger el mayor número posible de ovocitos para incrementar las posibilidades de embarazo. ¿Cuál es la ventaja de dicha técnica de preservación de la fertilidad? Disponer de ovocitos maduros, listos para la fecundación. “El inconveniente es que a veces, cuando el tratamiento contra el cáncer es urgente, no disponemos de tiempo para llevarla a cabo, puesto que se requieren como mínimo unos diez días de estimulación ovárica”, señala la especialista.
Asimismo, si se dispone de tiempo y la paciente tiene cónyuge, se pueden congelar los embriones tras la realización de una FIV. “El problema es que la mujer no podrá utilizar los embriones si su cónyuge fallece o se separan”, avisa la Dra. Morcel.

Crioconservación del tejido ovárico o testicular

Además de la conservación de los gametos masculinos y femeninos, la criopreservación de tejidos germinales (ovárico y testicular) también puede ayudar a preservar la fertilidad.

En las mujeres, la técnica consiste en extraer un ovario o una parte del mismo —que contiene folículos que no se encuentran en fase de crecimiento— durante una intervención quirúrgica que requiere anestesia general para, a continuación, proceder a su almacenamiento mediante congelación. El tejido ovárico se reimplanta cuando la mujer desea quedarse embarazada. "A continuación hay que esperar a que se reanude la ovulación.Llegado el caso, se pone en marcha la estimulación ovárica y una FIV", explica la Dra. Morcel.
El trasplante de tejido ovárico debe realizarse conforme a un protocolo preestablecido que sólo pueden llevar a cabo determinados centros autorizados. La técnica ha dado lugar a 37 embarazos a escala mundial. "La ventaja de este tipo de criopreservación de tejido ovárico es que es más rápido —se puede ver a la paciente y, al día siguiente, realizar la intervención—, en los casos en los que se deba comenzar el tratamiento gonadotóxico enseguida", precisa la doctora.
La criopreservación del tejido ovárico puede practicarse en jóvenes, con independencia de que hayan o no alcanzado la pubertad. “Pero el problema de la técnica es que corremos el riesgo de volver a introducir células malignas al reimplantar el tejido ovárico”.
El riesgo existe especialmente en caso de cáncer en la sangre (leucemia). “En el futuro, esperamos poder cultivar el tejido ovárico, madurar los folículos in vitro y utilizarlos sin realizar un implante”, anuncia la especialista. Por el momento, disponemos de resultados prometedores en los ensayos con animales, pero los investigadores aún no han logrado obtener ovocitos maduros en el ser humano.

Para preservar la fertilidad masculina, en particular en los jóvenes que no han alcanzado la pubertad, se recurre a la criopreservación de las células madre espermatogoniales (células que dan lugar a la formación de los espermatozoides) o la criopreservación de tejido testicular (que contiene células madre espermatogoniales).
Las técnicas aún no están perfeccionadas, pero se espera poder inyectar células madre o implantar tejido testicular descongelado en un futuro próximo. "Gracias a los resultados positivos obtenidos en los ensayos con animales, abrigamos la esperanza de poder llevarlo a cabo dentro de poco; ese es el motivo por el que proponemos la técnica a los niños y adolescentes que no han alcanzado la pubertad", explica el Prof. Poirot.
Al igual que en el implante de tejido ovárico, los investigadores temen el riesgo de reinsertar células malignas con el tejido testicular, en particular en caso de leucemia. Nuevamente, se espera “madurar in vitro” esas células germinales tras la descongelación del tejido testicular, con miras a disponer de espermatozoides.

Guadalupe, 37 años: “Con la criopreservación de embriones conseguí tener un niño hace 2 años”

“En 2008, me dijeron que tenía una leucemia y que los tratamientos necesarios (quimioterapia, pero sobre todo irradiación previa al trasplante de médula ósea) iban a anular mi capacidad para tener hijos.Una serie de malas noticias.Mi oncólogo me habló de la posibilidad de preservar mi fertilidad.Es complicado proyectarse en ese momento; entre otras cosas, aún no había hablado de ese tema con mi pareja.Y además, la incertidumbre: es sabido que la tasa de embarazo no es muy alta.El servicio de medicina reproductivame propuso proceder a la crioconservación de embriones.Tras la primera administración de quimioterapia, pusimos en marcha un ciclo de preservación, y el segundo ciclo, tras la segunda administración (antes del implante).Hay que conservar el mayor número posible de embriones para aumentar las posibilidades de embarazo.En mi caso, fue todo un éxito, puesto que pudimos congelar numerosos embriones.En 2011, descongelamos 7, sólo 3 eran viables e implantamos 2... ¡Mi hijo nació en 2012!Cuando por fin llegó, me olvidé de la carga de los tratamientos de preservación de la fertilidad.Deseo tener otro hijo.Es verdad que se pierde la espontaneidad, puesto que hay que seguir un procedimiento médico, pero comparado con lo que he vivido, ¡eso no es nada!”.

Rafael, 25 años: “Espero poder fundar una familia”

“Me diagnosticaron leucemia a principios de febrero de 2013, y dos semanas después, el oncólogo me habló del riesgo de no poder tener hijos y de la criopreservación.Yo ya sabía que el tratamiento era dañino, porque estoy estudiando medicina.La obtención de la muestra de semen tuvo lugar en la habitación del hospital; ya estaba ingresado.Además de la molestia, es un momento complicado porque tienes que olvidar la idea de ser padre de forma natural.Lo que hizo que el momento fuera algo menos triste, e incluso alegre, es que mi hermano fue quien llevó la muestra al centro, porque tenía la moto y podía entregarlo más rápido.El aspecto “misión familiar” hizo que las cosas fueran más fáciles.Fue como si mi hermano me estuviese ayudando a tener una familia más tarde.Es importantísimo para mí saber que más adelante podré dar vida a alguien”.

A.S. Glover-Bondeau

Fuentes:

- Entrevista a la Dra. Karine Morcel

- Entrevista al Prof. Poirot

- Dra. Emmanuelle Thibault, Preservación de la fertilidad, Hospital universitario de Niza

- E. Goossens, H. Tournaye, Fertility preservation in boys: Spermatogonial stem cell transplantation and testicular grafting, Ginecología, obstetrician y fertilidad.Vol. 41 - N.° 9, págs. 529-531. Septiembre de 2013

- 18 Jornadas nacionales de la Federación francesa para el estudio de la reproducción (Ruán, Francia, 25–27 de septiembre de 2013)

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test