Interpretación del espermiograma

El espermatozoide

Es espermatozoide es una célula producida constantemente por las células intersticiales del testículo. Su particularidad es que tiene la capacidad de moverse.

El espermatozoide se compone de tres partes principales: la cabeza que contiene el núcleo celular que, a su vez, contiene los cromosomas; la pieza media; y el flagelo. En realidad el flagelo no es ondulado como aparece en el dibujo sino rígido, este se contrae de un lado a otro creando un movimiento ondulatorio que le permite al espermatozoide desplazarse en línea recta. El espermatozoide puede alcanzar una velocidad de 10 a 50 micrómetros por segundo lo que equivale a 1cm o 1,5 cm por hora (esto es rápido para una célula tan pequeña). Para moverse, el espermatozoide utiliza como fuente de energía los azúcares presentes en el líquido seminal, entre ellos la fructosa, cuya concentración puede variar de 25 a 10 µmol/eyaculado.

El semen constituye la mayor parte del eyaculado

Su volumen normal está entre 2 ml y 5 ml, su color normal puede variar del gris amarillento al blanco opalescente y su olor suele ser agrio (cualquier olor fuerte o desagradable no es normal). A temperatura corporal, el tiempo de licuefacción del semen es de una hora, su pH o acidez varía entre 7,2 y 8.

Junto a los espermatozoides podemos encontrar glóbulos blancos (leucocitos) y algunas células epiteliales pero no debe haber ni bacterias ni sangre.

Su concentración de espermatozoides varía entre los 40 y 200 millones por mm3.

El espermiograma, valores normales

  • Al principio las formas móviles tiene que representar el 80% de las células observadas; a la media hora todavía se desplazan, al menos, el 50%; a la hora, la cifra se mantiene; y tres horas más tarde se desplazan, al menos, el 30%.
  • Pueden existir formas anormales (dos cabezas, dos o más flagelos, ausencia de cabeza o de flagelo, etc.). Estas formas son frecuentes pero no deben superar el 30% de los espermatozoides observados.
  • Las formas vivas representan, como mínimo, el 75% de los espermatozoides (se las distingue de las formas móviles: únicamente se consideran móviles aquellos espermatozoides que se mueven y se desplazan).

      Datos aceptados en la actualidad para evaluar la calidad del esperma

Volumen
(ml)

Concentración
(millones/ml)

Formas
vivas
(%)

Formes
móviles
(%)

Formes
anormales
(%)

Normal

2 a 5

40 a 200

inferior a 80

superior a 80

inferior a 30

Probablemente normal

superior a 2
inferior a 5 - 7

20 a 40

70 a 80

60 a 80

30 a 50

Probablemente anormal

1,5 a 2
superior a 5

10 a 20

50 a 70

40 a 60

50 a 80

Anormal

superior a 7

inferior a 10

inferior a 5

inferior a 40

superior a 80

-spermia

hipo-
hiper-

azoo-
oligozoo-
polizoo-

necro-

astenozoo-

teratozoo-

 

Se tienen en cuenta:

  • Los aspectos físicos del semen: cantidad del eyaculado (Hipospermia: volumen por debajo de 2 ml, Hiperspermia: volumen superior a 5 ml), apariencia y olor, viscosidad y licuefacción (hiperviscosidad);
  • La concentración de espermatozoides debe ser superior a los 20 000 por mm3; por debajo de esta cifra, hablaríamos de oligozoospermia. Azoospermia: ausencia total de espermatozoides en el eyaculado.
  • La motilidad: la movilidad parece ser el factor más determinante de la capacidad de fecundación del semen. Hablamos de astenozoospermia cuando la movilidad está por debajo del 50% al cabo de una hora, o por debajo del 30% al cabo de 3 horas.
  • El porcentaje de espermatozoides muertos: hablamos de necrospermia cuando es superior al 30%;
  • El porcentaje de formas anormales: al menos el 50% de los espermatozoides presentan una morfología normal; en caso contrario, hablaríamos de teratozoospermia.

Por supuesto, estas anomalías pueden aparecer asociadas unas con otras pudiendo encontrar casos, por ejemplo, de oligoastenoteratozoospermia.

La relevancia de algunas evaluaciones es discutible: la medición del pH, el análisis de la vitalidad de los espermatozoides en el tiempo, o el análisis de los diferentes componentes del líquido seminal. En cambio, existen otros datos importantes:

  • Piospermia (presencia de pus en el semen), en forma de leucocitos alterados. En este caso es necesario realizar un espermocultivo para destacar una posible bacteria y estudiar su sensibilidad a los antibióticos.
  • Distinción entre espermatozoides inmóviles y espermatozoides muertos.
  • Diagnóstico de una alteración inmunológica mediante la detección de anticuerpos antiespermatozoides en el líquido seminal y en los propios espermatozoides.

No se puede determinar un descenso de la fertilidad masculina con un único espermiograma ya que existen fluctuaciones espontáneas de la espermatogénesis que, además, es hipersensible a numerosos factores temporales (infecciones, deterioro del estado general, problemas psicológicos, etc.) que pueden pasar desapercibidos. Por esta razón, antes de llegar a ninguna conclusión, es necesario realizar una media de dos o tres espermiogramas, con casi un mes de distancia, y con el mismo médico.

Para confirmar una anomalía presente en un primer espermiograma es necesario que esta se repita en, al menos, tres espermiogramas sucesivos, con algunas semanas de distancia, y realizados en buenas condiciones.

Dr. M. Briex

Fuente: Gyneweb

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test