Cuando la ansiedad por querer un hijo provoca infertilidad

El deseo de ser padres es un aspecto compartido por muchísimas parejas. Decidir traer un niño al mundo, para muchos, representa un gran acto de amor y el forjamiento de una familia. Tal vez, en parte por este mismo hecho, cuando este deseo tarda en hacerse realidad, aparecen los problemas.

Infertilidad psicológica: qué es

Los especialistas consideramos la infertilidad como aquella incapacidad de concebir tras un periodo de intento fallido de un año o superior. En la mayoría de las ocasiones responde a cuadros de tipo orgánico, o lo que es lo mismo con una connotación física visible. Sin embargo, hay un porcentaje de casos de infertilidad, que se sitúan entre el 5 y el 15%, sin causa orgánica aparente. Son los denominados de tipo psicógeno. Cuando la causa es psicógena, entendemos que hay un problema de índole emocional de base. En la mayor parte de estas situaciones, estos responden a índices elevados de estrés mantenidos en el tiempo. Veamos hasta qué punto afecta el estrés en ello.

El efecto del estrés sobre nuestra fertilidad

Cuando estamos estresados, nuestro sistema de alerta está activado, nuestro sistema nervioso parasimpático se dispara. El organismo detecta que estamos bajo amenaza y se prepara para luchar. A nivel sanguíneo, esto se traduce en una serie de alteraciones como el desprendimiento en el torrente sanguíneo de cortisol, una hormona, muy relacionada con cuadros de estrés. El cortisol, a su vez, tiene una repercusión directa sobre nuestro organismo y, en concreto, sobre nuestra capacidad de reproducción. Al intuir que estamos en riesgo, el organismo interpreta que en estos momentos concebir sería un peligro y que, por tanto, no es prioritario, así que avisa al hipotálamo que es el encargado de mandar la orden de maduración de nuestros ciclos menstruales, inhibiéndolos en muchos casos. No es difícil que aparezcan amenorreas o ausencias de periodos si pasamos por un momento de estrés.

En los hombres, por su parte, el estrés influye y repercute sobre el volumen y movilidad de su esperma.

Cabe señalar, que todo esto produce ansiedad y cuadros emocionales varios.

Consecuencias de la infertilidad emocional

Como hemos comentado, esta situación mantenida en el tiempo puede acarrear desgaste y sufrimiento en ambos miembros de la pareja así como la aparición de otras problemáticas como:

  • Ansiedad: El estrés mantenido en el tiempo lleva asociados ciertos grados de ansiedad al interpretar que nuestro deseo no se está viendo cumplido.
  • Baja autoestima: Toda esta situación afecta directamente a nuestra autoestima, ya que interpretamos la misma como un fracaso, del cual nos hacemos responsables y nos sentimos culpables. La imagen de nosotros mismos se deteriora.
  • Deterioro del autoconcepto: El autoconcepto, por su parte, también se ve afectado. Nos concebimos como no válidos y nos forjamos una mala imagen de nosotros mismos.
  • Proceso de duelo: En muchas ocasiones, y sin tener un diagnóstico claro de lo que ocurre, iniciamos un proceso de duelo, del niño perdido que no tendremos. Muchas veces, anticipándonos a lo que puede ocurrir.
  • Dificultades para dormir: Este estado de alerta constante hace que nuestra adrenalina se dispare, aspecto que tiene una repercusión directa sobre nuestro sueño, siendo éste poco reparador y resultando muy habitual el insomnio de conciliación, asociado a las primeras fases de sueño.
  • Alteraciones alimentarias: Al igual que ocurre con los demás aspectos mencionados, nuestro organismo, en periodo de estrés, detecta que la alimentación no es prioritaria, es por ello que es normal que aparezcan cuadros de defecto de alimentación o incluso anorexia.
  • Bajo deseo sexual: Esta situación repercute también en la esfera sexual puesto que nuestra libido se ve alterada. El hecho de que no nos apetezca tener relaciones sexuales influye haciendo que la frecuencia de estas se vea alterada, lo que, por otro lado, reducirá nuestras probabilidades de concebir.

Pautas y estrategias para gestionar los problemas de concepción

Son muchas las parejas que ante esta situación se plantean e incluso inician un tratamiento de infertilidad. Sin embargo, por paradójico que resulte, si la causa es emocional, de poco servirá. En la mayoría de las ocasiones, lo que ocurre es que, tras someterse a ello y dándolo casi todo por perdido, es justo en el momento de “tirar la toalla” cuando se produce la concepción, curioso que sea entonces cuando nos relajamos.

Veamos entonces qué podríamos hacer.

  1. En primer lugar es necesario que entiendas que estar más pendiente del problema, no te va a ayudar en absoluto, más bien al contrario, lo que hará es seguir alimentando el problema.
  2. Es importante que no te dejes influir por las posibles presiones sociales y que actuéis bajo vuestro propio deseo.
  3. Iniciarse en técnicas como respiración controlada o meditación ayudan a canalizar el estrés y a generar emociones positivas.
  4. Conocer bien tus días más fértiles pero sin necesidad de obsesionarse. Ahora en el mercado disponemos de medidores que te pueden ayudar a saber qué días tienes mayor probabilidad de quedarte embarazada.
  5. La comunicación con la pareja es un pilar fundamental que no deberías perder de vista. Es lo que va a mantener el vínculo sano.
  6. No te olvides del ocio y de realizar otras actividades, tu vida no debería girar únicamente en torno a este tema.
  7. Si la situación te supera, no dudes en buscar asistencia psicológica, puede ser vital en periodos así.

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cómo dormir durante el embarazo
Cómo dormir durante el embarazo

Encontrar la posición ideal para dormir cuando se está embarazada no siempre es tan fácil. La barriga ha crecido, a veces...

Sexo y embarazo: lo que él debería saber
¿Qué es un embarazo de riesgo?
Embarazo: ¿qué cambia en el sexo?
Cómo evitar el paño en la cara
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test