La maternidad al alcance de (casi) todas

La fecundación in vitro o FIV con óvulos propios se realiza con éxito desde 1978 (año en que nació el primer "bebé-probeta") pero en su batalla contra la infertilidad la ciencia ha permitido que hoy en día también sea posible concebir a partir de óvulos donados, eliminando de este modo barreras como la genética o la edad.

Graciela Kohls, ginecóloga y especialista en medicina reproductiva del IVI Madrid, explica que la ovodonación es altamente eficaz ya que "por cada ciclo de donación la tasa de gestación es del sesenta por ciento y del noventa por ciento con tres ciclos".

Las mujeres que se someten a este tratamiento suelen tener entre 35 y 45 años, y lo hacen cuando existen problemas genéticos o menopausia, cuando la calidad de sus óvulos es deficiente o cuando ha habido baja respuesta a la estimulación ovárica o fallos repetidos en los tratamientos de fertilización asistida con óvulos propios, explica la médica.

"Todas las mujeres en condiciones de embarazarse pueden recibir óvulos donados previa preparación de su útero", señala Kohls, y agrega que los únicos requisitos que debe satisfacer la paciente que acude al IVI son tener el consentimiento del obstetra en caso de enfermedad y no ser mayor de 50.

Si la futura mamá reúne todas las condiciones entonces se procede a iniciar el tratamiento. Lo primero es, como menciona la doctora, preparar el útero, "algo relativamente sencillo" que se realiza mediante la administración de estrógenos por vía oral y de progesterona por vía vaginal. "Esta medicación acondiciona el endometrio, que es el sitio donde se depositarán los embriones y donde, posteriormente, se desarrollará el embarazo".

Otro de los aspectos que es importante atender es el psicológico, en el sentido de que la mujer y su compañero deben ser capaces de crear lazos afectivos con un bebé que no portará la información genética de ambos. “Por eso -explica la médica-, muchas parejas reciben asistencia psicológica, para que puedan resolver este tipo de dudas”.

El procedimiento

Aunque no existe lista de espera, una vez que se inicia el procedimiento sí hay una demora de seis u ocho semanas, tiempo durante el cual se elige una donante para la pareja receptora y se realiza la preparación y coordinación de los tratamientos entre ambas mujeres.

Tampoco hay un banco de óvulos como tal ya que "hay mucha demanda de clientes pero pocas donantes que sean aceptadas en el programa”, de manera que “en cuanto hay una donante preparada hay dos o tres pacientes esperando”, señala Kohls. No obstante, precisa que existe una técnica para preservar óvulos llamada vitrificación, "cuyos resultados son excelentes".

La cantidad de óvulos que se extrae de la donante varía entre seis y diez. "Procuramos tener suficiente cantidad de óvulos maduros para tener una buena posibilidad de gestación en la receptora, pero tampoco deseamos una cantidad excesiva porque esto disminuye la calidad de los ovocitos y aumenta las molestias y los riesgos en las donantes".

Una vez extraída la decena de óvulos maduros, se inseminan mediante la técnica de fecundación in vitro convencional (FIV), realizada en el laboratorio, o la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI), que consiste en microinyectar el óvulo con un solo espermatozoide. Éste último método es más eficaz y suele utilizarse cuando la FIV falla, cuando la concentración o la movilidad de los espermatozoides es baja o en situaciones en las que se dispone de un número limitado de ovocitos.

Sin embargo, no todos los embriones que se obtienen se implantan en el endometrio –la Ley de Reproducción Asistida de 2006 establece que sólo pueden transferirse al útero tres embriones por ciclo–, sino que algunos pueden congelarse para ser utilizados posteriormente, en el caso, por ejemplo, de que la pareja no logre gestar en el primer intento o quiera otra gestación con la misma donante.

"En IVI transferimos un máximo de dos embriones por vez porque la tasa de embarazo múltiple con esta técnica es elevada", apunta la médica.

La transferencia del embrión

En cuanto a la transferencia embrionaria, ésta "no duele y se realiza en aproximadamente 15 minutos. Consiste en pasar los embriones a través del cuello uterino mediante un catéter muy flexible y depositarlos en el interior del útero".

Una prueba de sangre permite saber, catorce días después de la unión entre el óvulo y el espermatozoide, si ha habido embarazo; 17 días después si la prueba se realiza en orina.

Si hay embarazo se realiza una primera ecografía al cabo de los 10 días, la cual permite saber cuántos embriones se han implantado y si lo han hecho en el útero. "Unos 10 días más tarde ya se puede escuchar el latido", expresa complacida la doctora.

Y así funciona el tratamiento, cuyo coste varía entre los 7000 o 8000 euros, según las clínicas, e incluye la selección y estudio de la donante (análisis, cariotipo, ecografías, etc.), la preparación de la paciente, el proceso de laboratorio y la transferencia embrionaria; si hay más de dos embriones la tarifa también incluye su congelación, lo que sucede en el ochenta por ciento de los casos.

¿Y qué se hace con los embriones congelados cuando la mujer queda embaraza en el primer ciclo y está segura de no querer volver a concebir en el futuro? "Pueden donarse a otras familias en tratamiento de reproducción o para investigación, pero nunca destruirse", aclara la especialista.

A pesar de la efectividad de esta técnica, puede suceder que tras varios intentos la mujer no quede embarazada. "A partir del cuarto ciclo de transferencia embrionaria es importante conversar con la paciente sobre la posibilidad real de embarazo y hacerle ver que la medicina no soluciona el cien por cien de los problemas, aunque lo intente", concluye Kohls.

Paloma Gil Estrada

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test