Quistes ováricos, ¿un riesgo para la fertilidad?

El síndrome de ovarios poliquísticos es uno de los problemas hormonales más frecuentes ya que afecta a entre un 5 y un 10 por ciento de las mujeres jóvenes.

Síntomas importantes

Aunque benignos, los quistes afectan a los ovarios de manera grave, provocando:

  • Hiperandrogenia: una secreción de hormonas masculinas que provocan la aparición de rasgos masculinos.
  • Anovulación. Significa que la ovulación deja de tener lugar o lo hace muy ocasionalmente.
  • Amenorrea, que es la ausencia de las reglas, algo muy común en esta enfermedad. Es la consecuencia directa del cese de la ovulación.
  • Insulinoresistencia, a menudo, este problema ovárico repercute en el metabolismo en general y en la secreción de insulina en particular, lo que puede estar relacionado con la diabetes y la obesidad.

Desde el punto de vista fisiológico, el médico puede confirmar el diagnóstico de ovarios poliquísticos mediante una ecografía: verá entonces que los ovarios son más grandes de lo normal y que contienen quistes. Deberá descartar la existencia de otras enfermedades con síntomas similares, como un tumor o un problema de secreción de corticoides, etc.

¿Cómo tratar el problema?

El principal tratamiento de los ovarios poliquísticos suele ser la pérdida de peso, esto tiene un efecto directo en la disminución de la secreción de andrógenos. Al mismo tiempo, permite reestablecer el ciclo menstrual más o menos normal y volver a ovular.

Para reestablecer el equilibrio hormonal el médico puede proponer una píldora anticonceptiva estroprogestativa, con la condición de que la paciente no busque un embarazo. También existen medicamentos específicos contra las hormonas masculinas. Finalmente, están los antidiabéticos orales, que pueden ser útiles para combatir los problemas de la resistencia a la insulina.

Reestablecer la fertilidad

En el reestablecimiento de la fertilidad la pérdida de peso también es importante ya que permite que haya ovulación nuevamente. Otros métodos consisten en utilizar sustancias como el antidiabético llamado metformina, que favorece la ovulación, o inductores de la ovulación como el citrato de clomifeno. El problema de éste último son las dosis, que varían en cada mujer. A menudo, la dosis de 50 miligramos entre el segundo y el sexto día del ciclo basta para activar la ovulación en el 50 por ciento de las pacientes. Para el resto, la dosis se aumenta de manera escalonada, hasta llegar al máximo de 150 miligramos. Sólo un 30 por ciento de las pacientes son resistentes a esta droga. Pero en aquellas en las que el citrato de clomifeno funciona, se obtienen embarazos en un 60 por ciento de los casos al cabo de seis ciclos de inducción.

En caso de que no haya éxito se pueden utilizar las gonadotropinas inyectables. Se trata de hormonas que permiten relanzar la producción de folículos en los ovarios, los cuales podrán generar óvulos. La estimulación final de la ovulación, mediante una inyección, es precedida de una ecografía y de la administración de hormonas con el fin de evitar el riesgo de estimular demasiadas ovulaciones y provocar embarazos múltiples.

Un dato: otra técnica que puede proponerse para estimular la ovulación es el drilling, que consiste en realizar varias perforaciones en el ovario con el fin de reestablecer el funcionamiento normal. Al cabo de un máximo de tres meses se obtiene una tasa de ovulación de entre el 56 y el 94 por ciento y una tasa de embarazo de entre el 43 y el 84 por ciento. Pero las indicaciones precisas de esta técnica y sus ventajas por sobre las otras aún deben comprobarse.

Sea cual sea la técnica que se emplee, los tratamientos adaptados permiten reestablecer la ovulación y obtener un embarazo en la mayoría de los casos, aunque es cierto que los abortos espontáneos son más frecuentes en las mujeres que padecen ovarios quísticos.

Si la inducción de la ovulación no funciona, se puede recurrir a otras técnicas de procreación asistida.

L. Asana

Otros contenidos del dosier: Infertilidad

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test