La consulta médica pregestacional: una revisión antes del embarazo

¡No esperéis a quedar embarazadas para ir al médico! Los tres primeros meses de embarazo resultan determinantes para los que les siguen, ¡así que es mejor estar preparadas desde antes! De este modo, se podrán corregir los factores de riesgo que pueden existir o incluso intensificar la fertilidad. Por tanto, resulta indispensable acudir al médico o al ginecólogo en el momento en que aparezcan las ganas de tener un bebé, para preparar lo mejor posible el periodo pregestacional.

Un chequeo médico completo

La consulta pregestacional es el momento para determinar si existe sobrepeso, tabaquismo o un consumo excesivo de alcohol. Y también el momento de tomar las medidas necesarias para proteger al bebé que vendrá.

El médico toma la presión arterial, escucha el corazón y se asegura del correcto funcionamiento del riego venoso. También solicita un determinado número de pruebas complementarias: de este modo, puede verificar si ya habéis pasado la toxoplasmosis y la rubeola, dos infecciones peligrosas para el bebé y de las que ya estáis inmunizadas. Si no es el caso, deberéis vacunaros contra la rubeola tres meses antes de iniciar la concepción. En el caso de la toxoplasmosis, si nunca habéis encontrado el parásito responsable, vuestro médico os dará consejos para evitarlo. Durante el embarazo, un análisis de sangre cada trimestre permitirá verificar que no habéis contraído la infección. Si se da el caso, os tratarán inmediatamente con antibióticos.

En función de las respuestas a las preguntas sobre vuestra historia médica personal y familiar, vuestro médico solicitará una prueba para descartar (siempre con un análisis de sangre) la hepatitis B y/o C y el sida. Asimismo verificará, una primera vez, la presencia o no de albúmina (un marcador del buen funcionamiento hepático) y azúcar (por si hubiera diabetes) en las orinas.

El médico también os “animará” a reducir, o incluso suprimir, la ingesta de alcohol y tabaco, y a perder los kilos que os sobren. Os aconsejará una alimentación sana, variada y equilibrada, especialmente rica en frutas y verduras.

Una prescripción de ácido fólico

En cuanto a los complementos nutricionales antes de la concepción, según las recomendaciones oficiales de las autoridades sanitarias, sólo el suplemento de ácido fólico debe ser sistemático: esta vitamina resulta indispensable para el cierre del tubo neural, el cerebro y la médula espinal del bebé. El periodo de toma de ácido fólico está determinado estrictamente, desde un mes antes de la concepción hasta los tres meses de gestación. En el caso de otros micronutrientes, y en particular del hierro, la prescripción variará en función de los aportes y los resultados de los análisis de sangre.

Precauciones a tener en cuenta

Por último, las cistitis o los herpes, si sois propensas, deberán vigilarse durante todo el embarazo, y tratarse lo antes posible con antiséptico urinario o un tratamiento local, respectivamente, que el médico recetará por adelantado, en el momento de la primera consulta, en su caso...

Última precaución: también resulta indispensable realizar una visita pregestacional al dentista para tratar las posibles caries, ya que constituyen nidos de microbios susceptibles de afectar al feto a través de la circulación sanguínea.

Dra. Brigitte Blond

Otros contenidos del dosier: Prepararse para ser madre

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test