Mamá a cualquier edad

Se puede ser madre a cualquier edad pero no se tienen el mismo enfoque ni las mismas preocupaciones. ¡Vivan todas las mamás!

¿Qué diferencias hay entre las madres? Es la pregunta que se hace Dodie, especialista en puericultura. Para descubrir las diferentes evoluciones, la firma ha creado un observatorio del comportamiento de las jóvenes madres de bebés de 0 a 24 meses. Se ha constatado una diferencia entre las madres según la edad. Más de 500 madres han sido interrogadas y se ha separado a las madres de 20 años (menos de 24 años), de 30 años (de 28 a 32 años) y de 40 años (37 años y más).” Por supuesto, la categoría intermedia estaba sobrerepresentada con 40% de las mujeres interrogadas.

El deseo de tener un hijo

Primera constatación lógica: cuanto más se avanza en edad, más son las mujeres que tienen hijos. Para las jóvenes madres de 20 años, se trata en la mayoría de los casos de su primer hijo. A los 30, solo el 40% son madres primerizas y a los 40, solo un cuarto no había tenido tiempo o ganas de tener un bebé antes. Pero estas cifras deben ponerse en paralelo con la edad ideal que ellas evalúan para ser madres.
Entonces, las de 20 años en general hubieran preferido comenzar más tarde, hacia los 23 y las madres de 40 años piensan que la edad ideal es alrededor de los 27 (edad en la que la mayoría han tenido su primer hijo). Importante: la edad máxima declarada para tener un hijo es 37 años, salvo para las madres de 40 años, que extienden este límite a los 43 años.

Algunas inquietudes

A cualquier edad, las mujeres quieren ante todo ser buenas madres, lo cual pasa según ellas por una buena educación. Pero en el detalle, las preocupaciones son diferentes. Es así que las madres de 20 años se preocupan por saber si su hijo recibe una alimentación adecuada, las de 30 se preocupan sobre todo por la salud y las de 40 parecen interesarse más por los problemas materiales: vivienda, finanzas, etc.; y se preocupan por las repercusiones que la maternidad puede tener en su vida profesional. Sin embargo, las madres de 20 años se preocupan también bastante, lógicamente, por los asuntos financieros.

Un bebé cambia a una mujer

Por supuesto que la llegada de un bebé comporta siempre un gran cambio en nuestros hábitos. Pero esto no es vivido de la misma forma por las mujeres de diferentes edades. A las madres de 20 años el bebé les permite reforzar la confianza en sí mismas, se sienten más maduras, sobre todo en relación al padre. Para las de 30 y 40 años, los cambios se sitúan más bien a nivel del ritmo de vida. Intentan conciliar vida profesional y vida privada, intentando a la vez reservar tiempo para ellas mismas.

Más amor, al principio

En lo que respecta a la influencia del bebé en la pareja, las opiniones están bastante repartidas. Si a los 20 y 30 años las mujeres consideran le llegada de un niño como refuerzo del amor en el seno de la pareja, esta opinión se mitiga a los 40. Hay muchas que piensan que un bebé puede destruir la pareja.

Pero aunque las madres no tienen las mismas preocupaciones según la edad, hay un valor que atraviesa los años: la felicidad de tener un hijo.

A. Sousa

Otros contenidos del dosier: Prepararse para ser madre

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test