Tener un bebé no destruye tu relación

Factores nuevos que pueden debilitar la relación

Muchas de las parejas que rompen poco después de la llegada del bebé lo hubieran hecho también antes o después si no hubieran sido padres. Ya tenían problemas e incluso decidieron ir a por el niño para ver si eso los solucionaba. ¡Caso error!

También puede ocurrir que la pareja llevara una dinámica que les hacía muy felices y ayudaba a que funcionaran muy bien juntos pero no pueden llevarla cuando nace el bebé y se encuentran teniendo que cambiar su vida en 360º. Demasiados cambios a los que no pueden adaptarse.

Efectivamente los primeros años de un bebé requieren que todo gire a su alrededor,  a sus horarios y necesidades. Se puede salir, por supuesto, pero adaptando el momento y el lugar a esa pequeña criatura o buscando ayuda para que le cuiden mientras lo hacemos, cosa que no siempre se puede llevar a cabo. Si nos empeñamos en llevar exactamente la misma vida que antes es muy fácil que nos demos con un muro.

Esta sensación de ser totalmente imprescindible para esa personita puede ser muy agobiante y además es una sensación que cuesta compartir. No encontrar salida a esos sentimientos lleva a estrés y depresión.

La falta de sueño no ayuda, desde luego. Todos estamos más gruñones si no hemos dormido bien y si además no tienes perspectiva de poder recuperar ese sueño pronto lleva a cierta desesperación.

Además tenemos la relación con la familia política que cambia totalmente con la llegada del bebé. Esos suegros que no se metían en nada ahora quieren ver a su nieto continuamente. La presencia constante de personas ajenas al núcleo familiar puede crear tensiones entre la pareja.

Conocíamos a nuestra pareja en muchas facetas pero ¡no en la de padre/madre! Y como en todo, puede gustarnos o no. Es recomendable haber hablado de aspectos de crianza antes del embarazo pero del dicho al hecho siempre hay un trecho.

Sorprendentes beneficios del bebé en la pareja

En muchas ocasiones ver a nuestra pareja en su papel de madre o padre nos enamora de nuevo. Saca su faceta de cuidador(a), la más tierna en la que nos encontramos cantando canciones absurdas e inventando juegos para entretener al pequeño. La pareja puede verse en muchos momentos de complicidad tratando de llegar a ese objetivo común que es la felicidad de su hijo.

Observar como el bebé aprende cosas nuevas cada día es ilusionante para ambos y compartir la experiencia de la maternidad/paternidad une a la pareja de una manera especial.

Implica muchísimos cambios, efectivamente, pero asumirlos y saber que todo pasará y que las partes menos buenas como la falta de sueño y tiempo para uno mismo volverán a la normalidad, ayuda a llevar mejor el temporal.

Cuando la familia se va adaptando los unos a los otros, la pareja se ve fortalecida al ver que han logrado pasar lo peor. Muchos de los problemas que podrían haberles preocupado o ser motivo de discusión antes de la llegada del bebé ya no tienen importancia.

La pareja se ve inmersa en una nueva experiencia tan intensa y excitante que si logramos llevarla con sentido del humor, paciencia y mucha comunicación no solo no dañará la relación sino que se hará más fuerte, sana y estable.

 

Para más información:

El deseo de tener un hijo

Test: Quieres un hijo, pero ¿estás preparada para ser madre?

Analiza tu deseo de tener un hijo

Otros contenidos del dosier: Prepararse para ser madre

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test