Cuando la embarazada necesita apoyo de su pareja

Saber ayudar en el día a día

Por lo general, cuando se detecta un problema médico en una mujer embarazada (o en el feto), los médicos prefieren que el futuro padre reciba la información directamente, durante una visita en pareja. Una mujer que informe a su compañero de que las cosas no transcurren de la manera deseada puede no ser del todo «objetiva», aunque el problema no sea grave. Si tu mujer se preocupa y habla con demasiada emoción, existe el riesgo de que dramatices la situación; por el contrario, si intenta tranquilizarte (y tranquilizarse), es posible que no te apercibas del riesgo real. Escuchar de viva voz la explicación del médico te evitará cualquiera de estas dos situaciones y, además, te permitirá conocer todos los elementos necesarios para ayudarla.
Cómo apoyarse mutuamente Algunas afecciones pueden no ser graves pero requerir determinadas precauciones. En caso de diabetes gestacional (asociada al embarazo), por ejemplo, es necesario seguir unas estrictas pautas de alimentación. Aunque no estés obligado a seguir ningún régimen, sin duda ayudarás a tu compañera evitándole algunas tentaciones. Si estás bien informado, te costará menos ayudarla a no venirse abajo. Otros casos similares son los de la hipertensión arterial y el abandono del tabaco. En realidad, la mayor parte de las recomendaciones médicas son más fáciles de seguir cuando los dos miembros de la pareja se implican en ellas. En este sentido, tu participación es una gran ayuda para tu mujer, aunque sólo sea de tipo moral. Este tipo de situaciones suelen implicar
un cambio en el estilo de vida. En algunos casos, la mujer debe permanecer acostada o, como mínimo, cuidarse mucho más. De manera general, le resultará difícil verse limitada en sus actividades, por lo que es esencial que el futuro padre tenga en cuenta la importancia de respetar determinadas indicaciones. Tu mujer se sentirá más autorizada a hacer reposo si tú la animas a hacerlo y si la descargas de algunas tareas domésticas (o buscas a otra persona que pueda encargarse de hacerlas), y tú estarás más tranquilo si sabes que ella sigue los consejos del médico. Es posible que, a pesar de las precauciones, el bebé nazca de forma prematura, pero si cada uno se prepara para esta eventualidad, las semanas posteriores al parto pueden ser menos complicadas y los problemas más llevaderos si se afrontan como pareja.

Superar juntos un aborto espontáneo

Un aborto espontáneo o un parto extrauterino son experiencias difíciles de vivir.
Aunque todavía no existiera un verdadero afecto hacia el futuro bebé (sobre todo en el caso del hombre), la pareja se siente muy indefensa ante esta situación. Los médicos no prevén ninguna ayuda psicológica sistemática ni para la mujer ni para el hombre, y aunque las personas más cercanas estén al corriente, tampoco saben cómo ayudar.
Afrontar el trance entre los dos Cada pareja vive de distinta forma el dolor en este período de duelo. Lo peor es cuando ambos se sienten responsables e incluso se acusan mutuamente. En efecto, el hombre puede experimentar cierta desconfianza hacia su mujer y cuestionar su capacidad de llevar un hijo en su interior. Cuando el dolor se vive de esta forma, existe el peligro de que la relación de pareja se dañe. Estas situaciones requieren, ante todo, grandes dosis de amor. En primer lugar, es importante saber el porqué y plantear las preguntas necesarias al médico. Sus explicaciones servirán para descartar todas las falsas ideas que se tengan al respecto. El siguiente paso es dejar pasar un tiempo… Aunque el hombre también esté afectado, por lo general suele estar preparado antes que la mujer para emprender de nuevo la aventura. Por esta razón, deberá ser paciente y aceptar que su compañera, que ha llevado el feto en su interior, tarde más en recuperarse. Si el dolor no desaparece al cabo de unos meses, es necesario recurrir a la ayuda de un terapeuta. En este caso, el hombre debe ser el primero en dar el toque de alerta.

En caso de interrupción médica del embarazo

Actualmente, la opinión del padre no tiene ningún peso legal a la hora de decidir la interrupción de un embarazo: es la mujer quien decide en última instancia si quiere dar vida a un niño con síndrome de Down y quien acepta o no la interrupción médica del embarazo cuando el feto presenta algún tipo de malformación. Se trata de cuestiones de suma importancia, pero lo cierto es que muy pocas parejas abordan estos temas antes de concebir un hijo. Un profundo desacuerdo en una decisión de este tipo puede ser motivo de ruptura de la pareja. Por lo general, ambos miembros de la pareja se enfrentan a estas situaciones con más dudas que certezas. En estos casos, es esencial
dialogar, esforzarse por entender al otro, expresar los propios rechazos y miedos, el dolor y la desesperación. El hecho de compartir estos sentimientos hace que sea más fácil decidir entre los dos. Lo más importante es no permanecer en silencio.

El médico como mediador

Es posible que una mujer embarazada se enfrente a dificultades relacionadas con su entorno social. En ocasiones, y por distintas razones, el médico o la comadrona están al corriente del embarazo antes que el marido, por lo que actúan como mediadores. En otros casos, pueden pedirle al hombre que proteja a su compañera si ésta se siente intimidada o no puede defenderse por sí misma, lo cual puede traducirse de distintas formas: por ejemplo, obligar a un empleador desconsiderado a respetar la ley, acabar con una situación de acoso laboral, restringir las llamadas de un amigo depresivo que llama cada dos por tres, o limitar la presencia de unos parientes demasiado entrometidos. El papel del futuro padre también consiste en todo esto, pues una mujer no puede vivir su embarazo en las mejores condiciones si al mismo tiempo se ve sumergida en otras preocupaciones.

Otros contenidos del dosier: El futuro padre mes a mes

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test