El padre en la preparación para el parto

Información y ejercicios físicos

Existen distintos tipos de preparación para el parto. Algunos de ellos tienen poco interés para el hombre, como por ejemplo la sofrología, que se centra en las vivencias internas de la mujer. Por el contrario, la haptonomía o el método Bonapace requieren una gran implicación del padre. La que se conoce como «preparación clásica», que suelen ofrecer todos los hospitales, se basa en la información y en los ejercicios físicos, y por lo general se desarrolla en grupo. Al principio podrás plantear tus dudas, y más adelante participar en la relajación y en los ejercicios de respiración y colocación de la pelvis. Algunas comadronas invitan a los hombres a realizar estos ejercicios: ésta es una buena ocasión para conocer mejor el propio cuerpo y aprender a relajarse, puesto que todos los ejercicios aprendidos sirven igual para hombres y mujeres. No obstante, no todas las comadronas actúan de la misma forma, por lo que deberás saber imponerte. Si asistes únicamente como acompañante, es probable que te canses al cabo de un rato, mientras que si también participas en las sesiones, el proceso será más enriquecedor.

La haptonomía desde el punto de vista del padre

La preparación a través de la haptonomía permite al hombre ocupar el lugar que le corresponde, tanto al lado de su mujer, a quien ayuda y da apoyo, como al lado de su hijo. El hombre desempeña una función esencial a través de la participación en todas las sesiones y del aprendizaje de determinados gestos, con los que alivia a su compañera. Este enfoque está destinado al mismo tiempo a cada individuo (madre, padre e hijo) y a la familia que ya forman. Así, el futuro padre encuentra su lugar en un entorno en el que a veces le cuesta integrarse, pues la atención suele centrarse en la mujer y el bebé. Al adoptar un papel activo, el hombre vive más plenamente este período de su vida. A través de los gestos aprendidos en las sesiones, la haptonomía le permite ir al encuentro de su hijo, que a su vez responde a los juegos que le proponen sus padres. Resulta especialmente interesante comprobar sus distintas reacciones según sea el padre o la madre quien ponga la mano en el vientre. De este modo, el futuro padre ya establece una relación personal con su hijo.

Preparaciones reservadas a los hombres

Algunos centros, aunque no la mayoría, ofrecen preparaciones para el parto reservadas a los hombres. Las sesiones se realizan en pequeños grupos, por lo general fuera del horario laboral, y abordan distintas cuestiones: la sexualidad en el embarazo, la llegada del recién nacido, etc. Su principal objetivo es informar y, en algunos casos, preparar el acompañamiento de la mujer durante el parto, pero al tratarse de sesiones bastante libres, también sirven para responder a las dudas que puedan surgir. En efecto, son el único entorno en el que los futuros padres pueden dialogar e intercambiar experiencias en presencia de la comadrona o del médico.

Otros contenidos del dosier: El futuro padre mes a mes

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test