Participación del padre en el seguimiento médico

¿Qué atención reciben los futuros padres?

A lo largo del embarazo, la mujer es objeto de un estricto seguimiento: siete consultas obligatorias con el ginecólogo o la comadrona y tres ecografías, ya sea en un consultorio privado o en un hospital. En teoría, el futuro padre puede estar presente siempre que lo desee. Algunos hombres desean acompañar a su mujer a las visitas, mientras que otros (la mayoría) se limitan a las ecografías. El tipo de atención que puedan recibir en estas visitas varía en función de cada persona. Algunos médicos saben cómo hacer que los futuros padres se sientan cómodos, mientras que otros tienen menos en cuenta su presencia. El ecografista suele estar más acostumbrado a recibir a parejas y, por lo general, se dirige con más naturalidad al padre. No siempre ocurre lo mismo durante las consultas. Por lo general, tu actitud y tus ganas de participar encontrarán una respuesta más atenta por parte del médico si le planteas dudas concretas.
¿Acompañar en las consultas? El hecho de asistir a una consulta al principio del embarazo y, más tarde, hacia el cuarto y el noveno mes, o incluso a las ecografías, te resultará muy provechoso. Sin embargo, antes de ir a una determinada consulta o ecografía, lo mejor es que lo hables con tu compañera, ya que podría sentirse molesta o quizás prefiera estar a solas con el ginecólogo para abordar aspectos íntimos. Debes tener en cuenta que ella también
puede sentirse incómoda en un entorno médico. En caso de que se muestre reticente, el diálogo y el respeto mutuo serán las únicas formas de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos.

¿Para qué sirve asistir a las consultas?

Sean cuales sean las dudas que tengas, y sin esperar que se establezca necesariamente un diálogo con el médico, acompañar a tu mujer a las consultas te servirá para estar informado. Si además aprovechas para formular tus dudas, el beneficio será aún mayor. Pero asistir sólo para complacerla y actuar como mero espectador no sirve de gran cosa. Lo importante es que veas la utilidad de acompañarla a las visitas, aunque sólo sea para satisfacer un poco la curiosidad sobre lo que está viviendo tu compañera o sobre la forma como se desarrolla el bebé.
Informarse y tranquilizarse Algunos hombres necesitan escuchar las palabras del médico para sentirse tranquilos y saber que todo se desarrolla correctamente. ¿Mi mujer descansa y come lo suficiente? ¿Es normal que tenga dolores? Otros plantean preguntas más personales, por ejemplo sobre su futura paternidad y la forma como se sienten. En las consultas no existen preguntas tabú, y entre las distintas funciones de los médicos y las comadronas está la de ayudar a los padres a vivir lo mejor posible estos nueve meses de espera y construir su futura familia.
Primeros contactos con el niño En la práctica, muchos hombres se sienten motivados por el hecho de poder oír y ver al bebé. Resulta emocionante poder oír los latidos de su corazón cuando el médico coloca el monitor (una especie de estetoscopio con amplificadores) en el vientre de la futura madre, y más aún poder ver al bebé a través de la imagen de la ecografía. Si lo deseas, la comadrona podrá enseñarte algunas técnicas muy sencillas para localizar el feto a través del vientre materno.

Una cuestión de pudor

En otro contexto que no sea el del embarazo, es muy poco habitual que un hombre acompañe a su mujer al ginecólogo y, de manera general, al médico. Cuando decides asistir a las ecografías o consultas, accedes a un ámbito íntimo que hasta entonces no conocías, lo que podría violentar tu pudor y el de tu compañera. Por eso es importante que antes lo hables con ella: pregúntale en qué consiste la visita y, sobre todo, averigua si ella quiere que estés presente hasta el final de la consulta.
¿Debo salir durante la exploración? Una visita consta de dos partes: el diálogo con el médico o la comadrona y la exploración. Puedes acompañar a tu mujer al principio, por ejemplo, y volver a la sala de espera en el momento del tacto vaginal. Si sigues en la consulta, tú puedes pedirle al médico que cubra la parte inferior de su cuerpo con una sábana; algunos médicos lo hacen de forma sistemática, mientras que otros no se acuerdan de este detalle. En caso de ecografía endovaginal (en la que se introduce una sonda especial en la vagina), si lo
deseas, no dudes en pedirle al médico que proceda del mismo modo. En cualquier caso, es mejor que hables con el médico o con la comadrona de tus posibles reparos o que les preguntes en caso de no entender algo, pero siempre respetando la intimidad de tu mujer.

Informarse como futuro padre

Es posible que las consultas no resuelvan todas tus dudas o que te des cuenta de que no quieres plantear a tu compañera determinadas cuestiones. Aunque el diálogo sea satisfactorio dentro de la pareja, cada uno puede necesitar expresarse en otro entorno.
Durante el embarazo, los hombres no suelen tener muchas oportunidades para hablar a solas con un médico o con una comadrona, a no ser que soliciten este tipo de encuentro. Por lo general, los médicos (con algunas excepciones) no proponen este tipo de consulta a los padres, pero lo más probable es que la acepten sin ningún problema si te muestras interesado. Que lo hagas no significa que tengas problemas para vivir la paternidad, pero lo cierto es que la mayoría de los futuros padres se ven asaltados por dudas que no siempre se atreven a expresar, por ejemplo: «¿Seguirá estando a mi lado cuando haya nacido el bebé?». Algunos hombres desean entender mejor las reacciones de su mujer o tener más información sobre su fisiología. Como futuros padres, tienen sus propias dudas y es posible que necesiten expresarlas en privado. Cuando la mujer prefiere ir sola a las visitas, este tipo de entrevista con el médico puede ser especialmente útil para su compañero.

Otros contenidos del dosier: El futuro padre mes a mes

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test