La llegada de gemelos

Encontrarse con dos bebés al mismo tiempo no se gestiona a la ligera. “Sino corres el riesgo de verte sobrepasado rápidamente por los acontecimientos”, asegura Sandra Loison, coordinadora de la asociación francesa “Jumeau et plus”1 y madre de dos gemelas. El final del embarazo a menudo resulta agotador. “Los embarazos gemelares raramente se alargan más allá de las 38 semanas debido a problemas de hipertensión”, precisa Nicole Ciraru-Vigneron, ginecóloga y obstetra2. Por tanto, el parto a menudo es provocado. Más allá de la plenitud maternal y la felicidad de su llegada, la gestión del día a día se convierte en una prioridad absoluta. Para continuar con la alegría del "gugu-tata" con vuestros dos pequeños que tienen hipo en su cuna, ¡debemos organizarnos a toda velocidad!

Gemelos: no dudes en pedir ayuda

Marido, madre, suegra, prima, amiga e incluso vecina… Corre la voz antes del feliz acontecimiento, ya que necesitarás su presencia. Dos recién nacidos te ocuparán todo el tiempo. “Darles de comer, cambiarlos, bañarlos, pasearlos… No tendrás ni un minuto para ti los primeros meses”, avisa Nicole Ciraru-Vigneron. “Pedir ayuda para las compras y las tareas de casa no es ni un lujo ni un capricho de estrella de cine”, añade Sandra Loison. ¡Es una necesidad!

También puedes recurrir a las asociaciones de gemelos. Encontrarás ayudas familiares, mujeres para las tareas del hogar... ¡Infórmate de ello!

Alimentar a gemelos… ¡es una cuestión de organización!

Si has escogido la lactancia materna, no podrás delegarlo, está claro. Pero existen trucos para llevarlo mejor. Por ejemplo, puedes pensar en dejar el biberón preparado para las noches. Debes dejar preparadas tetinas de silicona, que se adaptan más a los bebés de lactancia materna. “Lo que te puede parecer una gota de agua en tu océano de cansancio, rápidamente se convertirá en una oportunidad que no dejarás escapar”, insiste Nicole Ciraru-Vigneron.

Entre desbordamiento de pañales, eructos y búsqueda de los bodies perdidos, cada raro momento de ocio resulta bendito. Además, piensa en conseguir un pequeño carnet alimentario. Siempre hay uno de los gemelos que es más glotón y rápido que el otro. Para no darle de mamar siempre al mismo, apúntate las horas de las tomas o de biberón de cada uno. Esto te simplificará la tarea.

A modo informativo, suele ser una toma cada tres horas. Sea cual sea la solución que escojas, piensa en cuidarte la espalda… Ponte cómoda.

Sueño y baño: trucos preciados

Algunos aconsejan ponerlos juntos en una misma cama, en relación a la promiscuidad que han compartido en el vientre. “A día de hoy, no se ha demostrado nada”, precisa Sandra Loison. Más vale separarlos rápidamente, por una parte para que tengan una identidad diferenciadas y, por otra, para evitar los riesgos de ahogo, reales, del uno hacia el otro.

Otro detalle importante: el cambiador. No cuentes con cambiarlos sobre vuestra cama. Teniendo en cuenta la cantidad de cambios de pañales (unos doce al día) y baños, ¡rápidamente te dolerían la espalda y las rodillas!

Madre de gemelos: ¡cúidate!

Sin que necesariamente debas considerarte una Angelina Jolie con su Brad, ni una Julia Roberts, cuidarte constituye tu segunda prioridad. Después de los gemelos, eres la tercera persona más importante. ¡Vigila tu alimentación!, recomienda Nicole Ciraru-Vigneron. Cuidado con las anemias, ¡no es el momento!

¡Opta por una alimentación rica y variada y pide a tu médico que te recete un suplemento vitamínico (especialmente de hierro) si lo necesitas! Aprovecha la presencia de un tercero para ducharte o darte un baño, sin culpabilizarte. Necesitas recuperarte. Dejando biberones preparados de antemano, y una niñera, en cuanto puedas prográmate una velada con tu pareja, ¡sin niños!

¡Háblalo con un psicólogo!

Jugar con las similitudes, vestirles de forma similar, compararlos… Es una locura la cantidad de ideas descabelladas que te pasan por la cabeza al mirar estas dos cabecitas rubias...

Una vez superada la culpabilidad de ser una mala madre (multiplicada por dos), admitamos que tener gemelos suscita problemáticas. “Ya sean gemelos verdaderos o falsos, vestirles de forma idéntica es claramente una mala idea”, afirma Sandra Loison. Lo mismo en el caso de los juguetes. Parece que cada vez es más raro.

En cambio, lo que sí es más habitual es la tentación de compararlos. Seguro que habrá uno que coma mejor, hable o camine más pronto. El desafío consiste en tratarles de forma individual. “Forzosamente habrá uno que sea más frágil, que requiera más atención”, asegura Sandra Loison. Sea cual sea, no dudes en recurrir a un pediatra o un psiquiatra infantil… Todas las asociaciones de gemelos tienen los suyos.

Tener gemelos: consejos prácticos

Para evitar arruinarte en cochecitos, maxi-cosis y otro material de puericultura, acude a comercios de segunda mano. Hoy en día hay muchos, así que puedes encontrar buenas ofertas. En las tiendas, anuncia que seréis padres de gemelos y tendréis derecho a un 10-20% de rebaja. Acude con algún tipo de comprobante y así ganarás tiempo. “La mayoría de las asociaciones permiten acceder a mayoristas, que resulta mucho menos caro que comprar en las tiendas”, añade Sandra Loison. ¡No dudes en pedir información! Y para más consejos prácticos, ¡entra en nuestro foro!

C. Maillard

Fuentes:

1. Página web de la asociación “Jumeaux et plus”. 
2. Nicole Ciraru-vigneron. Hélène Kosmadakis. La bible de votre grossesse (La biblia de tu embarazo). Ed. Leducs.

Otros contenidos del dosier: Volver a casa después del parto

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test